Samuel Umtiti bebe agua durante el partido ante el PSV
Samuel Umtiti bebe agua durante el partido ante el PSV - EFE
Fútbol

Descontento en el club con la actitud de Umtiti

El rendimiento del frances ha bajado desde que le aumentaran el sueldo y la expulsión ante el PSV no ha gustado nada

BarcelonaActualizado:

No están demasiado contentos en el Barcelona con Samuel Umtiti y no solo por su rendimiento deportivo en los últimos encuentros, que también.. Al central se le cuestionan ciertas actitudes que no están gustando en la zona noble de la entidad azulgrana. Su expulsión ante el PSV carga de razones a los que consideran que el defensa galo se está acomodando y adoptando maneras que le alejan del gran fichaje que deslumbró la pasada temporada. Este pasado martes, ante el PSV, vio dos amarillas que fueron perfectamente evitables. La primera por protestar y la segunda en el minuto 79 cuando el marcador estaba 3-0. Lozano le adelantó la pelota en carrera y el francés le frenó con un placaje que pudo haberle costado la roja directa. Fue una entrada a destiempo impropia de un jugador de su nivel, que no solo dejó al equipo con un futbolista menos sino que le priva de poder jugar en Wembley en el importante partido de la próxima jornada ante el Tottenham. Esta expulsión llega tras unos meses en los que su rendimiento ha bajado ostensiblemente y que coincide con su proceso de renovación y ampliación de salario.

Nadie duda de la calidad del futbolista. Lo demostró la pasada temporada y se ganó la titularidad por méritos propios. Destaca por su carácter, rapidez y fortaleza, aunque en los últimos tiempos ha protagonizado otros capítulos que tampoco han sentado nada bien en la directiva azulgrana. El más sonado fue cuando, siendo compañero de Griezmann en la selección francesa y, por tanto, estar al corriente de las intenciones del delantero, alimentó la ilusión de los culés desde las redes sociales respondiendo a la publicidad de Gerard Piqué sobre el documental en el que el jugador del Atlético de Madrid debía anunciar su decisión. Unas palomitas en twitter aplaudiendo el documental se suman también a unos errores en el campo que anteriormente no cometía. En el club tampoco le perdonan el culebrón y la presión a la que sometió a los ejecutivos para mejorar su contrato después de que recibiera fuertes ofertas de la Premier, que convertían en amenaza real su continuidad por su asequible cláusula de rescisión.

Ernesto Valverde mantiene intacta su confianza en él aunque no reconociera abiertamente que le molestó la expulsión de Umtiti, sobre todo por la primera amarilla que se produjo tras una protesta. De hecho, el entrenador extremeño salió a defenderle públicamente tras el partido ante el PSV, justificando la acción que le supuso la segunda cartulina amarilla y por tanto la expulsión. «Él no puede desaparecer. Pero es una interpretación del árbitro. Es un lance fortuito y el árbitro ha interpretado que era tarjeta», explicó Valverde, que deberá improvisar una defensa nueva en el próximo partido de Champions. Aunque Lenglet parte con ventaja al ser el central que más convocatorias suma, Vermaelen también podría tener alguna posibilidad de jugar ante el Tottenham.