Vídeo: Vinicius brilló en la derrota del Real Madrid - La Liga

Real Madrid-Real SociedadEl árbitro desquicia a una afición harta

Los 53.412 aficionados, mala entrada, pitaron al equipo y también a Munuera Montero, que no señaló dos penaltis sufridos por Ramos y Vinicius

Resumen y goles del Real Madrid 0-2 Real Sociedad

El polémico penalti a Vinicius que el árbitro no consultó con el VAR

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La afición del Real Madrid no es radical en sus expresiones. Ni anima con fervor ni se queja con demasiada energía. Al final pitó al equipo por la derrota, pero ya no quedaba casi nadie en la grada. El nefasto arbitraje de Munuera Montero, que no señaló un claro penalti a Vinicius y otro posible a Ramos, centró también las protestas en su persona. Nadie entendió por qué no recurrió al VAR. Ni por qué Mario Melero, jefe del VAR, no le dijo que Rulli cometió un claro penalti sobre Vinicius y que observara por televisión la «cama» que Illarra le hizo a Ramos.

Pero el seguidor blanco no suele consolarse con los arbitrajes. Muestra sus decepciones con el silencio o con su ausencia del estadio. Prefiere no estar cuando las cosas van mal, porque no desea ir para enfadarse. Prefiere quedarse en casa o marcharse con la familia a celebrar la fiesta de Reyes en casa de los abuelos. Es lo que sucedió ayer en el Bernabéu. Solo Vinicius, espléndido en su estreno como titular en Liga, levantó los aplausos . Solari se quejó de la inanición del VAR.

«¿Para qué está el VAR si no se le consulta?», señalaron Solari, Ramos, Modric y Butragueño

La alegría de la conquista del Mundial de Clubes duró poco. Es un torneo que se vive por televisión. El empate en Villarreal devolvió a los incondicionales a la cruda realidad. Los simpatizantes del campeón de Europa demostraron su enojo con el equipo haciendo huelga: no fueron al estadio. La visita de la Real Sociedad solo reunió a 53.412 espectadores en la casa del club más laureado del mundo.

La asistencia del madridismo es la segunda más floja de una temporada que ha ido desencantando al seguidor paulatinamente. Los propios futbolistas del Real Madrid se extrañaron al ver un graderío semivacío en un domingo de Reyes en el ecuador de la tarde. Era un mensaje muy claro del pagano. Van cinco partidos en el Bernabéu con asistencias menores de sesenta mil aficionados. Frente al Rayo Vallecano acudieron al fútbol 55.229 personas. Ante el Getafe el aforo se quedó cubierto en 48.346 asientos. Frente al CSKA de Moscú y el Melilla tampoco se alcanzaron los sesenta mil seguidores. La opinión del aficionado madridista siempre se escucha con su asistencia. Solo la visita del Atlético concitó en Chamartín a más de setenta mil personas. El derbi se vio arropado por 78.642 seguidores.

Los simpatizantes del Real Madrid silbaron a Marcelo al comenzar el encuentro y centraron sus palmas en Vinicius, que demostró la ilusión y la velocidad que no observaban en algunos futbolistas que llevan cuatro Champions y acusan un desgaste preocupante. La carencia de «reprise» es evidente en los veteranos. Quieren, lo intentan, pero no pueden. Al final, pitos al colegiado, pitos al Real Madrid y una afición decepcionada.