La vicepresidenta Carmen Calvo, durante su comparecencia ante la Comisión de Igualdad en el Congreso
La vicepresidenta Carmen Calvo, durante su comparecencia ante la Comisión de Igualdad en el Congreso - EFE

El Gobierno encarga a la RAE un estudio para adecuar la Constitución a un lenguaje «inclusivo»

Así lo ha revelado la vicepresidenta Carmen Calvo durante una comparecencia ante la Comisión de Igualdad en el Congreso

MadridActualizado:

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, ha encargado a la Real Academia Española (RAE) un estudio sobre «la adecuación» de la Constitución española a un lenguaje «inclusivo, correcto y verdadero a la realidad de una democracia que transita entre hombres y mujeres».

Durante una comparecencia ante la Comisión de Igualdad en el Congreso de los Diputados en la que ha explicado las líneas generales de su departamento, Calvo ha apuntado que «en cuanto» este informe esté terminado lo llevará ante dicha comisión y también a la comisión constitucional.

Según ha manifestado, este estudio es «independiente» al análisis del contenido de la Carta Magna y de abordar una reforma constitucional. «Independientemente de esta reforma, será necesario empezar por tener un texto que nos incluya a las mujeres», ha declarado.

Calvo sostiene que la redacción de la Constitución en masculino «se corresponde» con una sociedad de «hace 40 años» y cree que «hablar en masculino» traslada al cerebro solamente «imágenes masculinas». En este sentido, ha recordado que en la toma de posesión de los ministros y ministras del Gobierno de Pedro Sánchez a muchas de ellas les «costó trabajo prometer como ministros» precisamente porque son mujeres.

El informe no estará listo al menos hasta octubre y será «un trabajo serio y despolitizado», según adelantó a EP Darío Villanuev, director de la RAE. Villanueva recibió el pasado 9 de julio una llamada de Vicepresidencia en la que, en una conversación de siete minutos, se solicitaba a la institución un informe sobre «aspectos lingüísticos» de la Constitución.

La disponibilidad de la RAE

Villanueva trasladó entonces la «disponibilidad absoluta» de la RAE para elaborar el informe, si bien solicitó una petición formal por escrito para «saber cómo actuar». La RAE comenzará a «trabajar inmediatamente», en cuanto llegue la petición formal y, previsiblemente, pondrá en marcha una comisión que trabajará en este asunto «sin perder tiempo alguno».

No obstante, la «última decisión» sobre el informe le corresponderá al pleno de la RAE, que es donde se debatirá el documento tras su salida de la comisión y que no volverá a convocarse hasta octubre, por lo que al menos en ese plazo no se aprobará el informe. «Es un plazo normal, hay que tener en cuenta que se trata de revisar lingïsticamente toda la Constitución», ha defendido.

«Estoy convencido de que esa petición no va incluir ninguna directriz. Ellos piden un informe, pero nosotros contestamos conforme lo que a la Academia le parezca que tenga que ser: un trabajo riguroso, serio y despolitizado, desde el punto de vista lingüístico y gramatical», ha apuntado Villanueva.

Así, ha reiterado que la respuesta de la RAE será «conforme a la doctrina lingüística» de esta institución. «Responderemos con lo mejor que sepamos: no cabe pensar que nos vamos a apartar de lo que ha sido la tradición gramatical ortográfica y lexicográfica desde hace más de 300 años, que ha ido evolucionando y se ha puesto al día», ha apuntado.