Los Reyes saludan al Vicepresidente Ejecutivo y CEO de Meliá, Gabriel Escarrer
Los Reyes saludan al Vicepresidente Ejecutivo y CEO de Meliá, Gabriel Escarrer - EFE

Los Reyes inauguraron una edición de Fitur marcada por la huelga

A pesar del paro de los taxistas, la afluencia tras la primera jornada se incrementó en un 1%

MadridActualizado:

Los Reyes inauguraron ayer la feria internacional de turismo, Fitur, donde estuvieron recorriendo, durante hora y media y acompañados por numeroso público, los estands de diferentes países, empresas e instituciones. La visita transcurrió con la normalidad habitual, a pesar de la huelga de los taxistas, que habían anunciado la víspera que bloquearían los accesos al recinto ferial. Y es que la mayoría de los visitantes accedieron en metro, cuyas salidas a la calle se encontraban dentro del cordón policial.

Don Felipe y Doña Letizia llegaron a las diez y media de la mañana por la puerta Norte -la misma que en años anteriores- y se dirigieron a la sala de autoridades para recibir su saludo. Tras cruzar el vestíbulo principal, empezaron la visita en el estand de Iberia. Según informó el Palacio de La Zarzuela, los Reyes siguieron el mismo protocolo de años anteriores. Durante el recorrido, estuvieron acompañados, entre otros, por la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido; la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el ministro de Turismo de la República Dominicana -el país invitado en esta edición de Fitur-, Francisco Javier García. También acudieron algunos presidentes de Comunidades Autónomas, como el andaluz Juanma Moreno, que llegó a la feria después que Don Felipe y Doña Letizia.

Como es habitual, los Reyes recorrieron los diferentes pabellones del recinto acompañados por numeroso público, español y extranjero, que trataba de retratarles con sus propios móviles y de verles en persona. Además de Iberia, visitaron los pabellones de Meliá, Air Europa, Turespaña, Madrid y País Vasco, donde les recibieron con la interpretación, a violín, de la tradicional canción vasca «Agur Jaunak». Don Felipe también estuvo hablando con un «astronauta» de la empresa cántabra Astroland, que «entrena» a quienes quieran prepararse para un hipotético viaje a Marte creando unas condiciones muy parecidas a las que ofrece el viaje espacial y el entorno del planeta.

El recorrido real continuó por Asturias, Colombia, el Grupo Piñero, que desarrolla un proyecto turístico digital; República Dominicana, Túnez, Irán, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y terminó en Fitur Cine, que reúne a la industria cinematográfica y turística.

Mayor afluencia

Aunque desde la organización de Fitur había temor con que la huelga de taxistas influyera negativamente en la celebración de la feria, lo cierto es que los datos muestran que tras el primer día todo transcurrió con total normalidad en el recinto ferial de la capital. Así lo confirmó a ABC el director general de Ifema, Eduardo López-Puertas: «en el primer día de feria los datos de afluencia han sido ligeramente superiores con respecto a los de hace un año, por lo que estamos satisfechos». En concreto, los datos oficiales de los organizadores revelan que durante la primera jornada se incrementó el número de visitantes en un 1% en comparación con la pasada edición. Añade además que la clave para que todo fuera un éxito fue «lo excelentemente bien que ha funcionado el servicio de metro durante todo el día».

Previendo posibles conflictos y aglomeraciones, la organización decidió abrir las puertas del recinto ferial a las ocho de la mañana, dos horas antes de lo establecido, una solución que permitió a los visitantes a acceder con bastante antelación y que la programación siguiera sin retrasos el horario previsto. «Podemos decir que nadie se ha quedado sin venir a Ifema por la huelga de taxis», explicaba a este periódico el director general del recinto ferial de la capital.

A pesar de estos buenos resultados, López-Puertas insta a los representantes de cada colectivo a llegar a una solución. «Nos preocupa que haya cuatro días de feria y tenemos que garantizar la movilidad de todos los visitantes y expositores», explicó. Es por ello que espera que al final «impere el sentido común y se vea que nosotros no tenemos nada que ver en este conflicto. Más allá de eso, lo que hacemos es traer visitantes a Madrid que necesitan un transporte. No nos hemos posicionado en contra de los taxistas nunca», sentenció. Esta edición de Fitur es la que más representaciones cuenta, con un total de 886 expositores y 10.487 empresas de 165 países y comunidades autónomas. La organización se muestra optimista con que se acabe sobrepasando los 251.000 asistentes y que se genere un impacto de 325 millones de euros.