El escritor japonés Haruki Murakami, en una de sus escasas comparecencias ante la prensa
El escritor japonés Haruki Murakami, en una de sus escasas comparecencias ante la prensa - REUTERS

Murakami: «Es inmoral reactivar las centrales nucleares»

El escritor japonés, poco dado a hablar con los medios de su país, ha concedido una entrevista a la agencia Kyodo

Actualizado:

El escritor japonés Haruki Murakami (Kioto, 1949) considera «inmoral» que Japón reactive sus centrales nucleares mientras haya problemas que puedan causar una crisis como la de Fukushima, según recoge una entrevista con la agencia Kyodo.

«Creo que es inmoral reactivar las centrales nucleares mientras todavía hay riesgos estructurales», aseguró el eterno candidato al Nobel de Literatura, que en raras ocasiones habla con los medios japoneses. El debate surge en un momento en el que Japón ha decidido reactivar algunas de sus central tras el apagón nuclear de 2011.

El novelista nipón ya mostró su postura antinuclear cuando recogió en Barcelona el Premio Internacional Catalunya en 2011, justo después de la crisis nuclear de Fukushima, la más grave de la historia junto a la de Chernóbil, en 1986. El autor de «Tokio Blues (Norwegian Wood)» apuntó que el nuclear es «un problema que no se puede resolver por los méritos de la eficiencia económica», y que incluso un país como Alemania, «que no tiene terremotos ni tsunamis», decidió descartar sus plantas porque son «peligrosas«.

Murakami, el más popular de los escritores contemporáneos japoneses, vuelve a estar en el panorama mediático tras abrir un consultorio online para sus lectores en enero. Durante dos semanas, el escritor y traductor recibió unos 40.000 comentarios, «el cuádruple de lo que pensaba». La cifra no amilana al autor de «Kafka en la orilla», quien mostró su intención de contestar a todos. «Va a ser duro, pero tengo que hacerlo», confesó el novelista.

El autor nipón recordó en la entrevista el trabajo realizado para escribir el ensayo «Underground» (1997), que se publicó por primera vez en español el pasado noviembre, en el que recoge el testimonio de víctimas del atentado con gas sarín perpetrado por la secta Aum Shinrikyo (Verdad Suprema) en el metro de Tokio hace 20 años. Murakami reconoció que, tras realizar ese trabajo, desarrolló un «sentido natural» que le hace ver que cada persona «tiene sus historias y vive su vida lo mejor que puede».

«Siento lo mismo en las interacciones por correo electrónico con mis lectores ahora, y precisamente por eso quiero contestarles con cuidado y honestamente», dijo. Durante su entrevista con la agencia nipona, el autor de la trilogía «1Q84» también habló sobre su mundo literario, el terrorismo y las relaciones de Japón con sus vecinos asiáticos. «Nada bueno puede salir de ser hostiles los unos con los otros», declaró Murakami, quien cree que Japón «no puede aceptar abiertamente» el desarrollo de las emergentes China y Corea del Sur, sobre las que tradicionalmente ejerció una posición dominante.