Barcelona

La Fiscalía pide dos años y tres meses de prisión para Bartomeu y siete años y seis meses para Rosell

Entre multas e indemnizaciones a Hacienda, el Barça tiene que pagar 33,66 millones más por el fichaje de Neymar

Actualizado:

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado penas de dos años y tres meses de prisión para el actual presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, por un supuesto delito fiscal en la operación para contratar al jugador brasileño Neymar. Un día después de jugarse el Clásico entre el club azulgrana y el Real Madrid, el fiscal José Perals ha presentado su escrito de acusación, en el que también pide una pena de prisión de siete años y seis meses para el expresidente Sandro Rosell, acusado de dos delitos fiscales y uno de administración desleal.

La Fiscalía considera que el Barça enmascaró la contratación de Neymar en una tela de araña de contratos con el objetivo de ocultar su coste real, que cifra en 83,3 millones sin contar los impuestos que se dejaron de pagar, y con la intención de defraudar a Hacienda. La contratación del jugador tiene a Rosell y a Bartomeu cerca de sentarse en el banquillo de los acusados.

Por todo ello, el fiscal del caso, José Perals, también exige multas de 25,15 millones de euros y 3,83 millones de euros para Rosell y Bartomeu, respectivamente. Esta cantidad asciende a 22,2 millones de euros en el caso del propio Barcelona, quien también está imputado por los tres delitos fiscales como persona jurídica.

Además, la Fiscalía considera que el club deberá pagar a Hacienda en concepto de responsabilidad civil un total de 11,4 millones de euros por los perjuicios causados. De esta cantidad, Rosell responderá también de forma solidaria sobre 9,55 millones y Bartomeu sobre 1,91 millones, por los delitos fiscales cometidos con cada uno de ellos como presidente del club.

Todos estos pagos elevan enormemente el coste final del fichaje de Neymar. El club, sin embargo, siempre mantuvo que el pago fue de 57,1 millones de euros. Rosell defendió esta cifra incluso ante preguntas de los socios de la entidad en una asamblea del club. El fiscal considera, aún así, que deberá descontarse la cantidad que el club regularizó ante la Agencia Tributaria en febrero de 2014, cuando pagó 13,15 millones de euros para poner en orden sus cuentas por orden de Bartomeu.

Por estas supuestas irregularidades, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ya procesó a Bartomeu, Rosell y al Barça por considerar que existen indicios suficientes de que el club defraudó a Hacienda en esta operación. Según la investigación, Rosell ideó la estrategia para enmascarar la operación y Bartomeu, cuando accedió a la presidencia tras la dimisión de Rosell, continuó el fraude.