El luchador de muay thai gaditano Carlos Coello posa con dos cinturones
El luchador de muay thai gaditano Carlos Coello posa con dos cinturones - ABC
Muay Thai

Carlos Coello: «El muay thai te aporta serenidad para afrontar las situaciones malas de la vida»

El luchador gaditano atiende a ABC antes de su pelea este sábado en Ponferrada (León) por el título WMC, homologado por la Casa Real de Tailandia

Actualizado:

Entrenar duro, sin detenerse, lo demás llegará. Esta es una máxima que ha cumplido al pie de la letra Carlos Coello. El luchador gaditano, de 27 años, que se exilió al antiguo Reino de Siam hace ya unos años para forjarse una exitosa carrera en el muay thai. En diciembre de 2017 cumplió la promesa que le hizo a su madre y se proclamó campeón mundial WKN en Ponferrada. Ahora, medio año más tarde, busca su segundo título planetario, pero en este caso la empresa es más complicada, pues es WMC, de mayor prestigio y homologado por la Casa Real de Tailandia. Ante él tendrá a un experimentado peleador, procedente del país que es la cuna de este arte marcial. Poco antes de subirse al cuadrilátero para tratar de poner el nombre de España en lo más alto, atiende a ABC para analizar este crucial momento de su carrera.

Para alguien profano en la materia, ¿cómo definiría el muay thai?

El muay thai es conocido como el arte marcial de las ocho extremidades, porque en el arsenal de golpeo se permite el uso de codos, rodillas, puños y pateo. También se le llama de manera vulgar el arte del cuerpo a cuerpo y del pateo al medio porque son las dos partes que más puntúan a la hora de un combate. Al ser un arte marcial se diferencia de un deporte de contacto que no solo hay reglas de combate, sino que está muy enfocado en la religión y a la marcialidad. Hay danzas, rituales, amuletos para competir… En tailandés muay significa lucha y thai de Tailandia.

¿Cómo lleva la preparación para el Mundial?

Ha sido una preparación muy dura y larga. Llevo más de mes y medio desde mi última pelea en el All Star pues decidimos no coger ninguna más. Hemos entrenado con mucha cabeza potenciando la estrategia.

¿Qué diferencias existen entre el Mundial que ganó en Ponferrada y este que se llevará a cabo en el mismo emplazamiento?

Hay muchas. Lo primero es que el otro Mundial era una cuestión personal pues era una promesa que yo tenía. A nivel de tensión en la ocasión anterior tenía más estrés al ser la primera vez. Ahora la diferencia abismal son las siglas: en el primero, siendo un cinturón muy prestigioso no tiene nada que ver con este. Esta es considerada la mejor federación, solo están por encima los títulos de los grandes estadios en Tailandia. Este título está homologado por la Casa Real de Tailandia. Para un español poder disputar ese cinturón es muy importante.

Otra gran diferencia parece el rival.

Por supuesto. En el anterior era un portugués que tenía 50 combates un récord bastante bueno, pero ahora la cosa se pone más seria porque es un rival tailandés que me triplica en el número de combates, que ya nos hemos enfrentado anteriormente y me ganó. El reto es enorme.

¿Sientes una presión añadida por poner el nombre de España en la cima mundial y además el título está homologado por la Casa Real de Tailandia, donde usted reside?

Sinceramente no lo pienso. No me presiono más con ese hecho. Es un premio a la trayectoria que he llevado. Tengo 28 años y espero que no sea el último campeonato mundial que haga. Pasa lo que pase hoy voy a seguir compitiendo con la misma ilusión y esperando tener más oportunidad como esta.

Al ser un título en España, el apoyo será máximo, empezando por el club de fútbol de Cádiz, ¿no?

Yo me siento muy apoyado. Desde por el Cádiz C.F. como por el alcalde que siempre lo comparte en redes sociales. También entiendo que es en la otra punta de España, un viaje muy largo y a la gente le cuesta más desplazarse. Aun así tendré un grupo grande de seguidores tanto de Cádiz como de toda España. En Ponferrada me siento como en casa.

¿Qué cree que le falta para entrar en el ranking del Lumpinee, el estadio más prestigioso del muay thai en el mundo?

Pelear asiduamente en el Lumpinee. Para entrar en el ranking lo primero es tener un manager de allí. Luego tener buenos resultados. Perder o ganar no es tan importante allí, sino dar un buen espectáculo sobre todo para las apuestas en directo. Si mueves dinero, allí subes muy rápido. También está el hecho de que mi peso en Tailandia (57 kilos) es uno de los más competitivos. Nunca un extranjero ha estado en el ranking en mi peso.

¿Se ha sentido maltratado alguna vez en Tailandia por el hecho de ser extranjero?

