Una profesora y sus alumnos juegan a retos matemáticos en un centro preescolar de Dheli, en la India
Una profesora y sus alumnos juegan a retos matemáticos en un centro preescolar de Dheli, en la India - Vrinda Kapur J-PAL SA

Las ventajas de que los niños de preescolar aprendan matemáticas

Un gran experimento con alumnos indios demuestra que los juegos numéricos mejoran las habilidades cognitivas de los pequeños. Los efectos persisten durante un año

MadridActualizado:

«¿Hay más puntos rojos o azules?», «¿Qué forma no encaja con el resto?»... Estos son algunos de los juegos matemáticos en los que participaron niños en edad preescolar en el marco de un gran experimento realizado en India y que esta semana describe la revista Science. Durante cuatro meses, los pequeños aprendieron sobre números y geometría sencilla de forma lúdica, logrando unas habilidades cognitivas en estas materias superiores a las de otros compañeros de su misma edad que no habían recibido formación. Un año después, la ventaja persistía y los menores estaban preparados para un razonamiento matemático similar al que habrían alcanzado en la escuela primaria.

El estudio, llevado a cabo por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), la Universidad de Harvard y la de Nueva York, pretendía conocer cómo las intervenciones educativas en la primera infancia pueden ayudar a los niños con menos recursos o con familias con bajo nivel de instrucción, que pueden tener déficits de aprendizaje, para que vayan a la escuela con alguna ventaja.

Juegos matemáticos y de habilidades sociales
Juegos matemáticos y de habilidades sociales - M.R. Dillon

El experimento se llevó a cabo con más de 1.500 niños con una media de edad de 5 años, alumnos de 214 centros de educación preescolar para familias con bajos recursos de Delhi, India. Los pequeños fueron divididos en tres grupos. Los del primero aprendieron juegos destinados a entender conceptos numéricos y de geometría. Por ejemplo, reconocer los números en unas tarjetas y ponerlas en orden, o saber si un grupo es más numeroso que otro. Los del segundo participaron en juegos sociales destinados a fomentar su cooperación y socialización, como el reconocimiento de emociones en unas tarjetas. Los del tercero no recibieron ningún tipo de instrucción.

Los investigadores siguieron a los menores después de la intervención. Encontraron que los niños del primer grupo mejoraron en el conocimiento de los conceptos matemáticos, que eran capaces de retener incluso más de un año después, en comparación con el resto. Sin embargo, los ejercicios no se tradujeron en mejores resultados más tarde, cuando los niños entraron en lo que aquí conocemos como Primaria.

«Está muy claro que (los juegos numéricos) tienen una importante mejora en las habilidades matemáticas», dice la economista Esther Duflo, cofundadora del Abdul Latif Jameel Poverty Action Lab (J-PAL) del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), donde es especialista en economía del desarrollo, y Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2015 por sus contribuciones para combatir la pobreza. «Encontramos que las ganancias son persistentes... lo que creo que es bastante sorprendente», subraya.

«1 x 2 es 2»

A pesar de estos efectos, la exposición temprana a los conceptos numéricos y geométricos no supuso una ventaja para los estudiantes cuando entraron en Primaria. Uno de los motivos, según Duflo, es que los niños de las escuelas primarias de Delhi aprenden matemáticas en un estilo memorístico que puede no haber permitido que el conjunto de juegos del experimento haga efecto. Los niños en estas escuelas, observa, «(solo) aprenden a cantar '1 x 1 es 1, 1 x 2 es 2 es 2'». Por esta razón, señala Duflo, la mayor comprensión de los conceptos proporcionados por los juegos de matemáticas en edad preescolar podría ser más beneficiosa cuando después se recibe un tipo diferente de programa de estudios.

Como explican los investigadores, el trabajo de laboratorio no es necesariamente «suficiente para establecer lo que realmente hace que el conocimiento crezca en la mente de un niño». Con esto en mente, el equipo de investigación pretende continuar sus estudios y diseñar nuevos juegos con elementos formales que luego aprenderán en la escuela.