Manifestación de conductores de VTC
Manifestación de conductores de VTC - ARCHIVO

El número de licencias de Uber y Cabify se duplicó en 2018

El sector, que ha crecido un 386% en los últimos cinco años, supera ya las 13.000 autorizaciones

MadridActualizado:

El sector de las licencias de VTC (vehículos de turismo con conductor, con las que operan Uber y Cabify) experimentó un crecimiento exponencial el año pasado. Según las cifras proporcionadas por el Ministerio de Fomento, de los 6.676 permisos que había en circulación a finales de 2017 se ha pasado a las 13.125 autorizaciones actuales. Es decir, el número de VTC se ha duplicado en los últimos doce meses.

El 2018 fue por tanto el punto álgido para un sector que ya encadenaba varios ejercicios al alza. De hecho, hace cinco años el número de licencias VTC era de apenas 2.697 autorizaciones. En el último lustro, el sector ha crecido un 386%.

Este crecimiento ha afectado a la relación con el sector del taxi, que se mantiene en 65.973 permisos. Si bien la normativa toma como referencia una proporción de una VTC por cada treinta taxis, en la actualidad la relación entre ambos es de 1 a 5. En Madrid, hay casi la mitad de VTC (6.559) que de taxis (15.576). En Barcelona la relación es de uno a cinco, ya que están en circulación 10.991 taxis por 2.283 turismos con conductor.

Otra región en la que también existe una distorsión importante es Andalucía. Con 1.869 autorizaciones, la comunidad cuenta con una proporción de un coche de Uber o Cabify por cada 4 taxis.

El sector de las VTC ha conseguido este incremento de las autorizaciones en los tribunales. Entre 2009 y 2015, años en los que el sector estuvo liberalizado, se solicitaron miles de autorizaciones. Pero las comunidades rechazaban normalmente las solicitudes, lo que generó una oleada de conflictos judiciales que finalmente han sido resueltos en los últimos meses. Y casi siempre con el mismo resultado: la concesión de la licencia.

Nuevos límites

El sector espera que todavía lleguen por esta vía unos 3.000 permisos más. Es por ello que los taxistas han elevando la presión sobre comunidades y ayuntamientos, a los que exige que se limite la actividad de Uber y Cabify.

En Madrid, el gremio ha amenazado con una huelga indefinida desde el 21 de enero si la Comunidad no toma medidas. Una protesta que intentó frenar ayer el presidente de la región, Ángel Garrido, quien aseguró que desarrollaría una «reforma exprés» para atender las reivindicaciones del gremio. Por este mismo motivo, en Barcelona se aprobará, previsiblemente, una normativa que limitará la actividad de las VTC a viajes precontratados.

El gremio del taxi ha advertido de que si no se produce esta limitación, convocará una huelga indefinida en la fecha del World Mobile Congress. Según directivos del sector de las VTC, esta restricción provocará el cese de la actividad de Uber y Cabify en la Ciudad Condal.