Bartomeu, presidente del Barcelona - óscar del pozo
Fútbol club Barcelona

Ruz propone juzgar a Rosell, Bartomeu y el Barça por delitos fiscales

El juez rechaza inhibirse en los juzgados de Barcelona y cifra en más de 13 millones de euros el importe del fraude

Actualizado:

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha decidido continuar el procedimiento contra Sandro Rosell, Josep Maria Bartomeu y el Fútbol Club Barcelona por los delitos contra la Hacienda Pública y de administración desleal en el caso Neymar. El magistrado rechaza la solicitud de sobreseimiento pedida por Bartomeu y Rosell, así como inhibirse en favor de un juzgado de Barcelona. El fiscal dispone ahora de 10 días para presentar su escrito de acusación.

En su auto el juez relata los hechos ocurridos entre 2011 y 2014 como consecuencia del fichaje de Neymar. El juez analiza las consecuencias de la Declaración extemporánea que presentó el Club en febrero de 2014 para concluir que tanto el club como sus dos sucesivos presidentes Rosell y Bartomeu pudieron incurrir en hasta 3 delitos contra la Hacienda Pública por las cuotas que habrían dejado de retener, informas fuentes jurídicas.

Ruz cifra en 83.371.000 euros las cantidades abonadas por el fichaje del jugador, sin perjuicio de otras cantidades contingentes y eleva a más de 13 millones de euros el importe de la defraudación por todos los ejercicios a la Hacienda Publica. Es precisamente esta cantidad la que conforme a la doctrina vigente del Tribunal Supremo determina la competencia de la Audiencia Nacional, junto con otros factores que analiza en el auto en el que inadmite la declinatoria a un juzgado de Barcelona.

En relación con la responsabilidad del presidente Bartomeu, el auto destaca su protagonismo «tanto en la génesis de las operaciones contractuales que constituyen la base fáctica del procedimiento ( contratación de Neymar) como en el desarrollo del fichaje y por ultimo en relación al conocimiento, Asunción y autorización de los pagos vinculados a dicha contratación ocurridos en 2014 y que determinaron la obligación de retención para el club que sin embargo, en sucesión de la mecánica defraudatoria procedente de ejercicios previos - 2011 y 2013- continuó siendo eludida también en el ejercicio de 2014».

El juez asume los criterios de los peritos de Hacienda considerando que los diferentes contratos utilizados para el fichaje del futbolista «venían a encubrir u ocultar lo que en realidad constituían un mayor coste para el Barcelona derivado de la adquisición del jugador, articulándose sobre los mismos diferentes pagos cuya real configuración era la de rendimientos de trabajo de aquel por aparecer directamente vinculados a la contratación del deportista, todo ello además con la finalidad de Eludir o aminorar de manera subrepticia el pago ante la Hacienda Pública de las cuotas tributarias a cuya retención y abono venía compelido el Barcelona como obligado tributario».