El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri - Jorge Villa

El presidente de Bankia descarta que los bancos cobren a los particulares por sus depósitos

José Ignacio Goirigolzarri ha manifestado que «con tipos bajos la banca eficiente puede funcionar bien», pero con tipos negativos «el tema es mucho más complicado»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha lanzado hoy un mensaje de tranquilidad a los clientes: no cree que los bancos cobren por los depósitos a los particulares, a pesar de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). El máximo dirigente de la entidad española ha afirmado que «los depósitos en los grandes fondos pueden situarse en terrenos negativos, de hecho ya lo están haciendo», aunque ha matizado que «no veo tipos negativos en el mundo de particulares», ya que «entre otras cosas, mientras haya circulante el cliente tiene la alternativa de coger el dinero y llevárselo a una caja de seguridad».

Sus declaraciones contrastan con lo expresado por los analistas de Bankinter, que hace apenas una semana no descartaron que en España los bancos pudiesen comenzar a cobrar a los hogares por guardar sus depósitos: «Cuando a un particular le dices que le quieres cobrar por un depósito te llaman bucanero. En España aún es pronto, pero la lógica de los acontecimientos llevará a ello», avisaron.

Durante su participación en un diálogo con la presidenta de Microsoft España, Pilar López, organizado por Servimedia, Goirigolzarri ha mostrado su disconformidad con el escenario de tipos negativos actual: «Con tipos bajos la banca eficiente puede funcionar bien, con tipos negativos el tema es mucho más complicado».

«Llevamos tres años con tipos negativos», ha recordado, en alusión al anuncio del BCE de que mantendrá su política monetaria por lo menos hasta el primer semestre del año que viene, al tiempo que ha destacado que esa situación es «compleja» para la rentabilidad de la banca.

El número uno de la entidad española ha explicado que, si el Euribor empieza a meterse en terrenos negativos y el tipo de interés desciende, «los depósitos van bajando al principio, pero llega un momento en que no pueden bajar más», con lo cual se produce un «desequilibrio evidente» puesto que «bajan los ingresos y los costes llega un momento en que no pueden bajar más».

Ha señalado, además, que la experiencia en países nórdicos de Europa demuestra que «llega un momento en el cual los tipos negativos no tienen ningún elemento a favor y, en cambio, tienen unos elementos de desestabilización de la economía».

Acerca del futuro de la banca, el presidente de Bankia ha indicado que «va a ser lo que quieran los clientes» y ha mencionado el reto estratégico que supone la digitalización, retroalimentada por los cambios en los hábitos de las personas. También ha señalado que es importante que los bancos sean capaces de adaptarse a un «cambio de modelo económico más sostenible», así como de acometer una «transformación cultural y organizativa» que significa un reto, pero también una «gran oportunidad de enriquecimiento».

Tras conocerse que Pedro Sánchez se sometará al debate de investidura en el Congreso de los Diputados el próximo 22 de julio, el banquero ha subrayado que es necesario un Gobierno que «propicie el caldo de cultivo para que todas estas transformaciones sean posibles». Por su parte, la presidenta de Microsoft España ha pedido que el nuevo Ejecutivo que se forme «tenga la digitalización y la innovación como una de sus prioridades».

Tanto Goirigolzarri como la presidenta de Microsoft España, Pilar López, han reflexionado sobre el estado del mundo rural en nuestro país en relación con el acceso presencial a los servicios financieros. El presidente de Bankia ha resaltado que, a finales de 2017, había 4.100 municipios que no disponían de una entidad bancaria, un problema que «no ha cambiado de forma dramática durante la crisis», pues en esos años solo 500 de esos 4.100 municipios han perdido la oficina. En este sentido, ha puesto en valor los 12 oficibuses de la entidad que prestan servicio en más de 400 municipios españoles y ha añadido que «hoy estamos mejor preparados para responder a esa exclusión que hace diez años»

La presidenta de la multinacional tecnológica, que acumula cuatro años en la compañía, ha reconocido que Internet no llega con la calidad adecuada a todos los municipios de España, pero ha destacado que «vivimos en uno de los países con las mejores infraestructuras de Europa».

Sobre la Inteligencia Artificial, López ha lamentado que tenga una «connotación preocupante» en torno a cuáles podrían ser sus consecuencias, por lo que ha defendido que es necesario generar un «entorno de confianza», una responsabilidad que considera que debe ser compartida entre empresas tecnológicas, medios de comunicación y sectores como el de la banca. Asimismo, ha insistido en el «enorme potencial» que tiene para mejorar la vida de las personas. Ahora bien, ha señalado tres límites que deben marcar el desarrollo de esta tecnología: la privacidad de los datos de las personas; la seguridad con que se gestionan esos datos; y la necesidad de priorizar en cuestiones como la inclusión o la equidad.