El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada
El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada - De San Bernardo

Competencia vigilará los acuerdos con el taxi y no descarta impugnarlos

Los taxistas madrileños propondrán precontrataciones para las VTC de 15 minutos ampliables a una hora por el ayuntamiento, y los de Barcelona desconvocan la huelga

MadridActualizado:

Los taxistas condicionan el final de su cierre patronal a que se fije por ley un periodo de precontratación de las plataformas como Uber y Cabify, como ha accedido a hacer la Generalitat de Cataluña. Ahora bien, y según ha podido saber ABC, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) permanece a la espera de que se aprueben esas regulaciones, las estudiará y, si cree que violan las normas de competencia y la regulación efectiva del mercado, podría impugnarlas.

El organismo presidido por José María Marín podría actuar contra esas reglas si no se recogen en una norma con rango de ley, al menos un decreto. De ahí que los taxistas quieran que esa precontratación se recoja con el máximo detalle posible en los decretos autonómicos y no se deje para su regulación en ordenanzas municipales.

La CNMC, defensora de que toda la economía afronta una transformación digital imparable y de que «no se puede poner puertas al campo», ha venido pidiendo al Gobierno que derogue las distintas normas sobre las VTC que ha ido aprobando al entender que restringen la competencia y ponen trabas injustificadas a esta actividad.

Ante el decreto del pasado otoño por el que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, dejaba el asunto en manos de las autonomías, Competencia no llegó a emitir un informe, pero lanzó una declaración conjunta con las autoridades regionales de competencia recordando a los gobiernos autonómicos y locales que las medidas sobre VTC que adopten deben respetar los principios de buena regulación (necesidad, proporcionalidad y no discriminación) y deberían someterse a su informe previo.

Esto implica que tanto la CNMC como las autoridades autonómicas trabajan de forma coordinada. Pues bien, en Cataluña, la Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO) se prepara para tumbar la propuesta hecha anteayer por la Generalitat, que podría aprobarse el próximo martes, anticipando así cuál podría ser la actitud de la CNMC.

La autoridad catalana actuará

La ACCO avanzó ayer que «sin lugar a dudas», y al margen del previsible recurso que harán las propias empresas que operan con VTC, impugnará el decreto-ley que fija, entre otros aspectos, la contratación con anticipación. Así lo anunció su presidente, Marcel Coderch, que denuncia que si tanto el taxi como el VTC «prestan un servicio idéntico, recoger un pasajero en un lugar y dejarlo en otro, no pueden estar sujetos a dos regulaciones diferentes».

Además del controvertido tiempo de precontratación, que los municipios y entes supramunicipales como el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) podrán ampliar a una hora, la propuesta del Govern prohíbe que los coches estén geolocalizados antes de ser contratados y les obliga a regresar a su base tras cada servicio, sin poder estacionar en la vía pública esperando clientes.

Anoche, en votación, los taxistas de Barcelona decidieron desconvocar la huelga. A partir de las seis de la mañana han retirado los coches que tenían bloqueada la Gran Vía. La votación de esta noche ha sido ajustada y ha salido adelante por 2.508 votos a favor y 2.177 en contra.

En Madrid, la Comunidad y el ayuntamiento de la capital se avinieron ayer a entablar encuentros, de momento técnicos, para abordar el marco legal que permita regular las precontrataciones, bajo la premisa de que será el ayuntamiento quien las fije, si las hay. Los taxistas, a quienes pesan ya los días de huelga y su pérdida de imagen, rebajaban también sus exigencias de las seis horas de precontratación que exigían el lunes hasta los 15 minutos, ampliables a una hora por el ayuntamiento, el mismo modelo que el pactado en Barcelona.

Desde el PSOE y Cs aumentaron ayer la presión sobre el Gobierno autonómico para que abriera una mesa de negociación que acabara con un conflicto que corría serio peligro de enquistarse. Y el Ejecutivo madrileño terminó aceptando la oferta que el martes le realizaran desde el ayuntamiento de Madrid: una mesa técnica con ambas administraciones presentes. La concejal de Movilidad, Inés Sabanés, y la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, acordaron abrir estos encuentros hoy mismo, para definir el marco legal que habilite a los ayuntamientos a regular en relación con los VTC. A esta reunión los taxistas no han sido invitados.

Las posturas están encontradas por la exigencia de los taxistas de la precontratación y la negativa a fijarla por la Comunidad de Madrid. Para hoy, el sector del taxi está dispuesto a ofrecer una propuesta que, de aceptarse, pondría fin a la huelga indefinida que comenzó el pasado martes coincidiendo con la inauguración de Fitur.

Los taxistas estarían dispuestos a frenar las protestas si se fija el modelo pactado en Barcelona. Que la legislación autonómica fije la obligación de contratar un VTC con 15 minutos de antelación y luego el ayuntamiento pueda extender este periodo hasta un máximo de una hora. La nueva oferta supone una cesión del colectivo en aras de alcanzar un pacto que cierre el conflicto teniendo en cuenta que en un principio los taxistas reclamaban precontrataciones de seis horas. En todo caso, el presidente madrileño, Ángel Garrido, mantiene con firmeza que no negociará las precontrataciones; quien deberá fijar los tiempos son los ayuntamientos. Y tras culpar de nuevo a Ábalos de echar balones fuera, rechazó la posibilidad de seguir el ejemplo de la Generalitat en esta negociación: «Cataluña lleva tiempo dirigiéndose a la Edad Media; lo que haga Cataluña es justamente lo contrario de lo que hay que hacer».

Cabify, en línea con Garrido, condenó ayer también la postura de la Generalitat, aunque descartó -de momento- abandonar Barcelona. De hecho, la tecnológica tendió la mano al gremio en conflicto y anunció que antes de junio de este año integrará al taxi en su aplicación, bajo el paraguas de la marca «Easy», como ya hacen en Iberoamérica. «Fuimos y seguiremos siendo pioneros. Estamos aquí para quedarnos y continuar mejorando», dijo Juan de Antonio, fundador de la compañía de VTC.