Chile festeja la clasificación pese a la derrota

Más de 30.000 personas se reunieron en Santiago para celebrar en la calle el pase a los octavos

LIBIO PÉREZ
santiago de chile Actualizado:

Desde Arica, en el extremo norte, hasta la austral ciudad de Punta Arenas, los chilenos celebran en las calles el paso a la segunda ronda del Mundial de Sudáfrica, pese a la derrota ante la selección española.

Millares de personas se aglomeraron ante las pantallas gigantes de televisión que fueron puestas por las autoridades municipales en las plazas públicas de las principales ciudades, mientras otros miles siguieron en sus lugares de trabajo o estudio el tenso partido que finalmente ganó España por 2-1.

“Justicia Divina”, exclaman en las calles los chilenos que no veían a su selección pasar a segunda ronda desde 1998. El equipo chileno se clasifica con seis puntos y gracias al empate entre Honduras y Suiza, que jugaban simultáneamente en Bloemfontein.

En Santiago, la capital chilena, unas 30.000 personas armaron un verdadero carnaval en la céntrica Plaza de Armas y en el concurrido Paseo Ahumada, mientras otros miles caminaban por la Alameda –la principal arteria de la ciudad- hacia la Plaza Italia, el tradicional lugar de celebraciones de los triunfos deportivos.

Desde varias horas antes del partido en Pretoria, las fuerzas policiales reforzadas cerraron algunas calles y establecieron un férreo cerco en los lugares de mayor concentración de personas, con el propósito de evitar desórdenes como los que se produjeron en los dos partidos anteriores que jugó y ganó Chile contra Honduras y Suiza, que dejaron más de 130 detenidos.

En la localidad de Duao, al sur de Santiago, el presidente chileno Sebastián Piñera envió un saludo de felicitaciones al seleccionado chileno. El pequeño poblado está ubicado en una de las zonas más afectadas por el terremoto que sacudió a Chile el pasado 27 de febrero.

El Estadio Español de Santiago, en tanto, se transformó en uno de los principales lugares de reunión de la colonia hispana, la que no paró de festejar desde el primer gol que anotó David Villa.