JM NIETO

¿Cobrarán los bancos a los particulares por los depósitos si el BCE vuelve a recortar las tasas?

Draghi decidió dejar inalterados todos los tipos en la reunión de julio, pero abrió las puertas a cobrar más a las entidades por el exceso de reservas

Actualizado:

Pese a que los analistas esperaban un recorte en la tasa a los depósitos bancarios hasta el -0,50%, el Banco Central Europeo (BCE) decidió mantener inalterados todos los tipos en su última reunión celebrada el pasado jueves. No obstante, la entidad central europea dejó la puerta abierta a realizar nuevos movimientos de fichas a partir del próximo septiembre. Así, en el comunicado enviado a los medios, la institución presidida por Mario Draghi indicó por escrito que espera que los tipos de interés oficiales «se mantengan en los niveles actuales o en niveles inferiores al menos hasta el primer semestre de 2020». Además, el BCE preparó a los mercados para nuevas medidas entre las que se podrían incluir esa rebaja a la tasa de interés que cobra a las entidades por el exceso de reservas. La profundización en nuevas medidas no será fácil, Draghi, a diferencia del presidente de la Reserva Federal, tiene poco margen de actuación ya que esta tasa lleva en negativo desde el año 2014 y en el -0,40% desde marzo de 2016.

¿Cómo se trasladarían los posibles recortes de tipos a los consumidores? Por un lado, los hipotecados a tipos variables serían los más beneficiados, pero los ahorradores conservadores saldrían perjudicados con la consiguiente bajada de rentabilidad de los depósitos españoles, que actualmente se encuentra en una media del 0,05% TAE. Algunos van más allá, como los analistas de Bankinter, que sugirieron a finales de junio que los bancos españoles debían comenzar a cobrar a los clientes particulares por sus depósitos. «Que la materia prima de la banca valga cero no es un escenario razonable. Ya se observan medidas de control de costes o reestructuraciones para paliar en buena medida o parcialmente el daño que a los ingresos hacen los tipos tan bajos», afirmaron desde el departamento de análisis de Bankinter, cuyos expertos contabilizaron en 7.500 millones de euros anuales el coste que supone a la banca estas tasas negativas. «No tiene sentido penalizar al sector financiero de esta forma y que el sector no transmita este coste. Acabará pasando», recalcaron.

Tal y como ha reconocido la propia Bankinter y como ya publicó ABC, los bancos ya cobran a las grandes corporaciones por guardar su dinero. También en otros países como Luxemburgo, Alemania y los Países Bajos aplican de media recargos que van de un 0,01% a un 0,04% a las empresas por sus depósitos a un día. «Si Draghi rebaja los tipos de interés oficiales, especialmente la facilidad de depósito, que lleva en negativo desde 2014, existe la posibilidad de que los bancos españoles acaben cobrando a los depositantes de forma generalizada. Aunque es más probable que los primeros perjudicados sean las empresas y los clientes institucionales», confirma Javier Mezcua, portavoz del portal financiero HelpMyCash.

La banca, de momento, no tiene intención de ahuyentar a sus clientes. Durante las últimas presentaciones de resultados, bancos como Bankinter, Santander, Caixabank, Sabadell o la propia Asociación Española de Banca (AEB) han rechazado cobrar a los particulares en el futuro, ni siquiera en el caso de que el BCE vuelve a pegar un tijeretazo a la tasa de los depósitos bancarios. «Si finalmente los bancos acaban cobrando a los particulares, la pregunta es quién se atrevería a hacerlo primero, ya que el rechazo por parte de los ahorradores sería grande. En cualquier caso, si el coste sube para los bancos, lo más probable es que se acabe trasladando a los particulares de alguna manera, lo que habrá que ver es cómo: si se cobra por los depósitos o también por las cuentas y de qué manera», añade el mismo portavoz de HelpMyCash. En esta línea, desde el portal financiero apuestan por que el coste se trasladará de «una forma más discreta» en forma de «comisión de mantenimiento sobre las cuentas o los depósitos».

«Si el coste sube para los bancos, lo más probable es que se acabe trasladando a los particulares de alguna manera»

En iAhorro creen que los acontecimientos evolucionarán en función de las próximas decisiones del BCE, ya que la propia entidad central «ha reconocido su preocupación por el impacto en la banca y ha adelantado que estudiará medidas para suavizar este impacto». «Habrá que esperar a su próxima reunión del 12 de septiembre para ver si estas medidas etéreas de las que se hablan estos días se concretan en acciones», señala Lucía Veiga, portavoz de iAhorro.com

«La posibilidad de cobrar a particulares por los depósitos está encima de la mesa, aunque de momento las entidades no se atreven a admitirlo y según sus comunicados oficiales esta opción está descartada. Lo cierto es que con unos tipos tan bajos, y por debajo de cero, es algo que podría pasar en un futuro», argumenta Veiga.

Recargos a las cuentas inactivas

Además, cabe la posibilidad de que las entidades empiecen a cobrar a los clientes por las cuentas inactivas. De hecho, algunos analistas consideran que en el caso de que se comiencen a castigar directamente a los clientes, «los importes inmóviles» serían los primeros perjudicados. «La posibilidad de que las entidades cobren por los depósitos existe, pero no creo se vaya a dar, por lo menos de momento. Nos tendríamos que ir a una fase de japonetizacion crónica, duradera, en la que no surta efecto alguno ningún tipo de medida. La banca probablemente entraría en una guerra comercial, dado que aún se están ofreciendo tipos positivos. ¿Se puede castigar aquellos importes inmóviles en más cuentas bancarias en la que no retrotraen a la entidad ningún tipo de ingreso como tarjetas o recibos? Podría ser, se empezaría por ello», explica el socio fundador de Evolutio Capital Investment, Pablo de Vicente.

No obstante, De Vicente reconoce que el BCE está casi obligando a los bancos a trasladar los costes a los pequeños ahorradores. «Creo que esta medida del BCE es contraproducente dado que está empujando a la banca a trasladar los costes al ciudadano. De nuevo, el peatón está pagando los excesos que no le corresponden. E incluso puede ocurrir que estos importes se canalicen a activos de riesgo, como fondos de inversión, donde hay clientes fuera de su perfil de riesgo».

«Esta medida del BCE es contraproducente dado que está empujando a la banca a trasladar los costes al ciudadano. De nuevo, el peatón está pagando los excesos que no le corresponden»

Aunque no hay nada claro, de momento, todos los expertos consultados coinciden en que los bancos tienen complicado ganar dinero con unos tipos tan bajos y que por ello es normal que se especule con la posibilidad de recargos a los cliente. «Falta saber si será a través de sus cuentas no operativas como mencionaba el Banco Santander o de otro modo, lo más predecible es que cada banco opte por tomar sus propias medidas en función de su estrategia, el volumen de sus productos y el perfil de sus propios clientes», puntualiza Veiga.