La primera imagen de un agujero negro
La primera imagen de un agujero negro - EFE/CSIC

Ponen nombre al primer agujero negro visto por la humanidad

Ha sido bautizado como Pōwehi, que en hawaiano significa «fuente oscura embellecida de creación interminable»

MadridActualizado:

El primer agujero negro visto por la humanidad ya tiene nombre. Los astrónomos, en colaboración con Larry Kimura, un renombrado profesor de lengua hawaiana, han bautizado al ya famosísimo objeto de la galaxia M87 con el nombre de Pōwehi, que significa algo tan poético como «fuente oscura embellecida de creación interminable».

El nombre proviene del Kumulipo, el canto primordial que en la cultura hawaiana describe la creación del universo. Pō, que traducido quiere decir profunda fuente oscura de creación sin fin, es un concepto enfatizado y repetido en el poema épico, mientras que wehi o wehiwehi, que quiere decir honrado con adornos, es una de las muchas descripciones de Pō.

El honor de recibir un nombre hawaiano se debe a que dos de los telescopios más poderosos del mundo, el James Clerk Maxwell Telescope (JCMT) y el Submillimeter Array (SMA), ubicados en la cima de Maunakea en la isla de Hawái, jugaron un papel vital en la producción de la primera imagen de la Historia de un agujero negro.

«Es increíble que nosotros, como hawaianos de hoy, podamos conectarnos con una identidad de hace mucho tiempo, como se canta en las 2.102 líneas del Kumulipo, y presentar esta preciosa herencia para nuestras vidas», ha expresado Kimura en un comunicado. «Tener el privilegio de otorgar un nombre hawaiano a la primera confirmación científica de un agujero negro es muy significativo para mí y para mi linaje hawaiano que proviene de pō, y espero que podamos seguir nombrando futuros agujeros negros de acuerdo con el Kumulipo», ha añadido.

En abril de 2017, una innovadora campaña de observación reunió a ocho telescopios en seis lugares alrededor del mundo para capturar una imagen de Pōwehi, un agujero negro superestable en el centro de la galaxia Messier 87. El anuncio se hizo el pasado miércoles 10 de abril.

«Maunakea hizo posible este descubrimiento y la imagen espectacular de Pōwehi», señala Jessica Dempsey, subdirectora del JCMT. «Su posición remota perfecta y las condiciones secas en la cima de Maunakea permiten a JCMT y SMA recolectar la pequeña cantidad de luz que solo toca nuestro planeta en unos pocos lugares muy especiales. Como la montaña misma, cada gota de luz que recolectamos es preciosa».

Los telescopios SMA y JCMT son miembros clave del proyecto Event Horizon Telescope, que une a los telescopios colocados estratégicamente en todo el mundo para formar un telescopio más grande, del tamaño de la Tierra, lo suficientemente poderoso como para ver un pétalo de flor en la Luna.