Los Reyes, junto con Fernando del Paso y su mujer, en el Palacio Real - EFE

El Rey insta a llevar «a los que ríen y lloran» la palabra de Cervantes «cargada de libertad y diálogo»

Don Felipe recuerda a las víctimas de Ecuador en el almuerzo al Mundo de las Letras

MADRIDActualizado:

Los Reyes han reunido este mediodía en el Palacio Real a cerca de un centenar de escritores, editores, periodistas, académicos y estudiosos de Cervantes en el tradicional almuerzo ofrecido a una representación del Mundo de las Letras en el cuarto aniversario de la muerte del autor del Quijote. Un almuerzo en el que se rindió homenaje al poeta mexicano Fernando del Paso, que mañana recibirá en Alcalá de Henares el Premio Cervantes.

[Fotogalería: El Mundo de las Letras homenajea al Cervantes]

Del Paso acudió en silla de ruedas, acompañado de su esposa, María del Socorro Gordillo, y sus tres hijos, Alejandro, Adriana y Paulina, a quienes los Reyes recibieron con muestras de cariño antes de saludar al resto de los invitados. Antes del almuerzo, Don Felipe tomó la palabra y lo primero que hizo fue trasladar un mensaje «lleno de emoción y de profundo afecto al querido pueblo de Ecuador» tras el terremoto «de efectos devastadores, con centenares de muertos y millares de heridos y damnificados».

Después, en su intervención, el Rey afirmó que «cuando leemos el Quijote nos sentimos todos compañeros de camino, llamados a compartir un diálogo interminable sobre lo divino y lo humano, con la inmensa y variada multitud de interlocutores». Don Felipe destacó entre todos los invitados a los «representantes cualificados del cervantismo internacional», de los que se encontraban cerca de una veintena sentados a la mesa, nueve de ellos procedentes de Argentina, Venezuela, Alemania, Portugal, Estados Unidos y Japón, entre otros países.

«Os recibimos en este Palacio Real, depositario de tantos tesoros ligados al genio de Cervantes», afirmó el Rey y es que, desde este viernes hasta final de año, Patrimonio Nacional exhibe obras procedentes de las Colecciones Reales que guardan relación con el escritor. Así se podrán ver tapices, bordados y piezas de armería en la Galería Principal, el Salón de Alabarderos y el Gabinete de Estucos.

El Rey también dedicó «un recuerdo particular para Sant Jordi y para tantos pueblos de España que sacan los libros a la calle». Y terminó sus palabras con un brindis muy especial en el 400 aniversario de la muerte de Cervantes: «Os invito a brindar para que a todos los que ríen y los que lloran llegue su palabra cargada de libertad y de diálogo abierto al servicio del hombre».

Tras el brindis, los cerca de cien invitados compartieron en el comedor de gala del Palacio Real una menestra de verduras y una lubina asada, servido por Paradores Nacionales, y de postre unos lingotes de chocolate negro con salsa de frutos rojos.

[Fotogalería: El Mundo de las Letras homenajea al Cervantes]