Repsol ultima un acuerdo con el Gobierno argentino sobre YPF
Antonio Brufau junto a Cristina Fernandez de Kirchner en una imagen de archivo - afP

Repsol ultima un acuerdo con el Gobierno argentino sobre YPF

Las partes quieren llevar el pacto al consejo de la petrolera del próximo martes

Actualizado:

El preacuerdo entre Repsol y el Gobierno argentino por la intervención y posterior expropiación de la mayoría de las acciones de la petrolera en YPF, parece entrar en su recta final. Según «El Cronista», el anuncio de un acuerdo firme sería, prácticamente, inminente una vez que la delegación de la compañía que preside Antonio Brufau, encabezada por el director general de Negocios, Nemesio Fernández-Cuesta, que está desplazada estos días en Buenos Aires, termine de cerrar los flecos pendientes. No obstante, fuentes de la Embajada de España matizaron que «aún no está claro» que el presunto acuerdo «pueda ponerse sobre la mesa en la Junta que celebrará Repsol el próximo martes».

Sin embargo, el optimismo reina en el Ejecutivo argentino. D esde la expropiación, en abril del 2012, nunca antes había transmitido un mensaje -aunque fuera bajo cuerda- tan concreto de que estaba a punto de resolver, probablemente, el principal problema que bloquea la llegada de inversiones de envergadura al país. Según el rotativo «la propuesta argentina ya fue aceptada» por Repsol. El matutino no especifica la suma acordada ya que ésta sigue «bajo acuerdo de confidencialidad» pero en diferentes círculos se habla de cinco mil millones de dólares.

Las reuniones entre el equipo de Repsol se están celebrando con representantes del Ministerio de Economía donde, «el foco está puesto en cómo se instrumentará el contrato y sus anexos para que no queden lagunas que den lugar a algún tipo de interposición o mala interpretación entre las leyes locales y las españolas», observa el matutino.

Según «El Cronista», «el apuro del lado argentino» para cerrar las negociaciones es porque el «7 de mayo vence el plazo que el Gobierno tiene para compensar a Repsol» ya que la legislación local, «establece un plazo de dos años» para materializar la compensación y en caso de no producirse por falta de acuerdo, si no hay acciones judiciales interpuestas, «queda abandonada la expropiación y todo se retrotrae a la situación previa a la nacionalización». Es decir, «que en ese caso, el Gobierno deberá devolver las acciones a Repsol, con el fracaso político que eso significaría», matiza.

Impacto de la devaluación

Uno de los escollos que han surgido por el camino, tras el preacuerdo alcanzado el pasado mes de noviembre, fue la devaluación de la moneda argentina que llevó el tipo de cambio oficial de 6,5 pesos por dólar a 8 a finales de enero. Extraoficialmente, se habla de la entrega de títulos públicos, a diez años, de Argentina que estaban valorados en unos cinco mil millones de dólares.