Isabel Allende
Isabel Allende - EFE

Isabel Allende: «Hoy se ven síntomas muy similares a los que provocaron el surgimiento de Hitler, Mussolini o Franco»

La célebre autora, la más vendida en lengua española, ha presentado en Madrid su última novela, «Largo pétalo de mar»

Actualizado:

Dice Isabel Allende, con esos 76 años que guarda a saber dónde, que el paso del tiempo va eliminando la «hojarasca» de la vida y se va quedando lo «esencial». Quizás por eso no tenga pelos en la lengua y sí mucho buen humor, que ha sustituido a cualquier forma de pudor. ¿Qué hay del amor en la vejez? «Mis nietos no quieren ni oír hablar de eso, les da una vergüenza espantosa (…) Puede haber pasiones locas a cualquier edad, pero encuentro muy difícil amar cuando uno ha vivido mucho con una persona. Mis padres vivieron juntos 65 años… Qué cosa tan aburrida. Mucho mejor es cambiar de marido con frecuencia. Yo soy de amores largos, a mí uno cada 20 años me queda bien», ha comentado en el mejor momento de su rueda de prensa en Madrid, coreada por las risas de los asistentes.

La autora se encuentra en Madrid promocionando su nuevo libro, «Largo pétalo de mar» (Plaza & Janés), su primera incursión novelística en la Guerra Civil. Su aproximación es a través del exilio en Chile, donde tanta relevancia tuvo Pablo Neruda, que fletó el Winnipeg y salvó, así, a más de dos mil españoles. «Me enteré de esta historia cuando era chica, en casa de mi abuelo. Tuve poco que inventar», ha reconocido. Con esa excusa ha vuelto a sumergirse en uno de los temas que más le interesan últimamente: la inmigración, que le toca de forma directa a través del trabajo de su fundación. Pullita ahí, por cierto: «La mayoría de los escritores tienen fundaciones para proteger su obra. Hay que ver la vanidad de eso».

«En la fundación han hecho varios viajes recientes a la frontera. El gobierno de Trump ha hecho imposible pedir asilo, ha hecho de la situación en la frontera prácticamente un genocidio», ha aseverado la célebre escritora, que reside desde 1987 en California. Por desgracia, dice, «rara vez la inmigración es bien recibida». «Este sentimiento antiinmigrante que hay en el mundo no es nuevo, ha existido siempre. Siempre hay una parte de la población que se ve amenazada por el cambio… El problema se va a agravar mucho con el cambio climático, cuando empiece a haber refugiados del clima», ha vaticinado.

Preguntada por el panorama político actual, ha responido: «Me preocupa. He estado leyendo mucho sobre los comienzos de la Segunda Guerra Mundial y se ven síntomas muy similares a los que provocaron el surgimiento de personajes como Hitler, Mussilini o Franco. Se ven surgir hoy de esos mismos síntomas, ese sentimiento de cerrar fronteras, de cerrarse, en vez de unirse». «Hay siempre una tendencia a olvidar el pasado», ha apostillado.

Hace 45 años que aparecieron sus primeros libros publicados, y desde entonces hasta hoy lo que ha cambiado en ella es el oficio. Antes, ha confesado, pensaba que cada obra «era un regalo del cielo»: «Ahora sé que si trabajo puedo escribir de cualquier cosa. Menos de fútbol, claro».

También sabe, por supuesto, que es la autora en español que más vende en este planeta: 74 millones de ejemplares, según su editorial. ¿Qué opina de esos prejuicios con los que se mira a los autores más vendidos? «El prejuicio proviene de otros colegas que sienten que uno les ha quitado oxígeno. No viene nunca de los lectores (…) Para mí el premio mayor de los muchos que he recibido es la lealtad de los lectores. No siento que por el hecho de vender más tenga que estar avergonzada. El trabajo que le pongo a cada libro es muy serio», ha zanjado.