Las estrellas de la primera jornada
liga de campeones

Las estrellas de la primera jornada

Giggs, Mata y Rafinha, entre los destacados de la semana europea

abc
madrid Actualizado:

Ondrej Celustka

El joven defensor checo fue el protagonista de la mayor sorpresa de esta primera jornada de la Champions. Su gol en San Siro a catorce minutos del final provocó la tercera derrota consecutiva del Inter en partido oficial. Celustka, de 22 años, ha llegado esta temporada al Trabzonspor procedente del Slavia de Praga. Se da la circunstancia de que el equip turco ha entrado de rebote en esta fase de grupos en sustitución del sancionado Fenerbahçe.

Seydou Doumbia

El delantero marfileño fue el salvador del CSKA de Moscú ante el Lille al anotar dos tantos que le colocan, de momento, como máximo goleador del torneo continental. Doumbia, de 23 años, es un trotamundos que ya ha jugado en Japón y en Suiza, y que cumple ya su segunda temporada en Rusia.

Juan Mata

Inmejorable debut en Champions con el Chelsea para Juan Mata. El internacional español fue el jugador más destacado de su equipo ante el Bayer Leverkusen, y su esfuerzo se vio recomensado con un gol en el tiempo de descuento. El buen hacer de Mata estuvo acompañado por el compromiso de Fernando Torres, que pese a no marcar, dio las dos asistencias de gol del conjunto londinense.

Ryan Giggs

Con 37 años y 18 participaciones en la Champions, el incombustible extremo galés sigue brillando en la máxima competición continental. Con el partido encarrilado para el Benfica, Giggs se sacó desde fuera del área un potente disparo que se coló por la izquierda de Artur. El guardameta brasileño evitó poco después un nuevo tanto del galés con una intervención providencial. En el lado opuesto, fue destacable la suplencia de David de Gea en la portería de los «diablos rojos».

Rafinha

Suplente de inicio en El Madrigal, la lesión de Van Buyten en la primera mitad dio la oportunidad al defensor brasileño de lucirse ante el Villarreal, y dar al Bayern de Múnich la primera victoria en el denominado "grupo de la muerte". En los 67 minutos que estuvo en el campo Rafinha lo hizo casi todo bien, y se recreó en el gol, el segundo del conjunto bávaro, con un caño dentro del área rematado con un potente disparo.