Don Felipe entrega a Fernando del Paso el Premio Cervantes - G3ONLINE

El Rey agradece a Fernando del Paso «su testimonio de amor a nuestro idioma»

Los Reyes han presidido la entrega del Premio Cervantes al escritor mexicano Fernando del Paso

ALCALÁ DE HENARESActualizado:

Esta vez sí se rindió homenaje a Cervantes, al premio que lleva su nombre y al idioma español. Es más, a las palabras se sumaron los símbolos, y el premiado, el escritor mexicano Fernando del Paso, lució los colores de la bandera de España, rojo y amarillo, en su corbata. Sentado en silla ruedas, no vistió chaqué, pero lució un elegante traje de chaqueta azul de rayas diplomático. «Muchas gracias», le dijo el Rey, «por todo lo que su obra nos aporta, nos deleita e interroga, y por su testimonio de amor a una lengua y a una tradición literaria que hoy honramos».

Una vez más, los Reyes han presidido en la mañana de este sábado la entrega del Premio Cervantes en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, a la que también asistió el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que no coincidía en un acto público con Don Felipe, aparte de las rondas de consulta, desde hace tres meses. En concreto, desde el 6 de enero, cuando asistieron a la celebración de la Pascua Militar en el Palacio Real. Junto a ellos, se encontraban hoy en Alcalá el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; el alcalde de Alcalá de Henares, el líder de la oposición, Pedro Sánchez, y el portavoz del grupo socialista en la Asamblea, Ángel Gabilondo, entre otros.

Ante todos ellos, el Rey rindió homenaje al escritor y a la lengua española y destacó que «una de las causas de su riqueza es su capacidad de continua transformación, en un mestizaje permanente en el que cada país del mundo en que se habla es un afluente que rejuvenece y ensancha a cada tramo el inmenso caudal del español».

Durante su intervención, Don Felipe recordó el centenario de la muerte de Shakespeare, pero, dijo, «hay otras efemérides que nos resultan sentimentalmente más vivas porque son nuestras», y citó los cien años de Rubén Darío, los 400 del Inca Garcilaso y el centenario de Ramon Llul.

Este año, manifestó el Rey, conmemoramos el 400 aniversario de la muerte de Cervantes, pero «en realidad deberíamos decir que celebramos los más de cuatro siglos de vida de la inmortal obra cervantina».

Elogio a México

También tuvo el Rey unas palabras de elogio a México, «ese gran país, amigo y hermano, de sangre y de cultura». Además, Don Felipe recordó que «Mexico es el país que acogió a tantos escritor s en momentos de dificultades, de exilio», entre ellos varios premios Cervantes, como María Zambrano, Álvaro Mutis o Juan Gelman. Y agregó: «Son muchas las cosas que nos unen».

Del premiado de este año, Don Felipe afirmó que, «además de haber declarado su amor por nuestro idioma compartido, lo ha honrado de la mejor manera haciendo que brille en sus libros con la pericia de un orfebre capaz de sacar el mejor partido a los metales preciosos».

El Rey asistió al acto vestido con chaqué, con el Toisón de Oro en su solapa y el bastón de mando en la mano, y Doña Letizia escogió un vestido azul con chaqueta a juego y se peinó con un recogido que realzaba unos espectaculares pendientes. Igual que ayer, durante el almuerzo en el Palacio Real, la Reina se volcó en atenciones con el poeta premiado y su familia.