Alta tensión en Bilbao
Mirotic tapona una bandeja de Mumbrú - afp
euroliga

Alta tensión en Bilbao

Gescrap Bilbao y Real Madrid se enfrentan esta noche en la Euroliga, con la clasificación para cuartos de final en juego

Actualizado:

Será el tercer duelo en una semana y, sin duda, el más tenso de los todos. El pasado domingo se sentaron las bases para que la excitación se haya disparado antes del partido. El triunfo vasco en el Palacio durante el partido de Liga Endesa desató las primeras hostilidades sobre la misma pista de juego. Mirotic se encaró con Hervelle. Sergio Rodríguez con Aaron Jackson y se terminó formando un tángana que se trasladará esta noche ( 20.30 horas) al parquet de Miribilla.

La importancia del partido es tal que a ninguno le vale la derrota. Para el Madrid, un triunfo, podría ser, incluso, definitivo para su clasificación, mientras que los de Katsikaris necesitan ganar sí o sí para auparse a la segunda plaza del grupo y depender de sí mismos en el resto del Top 16.

Laso mantendrá hasta última hora la duda de Ante Tomic. El croata, lesionado en un pie, es uno de los jugadores más importantes del Real Madrid, más aún si tenemos en cuenta el buen momento de Banic. Sería un buen momento para evaluar si el regreso de Velickovic es definitivo y para que Reyes demuestre que no se le ha olvidado jugar de titular.

En cualquier caso, el duelo más esperado será el que protagonicen Aaron Jackson con Sergio Rodríguez y Sergio Llull. Los dos bases blancos tendrán la responsabilidad (y el marrón) de intentar parar a uno de los mejores bases de la liga. Su velocidad de movimientos desarboló al Madrid en el último partido de liga y por ahí llegará el peligro bilbaíno esta noche también.

El Unicaja, a por el milagro

Media hora antes ( 20.00 horas), el Unicaja se enfrentará al Montepaschi en Siena en busca de un triunfo que le permita seguir con vida en este Top 16. En el Palaestra de Siena solo ha ganado el el Unics Kazan esta temporada, donde el Montepaschi se muestra muy sólido. Además, las seis derrotas consecutivas del equipo de Chus Mateo no invitan al optimismo.