De izquierda a derecha, Benita Ferrero-Waldner, Rafael Ansón, Javier Catalá, Javier Cremades, Octavio Llamas, Mario Sandoval
De izquierda a derecha, Benita Ferrero-Waldner, Rafael Ansón, Javier Catalá, Javier Cremades, Octavio Llamas, Mario Sandoval

Cocineros y abogados se unen por una Ley Integral de la Gastronomía

El primer impulso para una nueva regulación es el Congreso Internacional de Derecho y Gastronomía que se celebra en el seno del congreso de innovación en hostelería HIP, y que aborda temas como los derechos de autor en la cocina, la regulación de los «stagiaires» o cocineros en prácticas, la protección de los derechos alimentarios de los consumidores...

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La falta de regulación en el sector gastronómico pese a su importancia económica y cultural ha llevado a sus profesionales a aliarse con abogados para impulsar una Ley Integral de la Gastronomía, cuyo primer paso es la celebración del Congreso Europeo de Gastronomía y Derecho, el primero de su categoría a nivel mundial.

El encuentro se celebra hoy, en el seno del congreso de innovación en hostelería HIP, en Madrid, y tras la inauguración a cargo del ministro de Justicia, Rafael Catalá, se organizan cuatro mesas redondas en las que juristas y cocineros debaten los asuntos que más preocupan al sector como punto de partida de una iniciativa que tendrá continuidad en el tiempo.

Organizado por la Asociación de Amigos de la Real Academia de Gastronomía, el despacho Cremades & Calvo-Sotelo y la Federación de Cocineros y Reposteros de España (Facyre), abordan temas tan destacados como la aplicación de los derechos de autor a la cocina, la regulación de los «stagiaires» o cocineros en prácticas, la protección de los derechos alimentarios de los consumidores y la necesidad de impartir educación alimentaria como una materia más dentro del currículo escolar.

En representación del sector de la gastronomía intervienen profesionales tan destacados como los cocineros Pedro Larumbe, Juan Antonio Medina, Roberto Capone o Mario Sandoval, presidente de Facyre (Federación de Asociaciones de Cocineros y Reposteros de España, con casi 9.000 asociados en España). A juicio de este último, es importante que «se inicie un proceso de protección a la gastronomía, a los autores y a la comida española, como la tapa, y también a nuestras costumbres y nuestra cultura que es lo que defendemos cada día en nuestros restaurantes».

Programa estable

Durante la celebración del congreso intervienen un numeroso grupo de juristas en las mesas moderadas por Carlos de la Mata, Marta Iranzo, Rafael Fernández Montalvo o Juan Ortíz Úrculo. El presidente de la firma de abogados Cremades & Calvo-Sotelo ha explicado que: «Queremos crear una especie de ''lobby'' para que el legislador español acompañe a la industria gastronómica y a sus líderes, crear un programa estable de estudio del derecho de la gastronomía que dirigirá el exministro César Antonio Molina y mantener anualmente este congreso para que sea un poso de reflexión».

Según Javier Cremades, otra tarea pendiente del legislador en España, tras la declaración de la dieta mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2010, es protegerla como Bien de Interés Cultural para «blindarla de iniciativas extravagantes de un ayuntamiento o un parlamento autonómico», iniciativa que se trasladará a los grupos parlamentarios.

El letrado ha expuesto que España, que «junto con Francia tiene la primera industria gastronómica del mundo», «debe avanzar más en su legislación, porque no tiene una ley específica para proteger a cocineros y consumidores», por lo que espera que este I Congreso Europeo de Gastronomía y Derecho sirva para promover una Ley Integral de la Gastronomía.

El presidente de la Real Academia de Gastronomía, Rafael Ansón, ha asegurado que el Ministerio de Justicia se ha comprometido a «estudiar las conclusiones» de este congreso, que también se enviarán a Bruselas.