Los nada infrecuentes accidentes de avioneta
Avioneta De Havilland Canada DHC-6 Twin Otter-300 de Air Seychelles. - wikimedia

Los nada infrecuentes accidentes de avioneta

Varias aeronaves españolas de este tipo se han estrellado en lo que llevamos de año

Actualizado:

El accidente de avioneta de este domingo se suma a una larga lista que tiene a este tipo de aeronave como protagonista. Los incidentes como el de el avión de reacción Saeta que se ha estrellado en el aeródromo madrileño de Cuatro Vientos cuando realizaba una exhibición acrobática no son nada infrecuentes.

El pasado mes de marzo un ingeniero aeronáutico que quería probar la avioneta que él mismo había construido despegó del aeródromo privado de Casarrubios del Monte, en Toledo, y pocos minutos después se estrelló en medio de un secarral, a un kilómetro de distancia del casco urbano de El Álamo, en Madrid. El cuerpo del piloto de 60 años quedó abrasado tras el accidente.

Un ingeniero aeronáutico se estrelló con la avioneta que él mismo había construidoEl mismo mes, una menor de 14 años, su padre y su tío fallecieron al estrellarse contra el suelo la avionetaen la que realizaban un vuelo turístico a medio kilómetro de Castalla, en Alicante. La aeronave había despegado del aeródromo de Mutxamel para para tomar fotografías desde el aire bajo los mandos del tío, un instructor de vuelo con experiencia. Los tres ocupantes de la avioneta fallecieron en el acto a consecuencia del impacto, sin que los medios sanitarios pudieran hacer nada.

El pasado mes de enero, un piloto extremeño murió en la localidad portuguesa de Alter do Chao, en el distrito de Portalegre, al estrellarse la avioneta que pilotaba al intentar despegar en un vuelo de recreo. El hombre de 57 años se estrelló contra el suelo de una finca de este pequeño municipio del distrito de Portalegre. El piloto, que había realizado antes miles de horas de vuelo, incluso había construido una pista de aterrizaje en una propiedad que tenía en Alburquerque.

En otros países

Más allá de nuestras fronteras también se han producido en lo que llevamos de año bastantes accidentes como el de esta mañana en el aeródromo de Cuatro Vientos. El pasado mes de abril, una avioneta chocó con un taxi en una carretera comarcal de Marruecos sin que en el accidente hubiera que lamentar muertos ni heridos. El suceso tuvo lugar cuando el aparato, destinado a fumigar los campos de la zona, iba a despegar utilizando el pavimento de esta vía secundaria como pista de despegue. Fue entonces cuando una de las alas golpeó al taxi, que se encontraba detenido en el arcén, causándole daños importantes pero sin producir víctimas.

En marzo, dos personas murieron y tres resultaron heridas cuando un pequeño avión se estrelló contra varias viviendas en el Estado norteamericano de Indiana. Los fallecidos eran dos de los cuatro pasajeros del Beechcraft Premier 1 que se precipitó cerca del aeropuerto en la localidad de South Bend.

En febrero, cinco personas, entre ellas tres niños, fallecieron al estrellarse la avioneta en la que viajaban en el aeropuerto de Charleroi, al sur de Bruselas, lo que provocó el cierre del aeródromo. La aeronave, que había despegado de ese mismo aeropuerto, intentó volver a tomar tierra al experimentar algunos problemas. Fue en la maniobra de aterrizaje cuando el aparato perdió el control y se estrelló en las proximidades de la única pista del aeropuerto. Y en enero, una avioneta con seis personas a bordo, entre ellas Vittorio Massoni, el hijo mayor del diseñador italiano Ottavio Missoni, desapareció en aguas del archipiélago de Los Roques, en Venezuela.