Fotografías de Thomas Ruff en el lugar donde el martes colgaban los «presos políticos» de Santiago Sierra
Fotografías de Thomas Ruff en el lugar donde el martes colgaban los «presos políticos» de Santiago Sierra - MAYA BALANYÁ

Ifema pide disculpas y dice que «no hubo mala fe en esta acción»

Clemente González Soler firma un comunicado sobre la retirada de la obra de Santiago Sierra del estand de Helga de Alvear

MadridActualizado:

A caballo entre el vodevil, la comedia de enredo y el teatro del absurdo (Ionesco se hubiera puesto las botas con esta historia), el culebrón Sierra/Helga de Alvear/Ifema continuaba ayer con un nuevo capítulo en prime time. Una hora antes de la inauguración oficial de la feria había mucho movimiento de las autoridades de Ifema en la sala Vip, a la que no era posible acceder a esas horas. Se estaba cociendo el borrador de un comunicado de disculpa, al que daban el visto bueno las distintas partes que componen Ifema (Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, Cámara de Comercio y Fundación Montemadrid) y que llegaría a los medios horas después. José Guirao, vicepresidente de la Junta Rectora de Ifema, reconocía que lo sucedido «ha sido un error y hay que remediarlo de la mejor manera posible».

Un joven pasa ante una pintura de Alex Katz
Un joven pasa ante una pintura de Alex Katz - MAYA BALANYÁ

De plató televisivo a un circo de tres pistas

El estand de Helga de Alvear, convertido ayer en un improvisado plató televisivo. Había redactores entrando en directo en programas informativos de todas las cadenas (en primera fila, La Sexta; no en vano, la obra de Sierra la ha adquirido un socio de Mediapro). El fotógrafo alemán Thomas Ruff no se ha visto en otra, con sus obras –que sustituyen a las de Sierra en el estand de Helga de Alvear– apareciendo como telón de fondo en todas las conexiones. Solo faltaba entrevistar al señor del rodillo.

Aquello parecía un circo de tres pistas. Lorena Ruiz Huerta, portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, protagonizaba una «performance»: lleva la boca amordazada y una camiseta con el lema «No somos delito», colectivo contra la ley mordaza. Uno de los números estrella de este espectáculo circense fue un truco de escapismo: la «espantá» de Carmena en la inauguración de ARCO como protesta. La alcaldesa apareció por arte de magia en Art Madrid. Un número digno de Houdini. José Luis Martínez-Almeida, portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid, ve «inaceptable que Carmena no venga a la inauguración de ARCO y aproveche en su beneficio un rédito político de esta polémica. Hoy era el día para estar aquí en apoyo de la feria».

Obra de David Salle en ARCO
Obra de David Salle en ARCO - MAYA BALANYÁ

González Soler: «Aceptamos las críticas recibidas»

Ifema hace al fin público un comunicado, que firma Clemente González Soler, presidente de su Comité Ejecutivo: «Ante el malestar que haya podido generarse en esta edición de la feria, es del máximo interés de Ifema señalar que, de acuerdo con las normas que rigen en el desarrollo de la feria ARCO, el único órgano competente en la evaluación de los contenidos es su Comité Organizador, una potestad en la cual nos reafirmamos. En este sentido, lamentamos y pedimos sinceras disculpas ante la controversia que se ha producido consecuencia de la petición a una galería para la retirada de una obra, que en ningún caso perseguía ejercer ninguna censura a la creación, aun cuando la percepción pública haya sido ésta. No hubo mala fe en esta acción, y aceptamos las críticas recibidas, comprendiendo que debemos evitar en el futuro cualquier circunstancia de esta naturaleza».

Obra de Jenny Holzer en ARCO
Obra de Jenny Holzer en ARCO - MAYA BALANYÁ

«Todos hemos hecho el ridículo, yo la primera»

Acudimos al estand de Helga de Alvear para conocer la valoración de la galerista. Parecía el camarote de los hermanos Marx. Para que luego digan que las galerías de arte en España están vacías. ¿Cómo valora el comunicado?, le preguntamos a la galerista.«Bla, bla, bla... Me dijeron que querían volver a colocar la obra y aquí no dice nada. Lo dejamos como está y punto. Me da igual volver a colgarla porque está vendida». Al parecer, se barajó esa posibilidad. Eso sí, insiste Helga en que cuelguen los retratos los mismos que los descolgaron:«Así se darán cuenta del ridículo que han hecho y no volverá a ocurrir». Pero, finalmente, se impuso la cordura y el señor del rodillo no tuvo que volver a aparecer. Aterra la idea de quedar atrapados en el Día de la Marmota.

«Acepto las disculpas», dice la galerista, quien reconoce que el miércoles le llamó González Soler. «Quería quedar a comer conmigo, pero le dije que yo ya había comido. Me dijo que sentía lo que había pasado». Helga de Alvear entona el mea culpa: «Todos hemos hecho el ridículo, yo la primera».

Obra de Susana SOlano en ARCO
Obra de Susana SOlano en ARCO - MAYA BALANYÁ

Jesús Silva con Maduro... e Ifema con Sierra

Nos detenemos a saludar al embajador de España en Venezuela, Jesús Silva, expulsado del país por el Gobierno venezolano, que también tiene lo suyo. Ifema, a Santiago Sierra, y Silva, a Maduro. Cada cual con su cruz a cuestas. Silva fue la mano derecha de Miguel Ángel Cortés cuando éste era secretario de Estado de Cultura. Recordaba ayer cuando Sierra fue elegido para exponer en el pabellón español en la Bienal de Venecia. Allí dijo Cortés su célebre frase: «El límite del arte es el Código Penal».

Las reacciones seguían llegando a borbotones. «El mal ya está hecho», comparten muchos. Para el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, «el remedio ha sido peor que la enfermedad». En la misma línea, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, cree que retirar de ARCO la obra de Sierra tan solo ha conseguido darle «mayor protagonismo». Para Albert Rivera, «fue un error», mientras que Margarita Robles pasó del «todo lo que ayude a bajar la tensión hay que valorarlo positivamente» del miércoles a «la libertad de expresión está siempre por encima de todo» de ayer. Mientras tanto, el circo seguía su función. «The New York Times», criticando a España por falta de libertad de expresión; ERC, proponiendo retirar las ayudas públicas a ARCO y el Museo de Lérida, subiéndose en marcha al carro. A falta de obras de Sijena, buena es la pieza de Sierra. Están viendo con Tatxo Benet, dueño de la obra, cuál es el lugar idóneo.

José Manuel Ballester ha vaciado de figuras el «Guernica»
José Manuel Ballester ha vaciado de figuras el «Guernica» - ISABEL PERMUY

Y, aunque no lo parezca, hay una feria de arte

A estas alturas de la película, perdón de la feria, no hemos hablado aún de ella. Marlborough ha vendido dos obras de Antonio López: una de sus primeras vistas de Madrid, del 57, y su última pintura de flores, de 2017. En Pilar Serra, José Manuel Ballester vacía de figuras el «Guernica» y cuatro goyescos «Desastres de la Guerra», que resitúa en Irak, Siria, Afganistán y Yemen. Álvaro Alcázar reivindica la escultura en su estand, Barceló exhibe sus pinturas escultóricas en Elvira González y Alberto de Juan (Max Estrella) saca por vez primera al mercado obras de Val del Omar.