Gerard Piqué celebra eufórico la votación de la Asamblea de la ITF - AFP
Tenis

La nueva Copa Davis que impulsa Piqué apunta a Madrid

La ITF aprobó los cambios propuestos por el jugador del Barça, que gestionará la competición a través de su empresa Kosmos

BarcelonaActualizado:

Gerard Piqué ha conseguido revolucionar el mundo del tenis. Enfrascado empresario capaz de buscar patrocinador para la camiseta del Barcelona o de grabar un documental en el que Antoine Griezmann desvelaba su decisión de quedarse en el Atlético de Madrid, el prolífico futbolista azulgrana ha logrado que la Asamblea de la Federación Internacional de Tenis haya aprobado la nueva Copa Davis, impulsada por Kosmos, empresa que él preside. Y para ello no tuvo reparos en desplazarse a Orlando y ausentarse del entrenamiento para defender su novedoso proyecto cuando solo faltan dos días para el inicio de Liga. El central contaba con el apoyo de la ITF, de su presidente David Haggerty y del Comité del a Copa Davis, lo que se vio reflejado en el aval conseguido para que se aprobara el acuerdo para los próximos 25 años. Piqué celebró por todo lo alto el resultado de la votación que aceptó el cambio de formato con un 71,4 por ciento de los votos.

Las eliminatorias repartidas a lo largo de todo el año en diferentes países quedarán abolidas a partir del próximo año. La nueva competición contempla que 18 países se concentren durante una semana en una misma sede para disputarse la ensaladera. Y Madrid parece partir con ventaja para ser la primera en albergar esta revolucionaria Copa Davis en noviembre de 2019. Aunque Lille también cuenta con opciones, el peso de Piqué y de su empresa juegan a favor de la capital española. Entre las grandes novedades destaca la configuración. Para empezar participan 18 países, divididos en seis grupos de tres equipos, que jugarán entre ellos dos partidos individuales y uno de dobles. Todos ellos a tres sets. Los primeros y los dos mejores segundos se clasificarán para jugar los cuartos de final.

Defensores y detractores

La inyección económica que recibirán las Federaciones participantes y los tenistas ha sido determinante para alcanzar el acuerdo. Kosmos, la empresa de Piqué, con el aval del propietario de Rakuten, Hiroshi Mikitani, y de Oracle, Larry Ellison, aportará 3.000 millones de dólares, lo que garantizaría en cada edición 20 millones en premios para los tenistas y otros 25 para las Federaciones.

No obstante, la propuesta también ha contado con una cierta oposición (28,5% de los votos), aunque insuficiente para descartarla. La ATP no estaba por la labor. Tenistas como Rafa Nadal y Novak Djokovic dieron su respaldo a la propuesta pero algunas leyendas como Santana, Laver o Hewitt preferían mantener el espíritu pionero.

«Hoy es un día histórico. Este es el comienzo de una nueva etapa que garantiza el lugar preeminente y legítimo que la Copa Davis debe tener como una competencia para los equipos nacionales mientras se adapta a las demandas de este deporte profesional al más alto nivel. Este es uno de los días más felices de mi vida», explicó Piqué, eufórico tras ver cómo su proyecto recibió luz verde.