Bjorn Kjos, CEO de Norwegian Group
Bjorn Kjos, CEO de Norwegian Group

Norwegian cierra 2018 con unas pérdidas netas de 150 millones de euros, un 19% menos

A pesar de estos resultados y de que IAG haya retirado su interés por la compañía, la low cost ha transportado el año pasado a más de 37 millones de pasajeros, un 13% más

Actualizado:

La aerolínea de bajo coste noruega Norwegian ha presentado este jueves unas pérdida neta de 150 millones de euros en 2018, un 19% menos que el año anterior. Un resultado en el que ha influido negativamente los problemas con los motores de sus aviones Dreamliner, pérdidas en la cobertura de combustible y la dura competencia, ha aputnado en su balance la aerolínea, por la que el grupo de aviación hispano-británico IAG estuvo interesado el año pasado.

La pérdida neta de explotación (ebit) ha aumentado en cambio un 92%, hasta 397 millones de euros. El resultado bruto de explotación (ebitda) ha presentado una pérdida de 225 millones de euros, cuando un año atrás había registrado un beneficio de 6 millones de euros. Por otra parte, la facturación ha ascendido a 4.153 millones de euros, lo que supone una subida interanual del 30%.

Norwegian ha transportado el año pasado a más de 37 millones de pasajeros, un 13% más; su factor de carga se ha situado en el 85,8% y el coste por unidad, excluido el combustible, se ha reducido un 14%.

La aerolínea resaltó que se vio forzada a alquilar aviones para evitar retrasos y cancelaciones en sus vuelos intercontinentales, pero que ahora ha cerrado un acuerdo con el fabricante de motores Rolls Royce que tendrá un efecto positivo en 2019.

«Esperamos que los problemas con motores no vuelvan a afectar a los vuelos en adelante. En 2019 el crecimiento y el ritmo de inversiones de Norwegian se reducirán de forma significativa, y se han puesto en marcha una serie de iniciativas para volver a tener un modelo rentable», han apuntado desde la compañía.

En el cuarto trimestre la pérdida neta se ha multiplicado por cuatro hasta 311 millones de euros, y también el ebit, con números rojos por 371 millones de euros. El ebitda obtuvo también un valor negativo de 319 millones de euros, casi cinco veces peor que un año antes.

La facturación ha ascendido a 996 millones de euros, lo que supone una subida interanual del 23 %.

Norwegian ha sufrido en las últimas semanas una fuerte caída, de más del 30%, en la Bolsa de Oslo, coincidiendo con el anuncio de IAG de que descartaba una opa sobre la compañía y de que la propia aerolínea comunicase que captará 3.000 millones de coronas noruegas (308 millones de euros) mediante emisión de acciones.