La Biblioteca Nacional muestra su legado wagneriano
Partitura de «Tristán e Isolda» - BNE

La Biblioteca Nacional muestra su legado wagneriano

La institución inaugura este martes una exposición dedicada al compositor alemán con parte de sus fondos, que se completa con una conferencia y la proyección de un filme de Fritz Lang

Actualizado:

La Biblioteca Nacional se ha querido sumar a las celebraciones del bicentenario del nacimiento de Richard Wagner con la organización de una exposición con algunos de sus fondos, demostrando así la pasión que suscitó este compositor en Madrid, frente al arraigo y seguimiento que tuvo en otras partes de España, como en Barcelona.

La muestra, que se inaugura este martes y se podrá ver hasta el 8 de diciembre, incluye nueve piezas, seleccionadas por José Carlos Gosálvez, entre más de las doscientas que se encuentran despositadas en el Departamento de Música y Audiovisuales de la biblioteca. «Queríamos aprovechar esta conmemoración para difundir que tenemos una biblioteca wagneriana excelente, que es la que en su día formó la Asociación Wagneriana de Madrid», explica a ABC Gosálvez. Una asociación que nació como consecuencia del gran interés que floreció a finales del siglo XIX y principio del XX por la música de Wagner, y que alumbró numerosas asociaciones.

Contra la cultura alemana

La de Madrid se constituyó en 1911, coincidiendo con una representación de «Tristán e Isolda». «Había entonces una tertulia wagneriana que se constituyó en asociación pero que duró pocos años, hasta 1915. Desapareció como consecuencia de la fuerte polarización producida en la sociedad española tras la I Guerra Mundia, entre los partidarios de Alemania y de los Aliados. Hubo una corriente contra la cultura alemana que acabó con la asociación», indica Gosálvez.

Casi un siglo después, la asociación volvió a reunirse hace unos años, y a retomar sus actividades, entre ellas esta exposición. «Para ella se ha seleccionado un número muy reducido de piezas, que son especialmente interesantes desde un punto de vista iconográfico. Por ejemplo hay una edición francesa sobre un libro de caricaturas de Wagner, de finales del siglo XIX». También hay partituras, alguna biografía y algunos libros publicados por la Asociación Wagneriana a principios del siglo XX.

Si bien en España siempre ha destacado más el peso de la Asociación Wagneriana de Barcelona como baluarte de este compositor en nuestro país, Gosálvez subraya que «el wagnerianismo en Madrid siempre fue muy importante». Algo que defenderá en una conferencia la especialista en el tema Paloma Ortiz de Urbina, en la que también participará Isabel Lozano, responsable de los archivos personales del Departamento de Música y Audiovisuales, para hablar del legado de la histórica Asociación Wagneriana de Madrid (1911-1915).

Monografía de Liszt

«El legado de Wagner ingresó en la Biblioteca Nacional por donativo y además estaba así recogido en los estatutos de la asociación, en caso de que desapareciera», indica Lozano. En cuanto al contenido, afirma que no solo se circunscribe a obras musicales de Wagner, «tanto en soporte impreso como en manuscrito –algunas de ellas están llenas de marcas de interpretación y señales de dinámicas–», también obras sobre el compositor, «como estudios críticos sobre él y biografías». Y destaca la existencia de una monografía sobre «Tannhaüser» y «Parsifal» hecha por Liszt, compositor, pianista y suegro de Wagner (se casó con su hija Cosima).

Desde los inicios de la formación de la asociación madrileña hubo interés por crear una biblioteca, y para ello «localizaron una biblioteca wagneriana en París. No hemos podido saber de dónde procede esa biblioteca, pero sí que habían sido editados dos ejemplares que venían de allí, y los hemos localizado. Uno de ellos –indica– contenía una carta autógrafa de Liszt dirigida a un libretista. Eso está conservado en el servicio de manuscritos, como un manuscrito reservado porque está en muy estado». También se conserva una carta del propio Wagner, «dirigida a un amigo».

La celebración en la Biblioteca Nacional incluye también la proyección, el día 25 de octubre, del filme de Fritz Lang «Los nibelungos».