La sonda espacial fue enviada la pasada semana de camino a la Luna
La sonda espacial fue enviada la pasada semana de camino a la Luna - SPACEIL

Fallo inesperado en la nave israelí que se dirige a la superficie de la Luna

El ordenador de la nave se ha reiniciado inesperadamente, lo que ha provocado la «cancelación automática de la maniobra», han informado desde la empresa responsable

MadridActualizado:

La misión israelí que planea aterrizar sobre la Luna se ha encontrado con un problema de camino a nuestro satélite: un reinicio inesperado de sus sistemas de computación a bordo. Este lunes, la sonda «Beresheet», construido por la startup israelí SpaceIL y cuyo objetivo será poner un rover sobre la superficie lunar -el primero con financiación únicamente privada-, registró una maniobra fallida en su viaje a lo largo de su viaje de ocho semanas a la superficie lunar. La maniobra estaba prevista para las 12 horas (11 horas en la península).

«Durante la fase previa a la maniobra, el ordenador de la nave espacial se reinició inesperadamente, lo que provocó la cancelación automática de la acción», han afirmado los representantes de SpaceIL en un comunicado recogido por Space.com. «Los equipos de ingeniería de SpaceIL e IAI están examinando los datos y analizando la situación. En este momento, los sistemas de la nave están funcionando bien, excepto por el problema conocido en el rastreador de estrellas», señalan. Las naves espaciales utilizan los rastreadores de estrellas para ayudar a orientarse en el espacio con respecto a las estrellas objetivo.

El módulo de aterrizaje «Beresheet» de SpaceIL se lanzó hacia la Luna el pasado jueves 21 de febrero a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9. La nave espacial es el primer módulo de aterrizaje desarrollado en forma privada lanzado a la Luna y está programado para aterrizar en el Mare Serenitatis Mar de la Serenidad») de el 11 de abril.

«Beresheet» desplegó con éxito sus patas de aterrizaje poco después del lanzamiento y ejecutó su primera maniobra en el espacio este domingo 24 de febrero, a pesar de los problemas con los rastreadores de estrellas de la nave espacial. Las pruebas en vuelo han revelado una «alta sensibilidad al cegamiento por los rayos del sol en los rastreadores de estrellas», han admitido los miembros del equipo de SpaceIL.

Sin embargo, a pesar del fallo de maniobra de este lunes, el módulo de aterrizaje está de nuevo en comunicación con su equipo de tierra, a la vez que los controladores de vuelo trabajan en los próximos pasos. «La comunicación entre el centro de control y la nave espacial se mantiene según lo planeado, y Beresheet continúa su órbita anterior hasta la próxima maniobra», han asegurado los representantes de SpaceIL en el comunicado.