No. Antiguamente era más difícil hacerte un hueco allí. Tenían mucho recelo con los de fuera. Pero hoy día creo que nos necesitan. Hacen eventos televisados semanales con el formato de moda que es el de un extranjero contra un tailandés y nos quieren para poder hacerlo. Cada vez hay más extranjeros que se quedan a vivir en Tailandia para tratar de hacerse un nombre y considero que cada vez se están abriendo más.

¿Qué consejero le daría a otros luchadores españoles para poder triunfar en este deporte?

Primero que se centren en su objetivo realmente. Si son competidores profesionales, por lo menos una vez en la vida deberían viajar al país que es la cuna de este deporte, para ver las diferencias existentes. A la gente le cambia la mentalidad sobre lo que es el muay thai cuando se vive desde dentro allí.

¿Qué valores considera que le han aportado esta disciplina?

Compañerismo y respeto. También me ha aportado mucha serenidad, estar siempre centrado. Cuando tienes situaciones malas en la vida, te ayuda a afrontarlas de mejor manera. A nivel físico te da coordinación, reflejos, fuerza, elasticidad…

Gracias a este deporte se ha hecho un gaditano universal. Le vimos recientemente haciendo el saque de honor en un partido de Copa del Rey entre el Sevilla y el Cádiz en el estadio Ramón de Carranza. ¿Qué relación tiene con el equipo de fútbol?

Me apoyan muchísimo. Yo empecé jugando al fútbol como muchas personas. Hice pruebas para las categorías inferiores del Cádiz. Sigo al equipo desde la cuna. He estado viajando hace años para seguir al equipo. Mi relación con ellos es desde que tengo sentido de la razón. Ahora a raíz de competir a nivel mundial y siempre llevar los colores de mi equipo cuando lo hago en cualquier parte, llamé la atención de la directiva y desde entonces me apoyan todo lo que pueden, me hicieron camisetas, siempre me comparten en las redes sociales… Para mí es muy importante porque la difusión que tiene el fútbol no la tiene el deporte que practico.

No sé si le da la sensación de que Cádiz ahora es una mini Tailandia. Me explico, en Tailandia usted es considerado alguien famoso, a los luchadores profesionales les paran por la calle, ahora en su tierra le empieza a ocurrir lo mismo. ¿Cómo lo lleva?

La verdad que después del pasado Mundial, que fue mi última visita en la que estuve solo dos semanas, noté un poco más la difusión que he tenido gracias al Cádiz y al alcalde. Como bien dices a lo mejor la gente estando en un bar estaban hablando de mí o me paran por la calle para hacerse alguna foto… Para mí que soy un atleta que vivo en Tailandia todo el día en chanclas y en shorts es muy extraño (risas). Me considero una persona reservada y no me gusta pensar que soy famoso. Eso sí es un deporte que debería estar mejor valorado.

Como muchas artes marciales es cierto que es una disciplina que está denostada. Pero, haciendo un poco de autocrítica, ¿qué necesita el muay thai para seguir avanzando?

Se necesita una unión. Hace relativamente poco ha entrado en la Federación oficial, por lo que es un paso importante. Necesitamos que todo el mundo que haga muay thai estemos unidos, para sacar mejor equipo cuando salgamos fuera del país con la selección española. De hecho este año ha sido el primero que ha estado becada para ir al Mundial. Hay que dejar los egos personales y mirar por el bien del deporte.

¿Y desde las instituciones cómo se podría impulsar?

Creo que dando mayor apoyo en los eventos. Que se faciliten las cosas y que puedan ir a verlos los menores, porque creo que en ellos crea una salud tanto física como psíquica muy importante. Siempre lógicamente entrenados bajo la tutela de un profesional que sepa trabajar con niños. No hay que poner tantos impedimentos a los eventos, ceder más instalaciones. A nivel televisivo necesitaríamos más difusión porque atrae gente que no conoce el deporte de manera experta, pero al ser un medio masivo atrae a grandes patrocinadores y colaboradores.

¿A quién le gustaría dedicar este cinturón?

Tengo varias personas. Me gustaría dedicárselo a todas las personas que me han apoyado, tanto fans como toda la prensa, donde tengo mucho apoyo. Luego a todos los patrocinadores que han hecho posible que se celebre este título, incluso empresas de mi ciudad que es muy difícil siendo el evento en Ponferrada. También a José Antonio, el niño al que le regalé mi cinturón WBC, que ha tenido un traspié en su recuperación de la leucemia y sigue luchando y estoy seguro que va a salir adelante de esta. A la madre de una amiga mía que me he criado con ella y falleció hace poco. Tengo a mucha gente ahora mismo en la espalda que me van a llevar en volandas cuando me falten las fuerzas para dar un puntito más y conseguir la victoria.