Los árbitros piden sanción para Piqué
Piqué protesta airadamente a Velasco Carballo después de ver la tarjeta roja - EFE
BARCELONA

Los árbitros piden sanción para Piqué

El defensa traspasa la raya de las quejas al considerar que Velasco Carballo le expulsó de forma premeditada

BARCELONA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Algo se mueve en Barcelona, muy agitado el entorno porque entiende que hay una conspiración demostrable y que los árbitros perjudican al equipo azulgrana de forma evidente.

En su carrera hacia el Everest, exigido más que nunca por un Real Madrid que no falla y cuya distancia se mantiene a medida que avanzan las semanas, el Barça está alterado con los árbitros y trata de morderse la lengua para no denunciar lo que les parece una injusticia. Sin embargo, después de la actuación de Velasco Carballo durante la velada del sábado con el Sporting en el Camp Nou, estalló Gerard Piqué para avivar un debate sin fecha de caducidad y que se repite año tras año. «El árbitro me la tenía guardada», resumió el central. El Comité Técnico de Árbitros amenaza con denunciarle y pedirá un castigo.

«Fue una roja premeditada. En el descanso le comenté que había penalti y se la guardó»

Lo dijo para justificar su expulsión justo después del intermedio en una jugada con distintos puntos de vista: «Se ve perfectamente por la televisión, no hago ni falta», expuso Piqué. «Era el último hombre, si pita falta puede ser expulsión», reflexionó Guardiola, más diplomático y comedido. Pero el asunto fue más allá de un acierto o de un error del juez porque Piqué insinuó que la decisión de Velasco Carballo trascendía a lo meramente deportivo: «Fue una roja premeditada. En el descanso del partido le comenté al árbitro que había habido penalti a Keita y se la ha guardado. Ha hecho de esto un duelo personal». Las acusaciones del defensa, junto a las portadas del domingo en las que se habló abiertamente de atraco y robo, animan la mesa redonda.

Mensajes sutiles de Guardiola

«No es culpa de los árbitros que no seamos líderes, pero estar a tantos puntos no es nuestra culpa»

Sucedió en una tarde-noche condicionada, además, por tres penaltis que reclamó el Barcelona y entre las protestas llegó la tercera amonestación a Guardiola en lo que va de Liga, todas en el último mes y medio y siempre en días de tensión —la primera llegó en Villarreal (0-0) y la segunda en Pamplona (3-2)—. Sibilino como es el entrenador, muy recurrente y sutil en cada frase, habló sin querer hablar: «Ya lo he dicho, no es culpa de los señores colegiados que no seamos líderes, pero estar a tantos puntos de distancia no es responsabilidad nuestra». Luego aclaró que es responsabilidad del Real Madrid y que el sonado «la Liga no la ganaremos» no escondía mayor misterio.

El caso es que Piqué habló más de una hora después de ver la tarjeta roja, con tiempo para reflexionar, y repitió su mensaje en catalán y castellano, muy consciente de lo que decía y fiel a su manera de ser, pues no acostumbra a callarse lo que piensa. Realmente fue el único futbolista azulgrana que se pronunció sobre el arbitraje, pero sus palabras se mezclan con otras declaraciones que se han producido a lo largo de esta campaña desde Barcelona en clave arbitral.

La afición cree que hay persecución y la prensa catalana habla de robo y de «arbitraje canallesco»

El Barça se acuerda, básicamente, del partido en Mestalla y de esos dos penaltis que precisamente Velasco Carballo no señaló sobre Messi. Se acuerda de la mano de Raúl Rodríguez en Cornellá-El Prat en el último suspiro. Se acuerda del gol anulado a Messi en Getafe en aquella tarde gélida que acabó en derrota. Se acuerda de Pamplona y otro tanto legal que no contó.

«Hay que esperar al final del año porque hay días que se equivocan a tu favor y otros en tu contra. Con lo que llevamos hasta ahora la cosa no pinta bien para el Barcelona, pero hay que esperar al final porque estas cosas normalmente se equilibran», sentenció Sandro Rosell a finales de enero.

«Hay momentos que los árbitros nos perjudican. Tengo la sensación de que este año nos perjudican más que otros. Nos han perjudicado más que beneficiado si miras atrás. Es difícil para los árbitros, pero este año tenemos esa desgracia. No nos queremos quejar, es la realidad», apuntó Xavi días antes. «No me gusta hablar de los árbitros pero a veces son soberbios y te amenazan a la mínima con sacar tarjeta», denunció Messi en El Madrigal. Y ahora explota la bomba de Piqué, que traspasa la barrera al hablar de premeditación.

Los árbitros, indignados

Tanto que Victoriano Sánchez Arminio, presidente del Comité de Árbitros, confirmó en Radio Nacional que pedirán una sanción. «Las declaraciones son desafortunadas y muy graves. Las de Guardiola, en cambio, me parecen modélicas», dijo Sánchez Arminio. «Te hierve la sangre, un deportista tiene que tener respeto por el otro. Lógicamente lo denunciaremos», sentenció.