De izda a dcha: Jesús Nuño de la Rosa, consejero delegado; Víctor del Pozo, consejero delegado; Marta Álvarez, presidenta; y Antonio Hernández Gil, secretario del Consejo - EL CORTE INGLÉS

La presidenta de El Corte Inglés abre una nueva etapa de apuesta digital

Unanimidad y calma en la primera junta general con Marta Álvarez como presidenta de la distribuidora

MadridActualizado:

Ahora sí, El Corte Inglés comienza una nueva etapa con Marta Álvarez a los mandos de la compañía. El gigante español de la distribución celebró ayer, último domingo de agosto como es tradición, una tranquila junta general de accionistas en la que se ratificó el nombramiento de Álvarez y se aprobaron por unanimidad todos los puntos incluidos en el orden del día. «Tenemos proyecto y tenemos futuro», aseveró Marta Álvarez, primera mujer que preside el grupo, en una reunión en la que el inversor qatarí Al Thani delegó su voto en la presidenta como muestra de la confianza en su gestión.

Álvarez, con un discurso de nítida apuesta por lo digital, detalló los tres pilares que definen la política de innovación de la compañía: potenciar las marcas las marcas propias, avanzar en la transformación digital y desarrollar nuevos negocios y servicios, solos o en compañía de líderes de cada sector nacionales o internacionales. Así, El Corte Inglés prepara una nueva aplicación que estará lista «antes de fin de año», y que promete cambiar la relación del grupo con sus clientes, y dos nuevas marcas propias, «Alik» y «Another Love».

Después de un año con Jesús Nuño de la Rosa al frente de la compañía -debido a la salida de Dimas Gimeno tras la batalla de poder que libró con la propia Marta Álvarez y su hermana Cristina- El Corte Inglés vuelve a la estructura diseñada en 2017, con un presidente representante de la propiedad y con dos consejeros delegados en su consejo, Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo. Además, la junta aprobó ayer la renovación de Manuel Pizarro como consejero.

Más mujeres al mando

Álvarez también recordó ayer la apuesta decidida del grupo por la igualdad de género y anunció que «al menos, el 50% de los nuevos puestos de mando serán ocupados por mujeres», al tiempo que destacó el apoyo de la empresa a la inserción de las mujeres víctimas de la violencia de género. «Ya hemos integrado a 60 mujeres que estaban en esta situación», puntualizó.

En tiempos de una voraz competencia por el comercio digital, Álvarez lanzó un mensaje de confianza en sus valores de siempre y recordó que El Corte Inglés es «una compañía sistémica para la economía española, un generador de riqueza y empleo, un impulsor de ideas capaz de crear conceptos comerciales novedosos, de marcar tendencia y de situarnos a la vanguardia».

En el plano financiero, los accionistas aprobaron un reparto de dividendos de 75 millones de euros, el más alto de la década, y que supone el 29% del beneficio logrado en 2018. El Corte Inglés destaca que en los últimos años el dividendo repartido siempre ha superado el 25% del beneficio. En este caso, en el ejercicio de 2018 el grupo ganó 258 millones de euros, un 27,7% más. También se dio luz verde a la absorción de Bricor el negocio de material de bricolaje que el año pasado apenas aportó 90,75 millones de euros a los 15.783 millones que tuvo la compañía en cifra de negocios. Un movimiento similar al que realizó hace dos años con Hipercor y que, según informó la compañía en su día, servirá para «mejorar y complementar la oferta comercial, al mismo tiempo que se aprovechan las sinergias entre ambos formatos».

Hoja de ruta

A pesar del cambio en la presidencia, El Corte Inglés no trastoca su hoja de ruta para mejorar sus ingresos y la rentabilidad del negocio. El grupo obtuvo una facturación el pasado año de 15.783 millones de euros, un 1,1% más, sumando así cinco años consecutivos de crecimiento en ese dato. Aun así, está lejos de los casi 18.000 millones que facturó en 2007, su récord hasta ahora.

Ya durante el último año, con Nuño de la Rosa al frente de la compañía, se pusieron las bases para aumentar las ganancias, una tarea que ahora le tocará culminar la nueva presidenta. Álvarez calificó ayer de «éxito evidente» las medidas adoptadas en los últimos meses, ya que «han sido reconocidas y recompensadas por el mercado financiero que, recientemente, ha otorgado la calificación de ‘investment grade’ (grado de inversión), a la emisión de bonos.

Marta Álvarez, debutaba en esta Junta de Accionistas como máxima responsable de la compañía
Marta Álvarez, debutaba en esta Junta de Accionistas como máxima responsable de la compañía - EL CORTE INGLÉS

Impulso web

También ganan importancia la estrategia omnicanal y el impulso de las ventas «online». En 2018 estas crecieron un 20% y ya es la segunda «tienda» de la compañía que más factura, solo por detrás del centro que El Corte Inglés tiene en el Paseo de la Castellana. Aún así, las ventas «online» apenas suponen un 4% del total. Para potenciarlas, además del anunciado lanzamiento de la aplicación móvil, el grupo está adaptando sus grandes almacenes en centros logísticos y acortando sus tiempos de entregas a domicilio. También se está estudiando lanzar una prueba piloto con este servicio a finales de año, a raíz del crecimiento de los repartos en la comida a domicilio.

Otra de las grandes apuestas del grupo es el desarrollo de la alianza con Alibaba, el gigante chino de comercio electrónico, que promete mejorar el posicionamiento «online» del grupo y una nueva vía para su estrategia de internacionalización. Fuentes del grupo confirmaron que para finales del año 2019 El Corte Inglés abrirá su propia tienda en Tmall, una de las plataformas «online» más importantes de China que opera la propia empresa Alibaba.

También el acuerdo sellado con Repsol permitirá abrir en tres años hasta mil establecimientos Supercor en otras tantas estaciones de servicio de la petrolera. Para este año se espera que ya haya abiertas unas 300 tiendas. A la mejora de los ingresos se une el objetivo de El Corte Inglés de reducir su deuda, que ascendía a 3.367 millones de euros en 2018, tras reducirse en 467 millones. El reto es bajarla hasta los dos mil millones aproximadamente. Para ello, la compañía tiene puesta en venta una cartera con un total de 95 activos poco rentables, de los que espera obtener entre 1.000 y 1.500 millones de euros, así como su división de Informática.