Josep María Bartomeu, a su salida de la Audiencia Nacional - efe
Barcelona

Bartomeu atribuye a Rosell la negociación de los contratos de Neymar

El presidente del Barça argumenta que el club pagó 13,5 millones a Hacienda en 2014 para cubrir cualquier responsabilidad

Actualizado:

El actual presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, ha declarado ante el juez de la Audiencia Nacional por el supuesto fraude fiscal cometido en el fichaje de Neymar, cuando él estaba ya al mando del club azulgrana, durante el año 2014. Bartomeu, que estuvo declarando durante tres horas, ha afirmado que "todo está perfecto y es correcto" en la contratación del jugador, según fuentes jurídicas.

Bartomeu, que ha reiterado que el coste del fichaje fueron 57,1 millones, ha defendido que no hay ningún fraude y ha explicado que los numerosos contratos firmados con la familia Neymar «tienen contenido» y se han realizado con «sociedades reales» del padre del jugador. El presidente del Barça eso sí, ha afirmado que el líder de las negociaciones siempre fue el expresidente Sandro Rosell, aunque él estaba enterado.

Sobre los 2,8 millones de euros que el Barça dejó de pagar a Hacienda en el ejercicio 2014, por lo que el fiscal pidió la imputación de Bartomeu, el actual presidente del club ha alegado que el Barça consideró que no debía tributar esas cantidades puesto que venían de unos beneficios empresariales y quien debía declararlos era el padre de Neymar en Brasil. Esa retención se correspondía con un pago de 5 millones que el club estaba obligado a pagar por adelantar el fichaje del 2014 al 2013.

Además, Bartomeu ha argumentado que, en cualquier caso, todos esos pagos a Hacienda quedaron cubiertos con los 13,5 millones de euros que el club pagó en febrero de 2014 mediante una declaración complementaria. Esa regularización, en su opinión, cubrió la tributación de los 2,8 millones de euros, además del dinero supuestamente defraudado en los ejercicios 2011 y 2013.

El magistrado le imputa un supuesto delito contra la Hacienda Pública, como le pidió el fiscal, por defraudar 2,8 millones de euros en IRPF en diversos pagos ligados a los múltiples contratos firmados para traer al delantero a la plantilla.

El Barcelona, también imputado por los mismos hechos, acudió a declarar con el director financiero del club, Néstor Amela, como representante procesal, lo que ha sido rechazado por el magistrado porque Amela es testigo en esta misma causa. El abogado del club, Cristóbal Martell, ha sido informado de la imputación al club.

Según el fiscal, el club dejó de abonar en 2014 2,6 millones por un pago de 5 millones que el Barça se obligó a pagar si incumplía un contrato inicial con el jugador firmado en 2011. Además, el club no realizó las retenciones oportunas del pago de los derechos de imagen a Neymar y por el contrato de representante de su padre correspondientes a 2014, lo que suma unas cantidades de 234.000 euros y 11.700 euros.

Por el fichaje de Neymar también está imputado el expresidente Rosell y el propio Barça -como persona jurídica- por tres delitos fiscales, además de uno de administración desleal en el caso del expresidente. Según el fiscal, el Barcelona enmascaró las cifras reales del fichaje de Neymar en numerosos contratos -con la intención de ocultar la realidad- e ideó una fórmula para evitar los debidos pagos a Hacienda. Este fraude se elevó hasta los 9,3 millones de euros en los años 2011 y 2013, con Rosell al mando.

Por ello, a pesar de que Rosell defendió que el fichaje había costado 57,1 millones de euros, la Agencia Tributaria lo cifró en 94,89 millones en total. De todo ello, el club solo habría abonado hasta ahora un 82,74 millones y habría dejado de pagar 12,14 millones de euros en los cantidades defraudadas a Hacienda.