Real Madrid

El Madrid vuelve a decir «no» al canje entre Neymar y Vinicius

Leonardo, actor de todos los fichajes brasileños del PSG, pidió de nuevo el intercambio, más dinero. El club español cuenta con «Vini» como un jugador de mucho futuro

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El París Saint Germain ha vuelto a pedir el canje entre Vinicius y Neymar, más una cifra cercana a los cien millones, excesiva, y el Real Madrid ha repetido el «no».

Leonardo, ahora director deportivo del club francés, es el ejecutivo que ha fichado a todos los brasileños que están en el París Saint Germain. Es quien mueve los hilos actualmente para cazar al delantero madridista. Pero la postura del Real Madrid es clara:Vinicius ni se cambia ni se vende. No es una cuestión de dinero, sino de criterio.

Para el club español, el joven brasileño es una estrella de futuro, con muchos años por delante de fútbol, y no quiere perderlo. No negocia esa operación.

El jeque qatarí, dueño del PSG, piensa que Neymar es patrimonio del club francés y medita quedárselo, especialmente tras las lesiones de Mbappé y Cavani. Mientras, el Barcelona prepara otra oferta que incluye a Dembelé

Se repite la historia que ABC relató hace unos días, cuando publicamos la oferta de cambio entre los dos brasileños, que además son amigos. Quedan siete días de mercado y el PSG vive una situación dura, cruda. Es el problema de ser un equipo «de Estado», financiado por un país rico del petróleo, que no se preocupaba por las cuentas de la empresa y ponía el dinero en busca de un objetivo, ganar la Champions, sin mirar en gastos. El Fair Play financiero de la UEFA, por fin, ha comenzado a pararle un pie, que no los dos. Y los resultados han colocado al club ante la realidad del fútbol. El dinero solo no da Copas de Europa. El PSG se ha puesto a trabajar en serio, no quiere tirar más dólares, y ahora comprueba que un futbolista por el que pagó 222 millones hace dos años ha perdido mucha parte de ese valor. Quiere traspasarlo y es difícil, pues su sueldo, 60 millones brutos, 36 netos, es inasumible. Y su precio, también. Tantea al Barcelona y al Real Madrid a ver quién paga. Y la operación es complicada.

El jeque, desde Qatar, el dueño real del PSG, piensa que Neymar es patrimonio suyo y medita quedárselo, especialmente tras las lesiones de Mbappé y Cavani. Mientras, el Barcelona prepara otra oferta que incluye a Dembelé

El club madrileño se mantiene ojo avizor ante las negociaciones entre el PSG y el Barcelona. Nunca se ha entrometido en la operación Neymar que vivimos actualmente. Nunca ha hecho una oferta. Nunca ha telefoneado a Nasser Al Khelaifi para intentar el traspaso este verano. La cuenta se hace al revés. Son el PSG, los intermediarios contratados y el padre del brasileño, que es el apoderado y el gestor de su carrera, quienes se han dirigido al Madrid de diversas formas y por diferentes conductos para ofrecer el fichaje del futbolista. La propuesta más directa la ha realizado un emisario del París Saint Germain, que ofreció el intercambio entre Neymar y Vinicius más el pago de un dinero de traspaso, una cifra cercana a los noventa millones, según fuentes del PSG.

Se lo ofrecen al Madrid

El Real Madrid rechazó la proposición con un argumento principal: Vinicius no se toca, Vinicius no se vende, Vinicius es hoy intransferible. No había más que hablar. Con independencia de la exagerada petición del equipo parisino, un jugador como Vinicius más noventa millones, cantidad que podría rebajarse ostensiblemente en una negociación abierta, la casa blanca desestimó la propuesta porque considera que Vinicius es un futbolista que tiene 19 años y un futuro a largo plazo. Es un profesional cotizado con mucho más recorrido que Neymar, que tiene 27. Y el valor del joven delantero puede superar el de «Ney» en un plazo muy corto.

Las llamadas a la puerta del Real Madrid se han sucedido a lo largo de este verano, cuando el París Saint Germain ha sufrido en sus propias carnes, como un bumerán, el error de romper el mercado mundial con aquel fichaje por 222 millones de euros .Solo hay dos equipos «de Estado» que pueden abonar esos precios duplicados, el propio PSG y el Manchester City, y cuando quieres vender no hay compradores. Ahora se han dado cuenta del fallo cometido. Antes de la oferta de intercambio por Vinicius, varios intermediarios ofrecieron al jugador en varias ocasiones, sin dirigirse directamente al presidente del Real Madrid.

«Papá Neymar» también ha movido los hilos para vender a su hijo y ha contactado con varios profesionales de la entidad del Bernabéu con el fin de palpar esa opción y calibrar si podía ejecutarse. El clan Neymar juega a todas las bandas en esta partida de billar, Real Madrid, Barcelona y cualquier otro club postor, porque el reto del brasileño es marcharse de la aburrida Liga francesa para competir en un campeonato interesante y mediático.