Plácido Arango, en el Museo del Prado
Plácido Arango, en el Museo del Prado - ÁNGEL DE ANTONIO

Plácido Arango dona al Museo del Prado 25 obras de quince artistas de su colección

El expresidente del Patronato de la pinacoteca tiene derecho al usufructo vitalicio de estos lienzos firmados por Zurbarán, Pedro de Campaña, Luis de Morales y Valdés Leal, entre otros pintores, y cuatro litografías de Goya

Actualizado:

Pese a que el Gobierno finalmente no aprobó la prometida ley de Mecenazgo, tan demandada por el sector -la cosa quedó simplemente en beneficios dentro de la reforma fiscal-, algunos de nuestros mejores coleccionistas siguen apostando por su labor de mecenas en las grandes instituciones culturales de nuestro país. Es el caso del Museo Reina Sofía, al que personas como Soledad Lorenzo o Patricia Phelps de Cisneros, por citar solo dos ejemplos, han donado obras de sus colecciones. También ha ocurrido lo mismo en el Prado. En enero de 2013 su Patronato aprobaba una importante donación de obras de la Colección Várez Fisa al museo: doce piezas –de 1200 a 1500–, valoradas en 22.780.000 euros. A ellas habría que sumar otras dos obras de esta colección que se habían donado anteriormente. En total, catorce, tasadas en unos 25 millones de euros por una comisión especializada. La Sala 52 A del Prado luce en lo alto de su entrada el rótulo Sala Várez Fisa. Pero antes ya había habido muy importantes donaciones al museo: las de Ramón Errazu, Pablo Bosch, Pedro Fernández Durán y Francesc Cambó, entre otros.

El Patronato del Prado, en su reunión plenaria celebrada hoy -donde se han incorporado, como nuevos patronos, Sir John Elliot y el marqués de Santa Cruz-, ha aceptado la propuesta de donación que ha hecho el que fuera presidente del órgano rector de la pinacoteca entre 2007 y 2012, Plácido Arango. Se trata de 25 obras de su colección de pintura antigua, que enriquecen las colecciones del museo, especialmente en pintura española y en trabajos de artistas europeos que trabajaron en España entre los siglos XVI y XIX. Destacan nombres como Zurbarán, Antonio del Castillo, Mateo Cerezo, Valdés Leal, Luis de Moralesy Goya. Cuatro de ellos ingresan por vez primera en el Prado. Es el caso de Pedro de Campaña, Felipe Pablo de San Leocadio, Francisco Barrera y Francisco López Caro.

De los quince artistas representados, seis lo hacen con más de una obra. Además, varias de las piezas donadas se centran en los temas de la Inmaculada Concepción y San Juan Bautista. Aunque en su mayoría las obras fueron pintadas en España, casi todas fueron adquiridas en el extranjero y ahora regresan para enriquecer el patrimonio histórico artístico español. Las obras se irán exhibiendo en el museo en reducidas selecciones, siempre integrándose en las colecciones del Prado a las que pertenecen. La primera selección (unas diez obras) podrá verse a partir del próximo día 7.

Empresario y coleccionista

Hijo de emigrantes asturianos nacido en Tampico, México, en 1931, Plácido Arango fijó su residencia en 1965 en España. Es fundador del Grupo Sigla S. A., que en el año 2000 pasó a denominarse Grupo Vips. A su faceta de empresario une una destacada labor como coleccionista y mecenas de arte. Atesora una de las mejores colecciones del mundo, con joyas de maestros antiguos como Goya, Zurbarán, El Greco..., que se extiende hasta el arte contemporáneo. Entre otras donaciones al museo, destaca la que hizo al Museo del Prado en 1991 de la primera edición de los «Caprichos» de Goya.

Académico de Bellas Artes, fue presidente de la Fundación Príncipe de Asturias. Es hijo adoptivo de Asturias, ha formado parte de los Patronatos de numerosas instituciones culturales españolas y extranjeras y ha sido reconocido con distinciones como la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio, la Gran Cruz de Isabel la Católica, la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil, el premio Juan Lladó y la Medalla de Oro del Spanish Institute de Nueva York, entre otras.

Arango conoce muy bien el Prado desde hace años. En 1986 fue nombrado vocal del Patronato y reelegido dos años más tarde. El entonces director, Alfonso E. Pérez Sánchez, le pidió su colaboración y se convirtió en un buen asesor y consejero. Es menos conocido el papel que desempeñó en la restauración de «Las Meninas» en 1984. La llevó a cabo John Brealey, jefe del Departamento de Restauración del Metropolitan Museum. Arango, vocal del Patronato del museo neoyorquino desde hace muchos años, ofreció apoyo no sólo logístico, sino también económico, en la restauración del mayor tesoro del Prado. Contribuyó a su financiación. El 26 de julio de 2007 se incorporó como presidente de su Patronato, en sustitución del fallecido Rodrigo Uría. Se mantuvo en el cargo hasta julio de 2012, cuando fue sustituido por José Pedro Pérez-Llorca. Arango es patrono de honor de la pinacoteca.