Frühbeck de Burgos sufre un vahído y acaba el concierto sentado
El director de orquesta español Rafael Frühbeck de Burgos - efe

Frühbeck de Burgos sufre un vahído y acaba el concierto sentado

Al final se levantó para recibir una gran ovación del público y caminó por su propio pie y con normalidad para abandonar del escenario, pero no hizo más salidas para saludar a los asistentes, como es habitual

Actualizado:

El director de orquesta español Rafael Frühbeck de Burgos sufrió un vahído este viernes por la noche mientras dirigía la Orquesta Sinfónica Nacional de Washington, en el Kennedy Center de la capital estadounidense. Frühbeck, de 80 años, no dejó en ningún momento de dirigir a los músicos, pero tuvo que hacerlo sentado durante los diez minutos finales del concierto, que duró más de dos horas. Al final se levantó para recibir una gran ovación del público y caminó por su propio pie y con normalidad para abandonar del escenario, pero no hizo más salidas para saludar a los asistentes, como es habitual. Kennedy Center tranquilizó luego al público indicando que el «venerable maestro», como lo había presentado el programa de mano, se encontraba bien.

El director que más veces se ha puesto al frente de la Orquesta Nacional de España había presentado un programa compuesto por piezas de Debussy y Rachmaninoff, con el plato fuerte de «El fuego brujo» de Falla, una de sus temas más repetidos, que había tenido como solita vocal a la mezzosoprano estadounidense Kelly O’Connor. Durante la última composición, «Pini di Roma», del músico italiano Respighi, Frühbeck comenzó a mostrar señales de cansancio. Mientras dirigía con la mano derecha, cada vez apoyaba más rato la izquierda en el barandilla del podio. De pronto pareció marearse. Una de las violinistas sentadas cerca de la puerta marchó a toda prisa para buscar asistencia y segundos después muchos de los músicos se levantaron de sus sillas con el reflejo de adelantarse hacia el podio al ver que el director sufría un vahío y podía caerse. En ese momento se llevaban dos horas y diez minutos de concierto, a cuya mitad había habido una pausa de un cuarto de hora. La música no se interrumpió y los diez minutos finales, básicamente el último movimiento de «Pini di Roma», Frühbeck dirigió con normalidad, pero sentado.

La velada se había alargado sobre el horario inicial previsto dado el éxito del pianista ruso Daniil Trifonov, que tras la larga ovación por su interpretación en la rapsodia de Rachmaninoff, ofreció un bis al público.

Frühbeck de Burgos ha sido director musical de orquestas de gran renombre, así como de la Deutsche Oper de Berlín. En la actualidad es titular de la Filarmónica de Dresde.