Concentración de la selección española
Concentración de la selección española - EFE
Mundial femenino 2019

La brecha del fútbol: 703 millones invertidos en el Mundial de Rusia por los 45 del femenino

En la cita mundialista que se está disputando estos días en Francia se ha destinado diez veces menos de dinero en comparación al Mundial de Rusia de 2018

Alemania - España en directo

MadridActualizado:

No es atrevido decir que el fútbol femenino siempre ha vivido a la sombra del masculino, prácticamente sin reconocimiento. Al final, la ausencia de valorar su trabajo acaba convirtiéndose en discriminación.

Los equipos Giralda y Montserrat en 1914 disputaron el primer partido de fútbol femenino del que hay registro en España. Los beneficios de este encuentro se destinaron a la Federación Femenina contra la Tuberculosis. Ese día, aparte de aquella acción solidaria, también pusieron los cimientos del balompié femenino en territorio nacional.

Este deporte ha ido teniendo un progresivo crecimiento, pero es en estos últimos años cuando ha tenido un vertiginoso ascenso. El fútbol femenino progresa, pero no puede considerarse todavía un deporte de masas, lo que interfiere en que las televisiones y los patrocinadores no apuesten por ellas.

«Tenemos que dar otro paso adelante, como ya se dio en el anterior Mundial. Para mí fue un antes y un después en el fútbol femenino español y espero que con este Mundial se abran muchas más puertas todavía». Así hablaba Jennifer Hermoso del crecimiento exponencial que vive no solo el fútbol femenino a nivel general, sino en España. Recordar que el pasado marzo el estadio Wanda Metropolitano albergó el Atlético de Madrid - Barcelona de la Liga Iberdrola con 60.739 espectadores. Un hito sin precedentes en el este deporte.

Pero, ¿se imaginan que en el Mundial más esperado de todos los tiempos falten jugadores de la talla de Cristiano Ronaldo o Lionel Messi? Pues eso ha ocurrido en la presente cita mundialista de Francia. La actual Balón de Oro, Ada Hegerberg, no asistirá al evento más importante de fútbol.

La mejor jugadora del mundo ha anunciado que no acudirá al Mundial de Francia hasta que no haya una apuesta firme por el fútbol femenino: igualdad salarial, mejores infraestructuras, equiparación en los premios, contar con los mismos medios que ellos como equipo de fisioterapeutas, viajar en avión o alojarse en sus mismos hoteles.

Mencionar también que en la gala del Balón de Oro de este año, mientras que a Luka Modric le preguntaban sobre fútbol, a Hegerberg le preguntaron si sabía hacer twerking. «Podría haberme preguntado por algo de fútbol», sentenció la jugadora noruega. Unas declaraciones lapidarias que resumen la discriminación que sufren.

La selección alemana, ocho veces campeona de Europa y una del mundo, en el video en el que promocionan el Mundial contaban que por su primer título recibieron una cafetera. O que juegan para un país que no se sabe sus nombres. Cuando juegan un partido tienen que superar a su rival y a los prejuicios que envuelven a la mujer futbolista.

La situación en España

Este año y con vista al Mundial de Francia, Seat ha regalado un coche a cada integrante de la Selección. Algo que no deja de ser un espejismo si se compara con los premios domésticos. 54 euros recibió cada jugadora del Atlético de Madrid en concepto de prima por ganar la Liga Iberdrola. El campeón masculino, en cambio, recibe 300.000 euros.

Las chicas no tienen un convenio colectivo. El deporte en España tiene una peculiaridad y es que permite que se diferencien los diferentes convenios según el sexo. Por eso, las futbolistas son trabajadoras a tiempo parcial y se ven obligadas en muchas ocasiones a combinar el fútbol con otro trabajo que le proporcione más ingresos.

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), la Asocaición de Futbolistas Españoles (AFE) y la UGT se reunieron para que el fútbol femenino tuviese más poder y que se tratasen temas como el salario mínimo, asuntos de vacaciones o libranzas o una modificación en el protocolo de maternidad, lactancia o de embarazo. Además, también se pretende un cambio en el convenio mencionado anteriormente.

La brecha salarial en el deporte que más interés despierta se acentúa viendo que el sueldo mínimo de los futbolistas de Primera División es de 155.000 euros, mientra que ellas se rigen por el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de unos 753 euros al mes.

En concepto de primas, por ganar la Liga Iberdrola, cada jugadora percibió 54 euros como premio, y la la campeona de la Copa de la Reina recibió 0 euros como «premio».