Antes de ser un delicioso refrigerio, la cerveza se empleaba en rituales funerarios y religiosos
Antes de ser un delicioso refrigerio, la cerveza se empleaba en rituales funerarios y religiosos - FOTOLIA

El increíble viaje de la cerveza: desde Mesopotamia hasta la Luna

Se cree que la cerveza se inventó en Oriente Medio. En Soria, se han encontrado pruebas de la cerveza más antigua de Europa. Ahora, hay científicos trabajando en llevarla al espacio

Actualizado:

El origen de la cerveza está unido a los primeros asentamientos humanos. Se piensa que fue en Mesopotamia –entre las cuencas de los ríos Tigris y Éufrates- donde se fabricó la primera cerveza, a la que bautizaron con el nombre de «kas». La primera mención que disponemos de esta bebida se remonta a una tablilla cuneiforme fechada en torno al 4.000 aC.

Entre los mesopotámicos la cerveza era un elemento fundamental en los ritos funerarios y religiosos, tanto masculinos como femeninos, y era tan popular que se utilizaba como moneda de pago a los funcionarios.

Muchos siglos después en Hispania se elaboraban cervezas de trigo y cebada, e incluso de bellotas. Según Plinio la bebida por excelencia de los celtíberos era la «caelia», que se obtenía a partir de cebada o trigo. Esta cerveza era elaborada por los numantinos humedeciendo la espiga de trigo y calentándola a continuación para extraer el jugo que, posteriormente, se mezclaba con harina. Según el historiador romano el fermento daba un sabor áspero y un «calor embriagador».

De la cerveza celtíbera...

Fue precisamente en una zona celtíbera, en el valle de Ambrona (Soria) donde se encontraron unos vasos campaniformes –de hace 4.400 años- con los restos de una bebida fermentada de trigo, lo cual puso a los científicos en la pista de que se trataba de una cerveza. ¡La más antigua de la península Ibérica y de Europa! Los vasos estaban bellamente decorados, lo cual hacía sospechar que se emplearon en banquetes y ritos funerarios.

A continuación los expertos reprodujeron la fabricación de la cerveza prehistórica desde la siembra de cereales, con técnicas primitivas, hasta la elaboración con molinos con dientes de sílex. Una vez molido el trigo, lo maltearon, secaron, doraron y trituraron. Finalmente, añadieron la levadura, la miel y las hierbas aromáticas, ingredientes que emplearon nuestros antepasados en la elaboración.

A la cerveza lunar

¿Irse de cañas al espacio? Sería un lujo al alcance de muy pocos, además de ser un reto científico. Hay que tener en cuenta que las condiciones en el espacio son diferentes a las de la Tierra, lo cual provoca no sólo alteraciones en nuestro organismo sino también en el comportamiento de la cerveza. Por ejemplo, las burbujas no suben hacia la superficie, sino que se mueven de forma aleatoria.

Hace unos años la empresa japonesa de bebidas Sapporo presentó la primera cerveza fabricada con cebada cultivada en el espacio, la «Sapporo Space Barley», con cinco grados de alcohol. Esta bebida tan sólo se podía adquirir a través de internet y tenía una distribución limitada, de 1.500 botellines de 330 mililitros.

En su fabricación se empleó la cuarta generación de unas plantas de cebada que se habían cultivado en el interior de la Estación Espacial Internacional. La malta empleada fue tostada previamente de forma que la cerveza tuviese un toque oscuro y evocase de alguna forma al espacio cósmico, lo cual también se conseguía al recubrir las botellas con un papel con fondo azul oscuro y estrellado.

Un grupo de científicos de la Universidad de San Diego (California) estudia la forma de producir cerveza en la Luna. Con su estudio quieren observar cómo se comporta la levadura fuera de nuestro planeta. Hay que tener en cuenta que para fabricar una cerveza se necesita que la levadura reaccione con un azúcar para convertirlo en alcohol y dióxido de carbono. Precisamente esta reacción es la que se pretende estudiar en el espacio.

Presumiblemente los científicos enviarán una nave al espacio un recipiente con cebada y otro recipiente con levadura. Tras el alunizaje los recipientes se abrirán para entrar en contacto, combinando las fases de fermentación y carbonatación. Posteriormente una válvula permitirá el filtrado de la cerveza fermentada. Según los expertos, en ese momento comenzará el mayor reto del ambicioso proyecto, traer la cerveza de regreso a la Tierra.