Las imágenes muestran a una aviadora segura de sí misma y dispuesta a despegar para dar la vuelta al mundo - youtube

El último vídeo de Amelia Earhart, la aviadora que desapareció misteriosamente en 1937

Un nuevo cortometraje de la época muestra las últimas horas de la aviadora antes de partir en su último viaje

Actualizado:

Segura de sí misma y preparada para acometer una de las mayores hazañas de la aviación hasta entonces. Una gesta que, de salir bien, le granjearía un hueco en los libros de Historia. Así es como se mostraba en mayo de 1937 Amelia Earhart -poco antes de comenzar la vuelta al mundo en avión- en un cortometraje rodado un día antes de partir. Fueron las últimas imágenes tomadas de la aviadora, la cual desapareció posteriormente en extrañas circunstancias mientras sobrevolaba en el Pacífico abriendo un misterio que todavía no se ha cerrado.

Las que son, a día de hoy, las últimas imágenes de la estadounidense –toda una estrella en su época debido a sus hazañas aeronáuticas- han sido reveladas este mes por la agencia Paragon. Desconocida hasta ahora, la cinta ha sido bautizada como «Amelia Earhart's Last Photo Shoot» («Última toma de Amelia Earhart») y ha sido presentada junto a un libro homónimo. Grabada en blanco y negro y con aproximadamente tres minutos de duración, en ella se puede ver a la aviadora sonriente y preparada para tomar los mandos del Lockheed 10 Electra que la llevaría alrededor del mundo.

Sin embargo, esa película se convirtió en el último documento de vídeo de la estadounidense, la cual desapareció sin dejar rastro seis semanas después de haber partido. El documento, de gran valor histórico, ha salido a la luz gracias al sobrino John Bresnik (autor del vídeo y hermano a su vez del fotógrafo oficial de Earhart, Albert Bresnik). Al parecer, había estado siempre en la casa del familiar, pero este no se decidió a sacarlo a la luz hasta hace unas semanas.

«Muestra a una Earhart un poco coqueta ante la cámara y en un elegante conjunto de pantalón y suéter», explica el historiador Douglas Westfall, quien convenció al poseedor de la cinta para que la diese a conocer. Según añade, esta mujer era muy querida por la sociedad de la época y, más concretamente, por las mujeres, que la veían como un ariete frente a la sociedad machista de los años 30.

Su fama no era inmerecida, pues había llevado a cabo todo tipo de hazañas aéreas tales como realizar el primer vuelo sin escalas desde América hasta Hawai o ser la primer fémina en sobrevolar el Atlántico sola. Era, sin duda, una estrella mediática de la época.

Un viaje sin retorno

La tragedia de Earhart conmocionó en su momento a la sociedad estadounidense. Comenzó el 1 de junio de 1937 cuando, tanto ella (de 39 años) como su copiloto Fred Noonan (de 44) partieron en un bimotor Lockheed 10 Electra desde Burbank, California, con el objetivo de dar la vuelta al mundo. Su idea era viajar –con varias escalas- desde ese punto hasta el pequeño islote Howland -ubicado en el Pacífico- y, desde allí, continuar hasta Hawai. En principio, habían aconsejado a la aviadora no aterrizar en esa isla, pues era tan minúscula que apenas se discernía volando a una altitud elevada.

Earhart no hizo caso y solicitó la ayuda de un buque de los guardacostas, el Itasca, para que (mediante un contacto de radio) le informara de la posición de la isla cuando su avión estuviese cerca. Eso permitiría a su bimotor tocar tierra sin problemas, repostar y continuar el viaje.

Sin embargo, un problema en las comunicaciones impidió al buque cumplir su misión. Según declararon posteriormente los marinos, ellos podían escuchar perfectamente como la aviadora les pedía ayuda desesperada, pero no podían devolverle la comunicación. Sin saber donde aterrizar, tan solo fue cuestión de tiempo que la estadounidense se quedase sin gasolina y -según el gobierno de los EE.UU.- se estrellase en el Pacífico. Nunca se encontraron los restos del avión ni de sus ocupantes.