Un corredor del equipo Kometa, durante una sesión de entrenamiento
Un corredor del equipo Kometa, durante una sesión de entrenamiento
Ciclismo

Kometa, por un ciclismo sin potenciómetros

El patrocinador del equipo de Contador aboga por recuperar el instinto de los corredores

Oliva Nova (Valencia)Actualizado:

Se presentan los equipos ciclistas de Alberto Contador y la estancia adquiere volumen. Una puesta de largo con empaque en el blanco salón de blanquísimas butacas del Hotel Oliva Nova Golf en el litoral valenciano. Porte elegante en las trazas, moderna la performance del Kometa Cycling Team e ilusión en los ojos de los 38 muchachos que se sienten Peter Sagan por un día, tal es la afluencia de invitados, patrocinadores, medios de comunicación, familiares y curiosos que abarrotan el lugar. Es el efecto Contador, el último fenómeno del ciclismo español que ha conseguido moldear tres equipos en distintas categorías, continental (segunda división), sub 23 y júnior.

(Contador: «No me cuesta volver a ser un ciudadano normal)

El evento no llega al boato del Movistar, con su potente patrocinador, pero Contador y su socio Ivan Basso fomentan el lema que condujo la carrera del madrileño. Querer es poder. En ello están, a unos pasos del salto al World Tour (la primera división) después de siete años de aventura por la cantera del ciclismo español. 38 ciclistas, más de 20 integrantes en el staff, un autobús convertido en casa cuartel, tres coches, sede en Pinto y una estructura que crece cada invierno. Fran, el hermano de Contador, pilota las riendas.

La financiación del equipo procede de Kometa, un productor italiano de alimentación cárnica afincado en Hungría. Contador y Basso se han asociado a otras 23 marcas que impulsan la opción cierta de otro equipo español en el ciclismo profesional, además de Movistar.

Lo que no esperaban Contador ni Basso es la propuesta que surgió en la intervención del CEO de Kometa, Giacomo Pedranzini, quien habló de sintonía con el campeón español, valores sociales, impacto medioambiental, raíces de la agricultura y una vida saludable para «recuperar la esencia el ciclismo». «Este deporte tiene que cambiar, me dijeron Contador y Basso. Necesitamos recuperar el instinto de los corredores». Y lanzó la bomba Pedranzini: «Seremos el primer equipo que no usa los ordenadores en carrera (los potenciómetros)».

El anunció sorprendió a Contador, que no tenía ni idea del argumento. El Tour ya intentó sin éxito aplacar la monotonía del Sky y su perfecta herramienta de cálculo para evitar pájaras y medir en watios la capacidad real de sus corredores. Los potenciómetros son la biblia de todos los ciclistas. «Es un poco complicado erradicar los potenciómetros del ciclismo -señaló Contador-. Tal vez se refería a entrenar con ellos y competir sin ellos. Yo estoy de acuerdo con él que hay que restablecer el instinto del ciclista, pero habría que valorarlo despacio».

Jesús Hernández, exgregario de Contador, es el director deportivo del equipo continental. Matiza al respecto: «Comparto la opinión del patrocinador, pero hay que saber utilizar la tecnología para entrenar. Supongo que lo ha dicho para acabar con la hegemonía del Sky, que ha convertido el Tour en una carrera aburrida, en la que sabes quién va a ganar».