Piper Charmed en «Orange is the new black», el alter ego de la autora Piper Kerman
Piper Charmed en «Orange is the new black», el alter ego de la autora Piper Kerman - Paul Schiraldi

De «El Quijote» a «Orange is the new black»: novelas que fueron inspiradas en la cárcel

Escribir entre rejas ha supuesto para muchos autores un antes y un después en sus vidas y sus obras

Actualizado:

Son muchos los que saben que Miguel de Cervantes ideó gran parte de su obra «El Quijote» preso. La cárcel ha sido fuente de inspiración para grandes literatos, y cuando no, la estancia entre rejas de delincuentes propició su conversión a escritores, plasmando sobre el papel sus memorias carcelarias. Ejemplo de esto último es el caso de Piper Kerman, una autora que fue arrestada por contrabando de drogas y blanqueo de capitales. Esa experiencia le sirvió para escribir el libro «Orange is the new black», relato que inspiró a la productora Lionsgate Televisión a crear la serie homónima y que se emite actualemente en Netflix.

Como ellos, grandes autores escribieron en la cárcel como pudieron. Oscar Wilde fue acusado por conducta homosexual en 1875 y condenado a dos años de trabajos forzados. En ese periodo escribió una extensa carta a su amante Lord Alfred Douglas, bajo el título «De profundis». Y durante su exilio en Francia relató la experiencia de ver a un hombre ser ejecutado en uno de los poemas más representativos del autor, «Balada de la Cárcel de Reading».

«Pues quien vive más de una vida, más de una muerte ha de morir»

Fotografía de Oscar Wilde
Fotografía de Oscar Wilde - ABC

Wole Soyinka, el primer africano en conseguir el premio Nobel de Literatura, fue encarcelado 22 meses durante la guerra civil de Nigeria, acusado de conspiración. En 1972 se exilió voluntariamente, y ese mismo año escribió un conmovedor libro relatando su experiencia: «El hombre ha muerto».

También encontramos ex convictos y prófugos de la justicia, como Jean Genet, Jack Abbott o Anne Perry. Jean Genet fue un novelista, poeta y dramaturgo francés cuya principal obra es un grito de rebelión contra la sociedad y sus costumbres. Entró y salió de la cárcel acusado de diversos delitos como robo, falsificación, mendicidad y conducta impúdica y obscena. Durante su estancia en prisión escribió «Santa María de las Flores» y el poema «Le condamné à mort» («Los condenados a muerte»). Jack Abbott fue un escritor y criminal estadounidense. Mientras cumplía condena por falsificación, atraco bancario y homicidio, se escribía con el escritor Norman Mailer sobre sus experiencias y su visión de un sistema penitenciario brutal e injusto. Esas cartas se recogieron en un libro que publicó Abbott en 1981: «In the Belly of the Beast».

La autora Anne Perry, antes conocida como Juliet Hume, mató a la madre de su mejor amiga a golpes cuando era menor de edad. Pasó cinco años en prisión y cuando salió se cambió el nombre y se convirtió en la gran escritora de misterio, asesinatos y detectives por la que se le conoce hoy. Su primera novela, «El verdugo de la calle Carter» se publicó bajo el seudónimo de Perry en 1979.

Anne Perry en la décima edición de BCNegra, el encuentro literario de suspense
Anne Perry en la décima edición de BCNegra, el encuentro literario de suspense - INES BAUCELLS

Pero en la literatura universal no solo se ven entre rejas delincuentes de delitos menores, también hay asesinos en serie, como el austríaco Jack Unterweger, que fue detenido por estrangular a una prostituta. Durante su estancia en prisión escribió numerosos cuentos, poemas, obras de teatro y su autobiografía «Fegefeuer – eine Reise ins Zuchthaus». Salió en libertad tan solo seis años después gracias a una campaña de intelectuales y políticos que le veían como un ejemplo de rehabilitación. Tras su puesta en libertad cobró gran notoriedad como escritor, pero a los nueve meses volvió a matar. Fue condenado a cadena perpetua por las muertes de otras 11 víctimas y al conocer el veredicto se suicidó.

Otra mujer delincuente y escritora es Florence Cassez. Fue condenada a 60 años de prisión en 2007 por delitos de secuestro y posesión ilegal de armas de uso militar. En 2013 fue liberada por un fallo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el máximo tribunal de México, tras habérsele concedido un amparo por votación. Su extradición a su país natal supuso un conflicto diplomático entre México y Francia. En sus memorias, «A la sombra de mi vida», la francesa presuntamente involucrada con la banda de secuestradores «El Zodiaco» pide al lector en sus primeras líneas que «me concedas el beneficio de la duda, al menos durante la lectura, y que leas sin prejuicios, sin ideas preconcebidas». Su novela sirvió a Jorge Volpi, ganador del premio Alfaguara, para contar la historia del exnovio de Cassez, Israel Vallarta, que aún sigue en prisión.

Por último, el asesino imprudente William Burroughs. El escritor estadounidense huía a México cuando, bajo los efectos del alcohol y las drogas, disparó a su mujer. Prófugo de la justicia, es considerado una de las figuras principales de la «Generación Beat». Su novela más representativa, «El almuerzo desnudo» está compuesto por capítulos que pueden leerse en cualquier orden, creando historias distintas en un mismo libro.