Imagen de El Corte Inglés de la plaza del Duque en Sevilla
Imagen de El Corte Inglés de la plaza del Duque en Sevilla - Juan Flores

El Corte Inglés ganó un 27,7% más en 2018 y acelera la reducción de su deuda

El grupo encadena cinco años consecutivos mejorando sus ventas

MadridActualizado:

Después de una semana cargada de actualidad con el más que presumible cambio en la presidencia en favor de Marta Álvarez y en la vuelta a la estructura diseñada en 2017 con dos consejeros delegados, El Corte Inglés ha presentado hoy sus resultados del año pasado. La compañía disparó su beneficio neto en 2018 un 27,7%, hasta los 258,2 millones de euros. El grupo destaca que en esta mejora ha influido la política de la empresa en mejorar la rentabilidad y los márgenes del negocio al focalizarse en una mayor eficiencia de la cadena de suministro y una reducción de los costes.

Además, las ventas crecieron un 1,1%, hasta los 15.783 millones de euros, mientras que los ingresos de expolotación (ebitda) llegaron a los 1.075 millones. Es el quinto año consecutvio en el que la compañía mejora sus ventas. Fuentes del grupo han precisado que en las cuentas no aparecen las ventas generadas por Óptica 2000, negocio que vendió el pasado mes de febrero al grupo holandés GrandVision.

La compañía española, que cierra su ejercicio a final de febrero coincidiendo con el final de rebajas de invierno, apunta que el ritmo de las ventas son muy positivas por dentro del «mercado competitivo y maduro» en el se desenvuelve. Además, destaca que las ventas crecen por encima del conjunto del sector de comercio al por menor, que tuvo un incremento del 0,7% el año pasado.

Por líneas de negocios, el sector retail, que engloba a los almacenes de El Corte Inglés, a sus supermercados Supercor, su línea de moda Sfera y de bricolaje Bricor, aglutinaron el 77,7% de las ventas, hasta los 12.974 millones. Mientras, sus negocios de no retail, comprendidos por sus filiales de Viajes, Seguros, Informática, de las cuales se hará cargo en el futuro el actual presidente, Jesús Nuño de la Rosa. Estas divisiones lograron una facturación de 3.731 millones de euros, un 2,3% más.

En cuanto a las ventas por internet, El Corte Inglés subraya que han crecido más de un 20%, aunque fuentes cercanas al grupo matizan que todavía estas no llegan a representar ni el 4% del total. Aun así, estas apuntan que en comercio electrónico solo está por detrás de los dos gigantes mundiales, Amazon y Alibaba. A pesar de ello, el objetivo de la compañía es la de no desligar las ventas físicas y las online porque entienden que «vivimos en un periodo de omnicanalidad».

Desinversiones

Reducir la elevada deuda de El Corte Inglés es otro de los caballos de batalla del grupo. En concreto, el pasado ejercicio esta descendió 467 millones de euros, hasta los 3.367 millones, en gran parte por las desinversiones realizadas, como la comentada venta de Óptica 2000 y la venta de sus activos inmobiliarios no estratégicos. En ese sentido, la compañía tiene encargado desde marzo a PWC la venta de 95 inmuebles, incluidos 14 centro comerciales, y también ha vuelto a reactivar la puesta en venta de su filial de Informática para seguir reduciendo su deuda.

Fuentes de la compañía aseguran que les ha sorprendido la cantidad de inversores interesados en estos activos, aunque en estos momentos «no hay nada cerrado». El objetivo no es otro que recaudar unos 1.000 millones para establecer el ratio deuda/ebitda en el 2% -a cierre de 2018 se ha colocado en el 2,9-.

Y es que El Corte Inglés quiere lograr que las agencias de calificación coloquen su «rating» en lo conocido como «investment grade» (grado de inversión), lo que le permitiría mejores condiciones a la hora de lanzar emisiones de bonos. Hay que recordar que el pasado año la compañía realizó una emisión senior por 600 millones y una adicional de 90.

Otro de los temas que sobrevuelan sobre la compañía es la posibilidad de una futura salida a Bolsa. En ese sentido, fuentes de la compañía señalan que a pesar de los cambios realizados en el funcionamiento de la compañía, es posibilidad «no está ahora mismo encima de la mesa».