Investigadores caminan junto a una gruesa capa de hielo
Investigadores caminan junto a una gruesa capa de hielo - Yarrow Axford, Universidad del Noroeste

En Groenlandia había barro y mosquitos

Los sedimentos de un antiguo lago al noroeste de la isla están repletos de insectos propios de ambientes más cálidos. Creen que después de que acabaran dos glaciaciones las temperaturas llegaron a los 10ºC

MADRIDActualizado:

Más de las tres cuartas partes de Groenlandia están cubiertas por el hielo, pero aún así los vikingos tuvieron la ironía de llamarla la «tierra (o país verde». Es cierto que en verano la zona del sur, libre de glaciares, puede tener este aspecto, pero no es quizás la mejor forma de ponerle nombre a una gigantesca isla que mayoritariamente es del color del hielo y cuya vegetación es más bien exigua.

En un pasado no tan remoto, sin embargo, Groenlandia fue mucho más cálida de lo que se suele pensar. Un estudio que se acaba de publicar en « Proceedings of the National Academy of Sciences» ha publicado los análisis de los sedimentos de un antiguo lago en los que se han encontrado abundantes restos de mosquitos. Dicho lago existió en dos períodos interglaciales, en dos etapas cálidas que ocurrieron hace 130.000 a 115.000 años y desde los 11.000 años (en el momento en que comenzó la época geológica actual, el Holoceno), hasta los 8.000 años de antigüedad. Lo interesante es que los insectos indican que en julio, esa zona de Groenlandia fue entre 5,5 a 8,5 grados más cálida de lo que se pensaba. Esto tiene interés también para comprender cómo se comportará la isla si el clima cambia en un futuro próximo.

Campamento base de los investigadores
Campamento base de los investigadores - Yarrow Axford, Universidad del Noroeste

«El noroeste de Groenlandia puede parecer muy remoto, pero lo que ocurre en esa capa de hielo le va a afectar a todo el mundo que viva en Nueva York, Miami o cualquier ciudad costera del mundo», ha dicho en un comunicado Yarrow Axford, autora senior del artículo e investigadora en la Universidad del Noroeste (Estados Unidos). No en vano, se calcula que el hielo de Groenlandia es suficiente como para hacer ascender el nivel del mar en seis metros en todo el mundo. «Una de las mayores incertidumbres en la ciencia del clima es cómo de rápidos serán los cambios cuando la Tierra se caliente. La geología nos da la oportunidad de ver qué ocurrió cuando la Tierra era más cálida que hoy», ha dicho Axford.

Testigo de sedimentos del antiguo lago
Testigo de sedimentos del antiguo lago - Alex P. Taylor

En la actualidad, el noroeste de Groenlandia tiene unos veranos cuyas temperaturas oscilan entre -1 a 4 ºC. Pero los hallazgos de estos investigadores sugieren que en los dos periodos interglaciales ya comentados, las temperaturas veraniegas llegaron a los 10 ºC. En ese momento, además, el nivel del mar ascendió de 4,5 a 9 metros en el planeta, por lo que los investigadores han sugerido que lo que ocurre en Groenlandia tiene más importancia de lo que se pensaba sobre los océanos.

Para estudiar estas cuestiones, los investigadores recogieron testigos de sedimentos del lago en el noroeste de la enorme isla. La tarea no ha sido sencilla, porque, dado que los glaciares se están desplazando constantemente hacia el océano, como auténticos ríos de hielo, el registro histórico más antiguo que queda en su interior suele perderse. Por suerte, un antiguo lago relativamente aislado ha permitido recuperar algunas de las páginas de esta historia. La diferencia ha sido que el hielo formado durante un período de enfriamiento quedó fusionado al suelo en vez de deslizarse sobre él a causa de la formación de una película de agua.

Mosquitos de otra época

Fue así como los investigadores descubrieron una sorpresa en los testigos, de dos metros de largo. En su interior había una mezcla de mosquitos de la familia Chironomidae y ejemplares del grupo Chaoboridae. Estos últimos eran tan abundantes en Groenlandia como lo son ahora en Labrador, 1.600 kilómetros al sur.

«Por lo que sabemos, nunca se habían encontrado (a los mosquitos de la familia Chaoboridae) en Groenlandia. (...) Realmente estamos sorprendidos de que llegaran tan al norte», ha dicho Axford. Si eso ocurrió fue, en definitiva, porque la isla era mucho más cálida hace miles de años.

¿Clima futuro?

Esta investigación no solo confirma las conclusiones obtenidas por otros estudios sobe el clima pasado de Groenlandia, sino que permite refinar los modelos del clima y de la evolución del hielo para estudiar cambios futuros.

«El clima pasado es el mejor análogo para el calentamiento futuro, y nuestros resultados subrayan que la tierra del Ártico, a estas latitudes, se puede calentar mucho más de lo predicho en el próximo siglo», ha dicho Axford. «Pero nada en el pasado de la Tierra es un análogo perfecto, porque lo que está ocurriendo hoy es totalmente inédito».

Mientras que cambios en la órbita de la Tierra calentaron el planeta durante dos períodos, hace 130.000 a 115.000 años y de los 11.000 a los 8.000 años de antigüedad, en la actualidad la visión imperante entre los científicos del clima es que la quema de combustibles fósiles por la actividad humana provocará un calentamiento rápido e importante del clima en las próximas décadas. Sin embargo, lo cierto es que existe mucha incertidumbre sobre la velocidad con la que ocurrirán estos cambios, y sobre los efectos que tendrá sobre el globo.