Eurocopa 2016

Eurocopa2016

INCIDENTES

Una oleada de violencia invade la Eurocopa

Tras sólo una semana de torneo, la policía ya ha detenido a tres centenares de hinchas por enfrentamientosCondenas de cárcel y expulsiones para los radicales rusos que protagonizaron graves incidentes en Marsella

Hinchas rusos, alemanes y eslovacos se enfrentaron en peleas en Lille. - Efe

Sólo una semana después de su comienzo, ya puede concluirse que la Eurocopa de las medidas de seguridad extremas y el miedo a los ataques yihadistas, como el que ya ha provocado la muerte de una pareja de policías, se está caracterizando por los enfrentamientos entre aficionados. Las fuerzas de seguridad francesas han efectuado ya 323 detenciones por hechos de violencia, robos o degradación desde el comienzo del campeonato, el pasado 10 de junio en Saint-Denis, según anunció a primera hora de este jueves el Ministerio del Interior galo.

«Entre las personas detenidas, 196 quedaron retenidas para averiguación de antecedentes y ocho de ellas fueron condenadas a penas de prisión efectiva y otras tres a prisión en suspenso», añadió el Ejecutivo francés en un comunicado de prensa. Posteriormente se anunció que tres hinchas rusos fueron condenados a penas de entre uno y dos años de cárcel tras los graves incidentes del pasado fin de semana en Marsella, mientras que otros 20 serán expulsados en breve, entre ellos el ultranacionalista Alexander Chpryguin, presidente de la asociación de hinchas rusos de fútbol.

Los radicales rusos fueron detenidos gracias a las informaciones de la policía exsoviética, según anunció el procurador de Marsella, Brice Robin. La justicia francesa obtuvo esas informaciones «tardíamente, pero más vale tarde que nunca», destacó. Los 20 rusos que serán expulsados tienen entre 25 y 40 años y no pesa sobre ellos ningún cargo penal. Fueron trasladados a un centro de retención de la ciudad y serán expulsados de Francia el lunes por «alteración del orden público». Veinticuatro personas, de ellas 20 arrestadas en Marsella y otras cuatro en Lille, ya fueron expulsadas del territorio francés, según precisaron fuentes oficiales.

Hasta la fecha, el torneo que concluye el 10 de julio se está viendo manchado por disturbios y actos de violencia por parte de 'hooligans' principalmente, como ocurrió el sábado pasado en Marsella con ocasión del partido Inglaterra-Rusia (1-1), que dejó un balance de 35 heridos, uno de ellos en estado crítico, y varios detenidos.

Ya se conoce que Alexander Chpryguin, presidente de la asociación de hinchas rusos de fútbol, será expulsado de Francia el próximo lunes, junto con otros 19 rusos detenidos por la violencia desatada.

Chpryguin fue trasladado, junto con sus 19 compatriotas, a "un centro de retención", comunicó este grupo en Moscú. "Forma parte de los rusos que serán expulsados", confirmó en Francia a la AFP una fuente cercana al caso.

"¡Bravo chavales, continuad!"

Previamente, la fiscalía indicó que tres de los 43 aficionados rusos detenidos el martes en el sureste de Francia, tres días después de los enfrentamientos, declararán en comparecencia inmediata ante un juez de Marsella. Se les acusa de lanzar proyectiles, cargo por el que también deberá responder un acusado de nacionalidad francesa.

Según el diario independiente Novaia Gazeta, Chpryguin es el asistente parlamentario de Igor Lebedev, un diputado ruso del partido ultraderechista LDPR. Lebedev es a su vez, un alto responsable de la Unión Rusa de Fútbol (URF).

El lunes, a propósito de los enfrentamientos en Marsella entre rusos e ingleses, escribió en su cuenta de Twitter: "No veo qué hay de malo en el hecho de que los hinchas se peleen (...) Es más bien lo contrario, bravo chavales. ¡Continuad!".

Altercados en Lille y Lyon

El miércoles, la policía detuvo a 36 personas en Lille por los altercados en los que estuvieron implicados, a lo largo de la jornada, hinchas de diversos equipos de la Eurocopa, anunció la prefectura o delegación del Gobierno. También indicó que los servicios sanitarios de urgencia tuvieron que atender a 50 personas, de las cuales 16 fueron hospitalizadas.

Las fuerzas del orden abrieron media docena de expedientes por infracción a las limitaciones a la venta de alcohol que se habían impuesto desde el lunes por la tarde hasta este viernes e instaron a algunos establecimientos a que dejaran de servir bebidas alcohólicas o incluso a cerrar.

Lille vive una gran concentración de aficionados estos días, con motivo del partido que se disputó el miércoles entre Rusia y Eslovaquia, y por el que se disputaba a primera hora del jueves entre Inglaterra y Gales en la vecina ciudad de Lens.

Además, más de 16.000 personas acudieron a la zona de hinchas para ver en las pantallas gigantes que se han instalado la retransmisión del Francia-Albania. El dispositivo de seguridad para hacer frente a los posibles incidentes en todo el departamento está compuesto por más de 3.900 agentes de las fuerzas de seguridad, de los cuales 1.600 para el centro de Lille.

Según el portal "La Voix du Nord", centenares de hinchas ingleses fueron los principales causantes de las algaradas desde media tarde, primero en las proximidades de la estación Lille-Flandres y en el centro.

Puñaladas en la 'fan zone'

También ha trascendido que una pelea en la 'fan zone' de Lyon, entre aficionados albaneses y franceses, dejó dos heridos leves por arma blanca y obligó a la intervención de la policía. Es la primera vez desde el inicio de la competición que las fuerzas de seguridad se ven obligadas a actuar en uno de los lugares habilitados en las ciudades-sede para que los aficionados puedan seguir juntos los partidos en pantallas gigantes. Una intervención allí precisa de una solicitud de la UEFA, la organizadora del torneo y responsable de la instalación.

Poco antes de los dos goles de Francia en el final de su partido ante Albania, hinchas albaneses atacaron a aficionados franceses que estaban cantando 'La Marsellesa', informó la policía, confirmando una información de la radio Europe 1.Un francés recibió una puñalada en un muslo y un belga en un glúteo.

Los ataques vinieron de dos personas diferentes que no pudieron ser identificadas, lo que significa que por lo menos dos cuchillos pudieron ser introducidos en la 'fan zone', cuyo acceso se realiza a través de arcos de seguridad. Por el momento, no hubo detenciones por estos altercados

"Es el primer golpe duro desde la apertura de la fan zone", comentó un responsable de la policía, estimando que la introducción de armas blancas en el recinto es "preocupante". Como consecuencia, la prefectura pidió a GL Events, encargada del funcionamiento de la zona para hinchas, a la alcaldía de Lyon y a la empresa de seguridad Byblos que refuercen los cacheos en la entrada.

Toda la actualidad en portada

comentarios