Recreación de unos bañistas nadando cerca de un tiburón
Recreación de unos bañistas nadando cerca de un tiburón - Fotolia

¿Cuál es la probabilidad real de que te ataque un tiburón?

Aunque la cantidad de ataques de tiburones ha aumentado, el porcentaje es bajo y el riesgo, muy variable en el mundo

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los tiburones forman parte de las pesadillas de la gente. Sentimos un miedo ancestral ante una criatura oculta en un medio en el que nos sentimos indefensos. El cine ha sabido explotar este terror con maestría. Pocas bandas sonoras como las de la película «Tiburón» de Spielberg son tan reconocibles. Sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Louisiana (EE.UU.) muestra que aunque la cantidad de ataques de tiburones ha aumentado con el tiempo, el porcentaje es bajo y el riesgo de que algo así ocurra es muy variable el mundo.

El estudio, publicado en PLOS ONE, es el primer análisis estadístico de ataques de tiburones en todo el mundo a partir de datos recopilados durante 55 años, desde 1960 hasta 2015, por el Archivo Internacional de Ataques de Tiburones ubicado en el Museo de Historia Natural de Florida.

Una serie de ataques de tiburones en Carolina del Norte en 2015 hizo que Stephen Midway, profesor del Departamento de Oceanografía y Ciencias Costeras de la LSU, sintiera curiosidad por saber si estos eventos no tenían precedentes o eran normales, en términos numéricos. «Creo que esta información podría contribuir a una discusión más científica sobre los tiburones en general y ayudar con su manejo y conservación de ellos», señala el autor del informe.

Midway y sus colegas aplicaron modelos de series temporales a los ataques de tiburones que ocurrieron en 14 países e investigaron más a fondo regiones específicas dentro de los tres países que tenían el mayor número de ataques de tiburones: Estados Unidos, Australia y Sudáfrica. Descubrieron que las tasas de ataque de tiburones, aunque extremadamente bajas, se han duplicado en los últimos 20 años en regiones altamente pobladas, incluida la costa este de los Estados Unidos y el sur de Australia.

Una en varios millones

«A medida que aumenta el desarrollo a lo largo de la costa y en las comunidades de playa, más residentes y turistas frecuentan estas aguas. Con más personas en el agua, aumenta la posibilidad de un ataque de tiburón. Sin embargo, debo subrayar el hecho de que no todos los lugares del mundo han visto un aumento. E incluso en los lugares donde vimos un aumento, las posibilidades seguían siendo una en varios millones», dice Midway.

Por ejemplo, entre 1960 y 2015, se registraron 1.215 ataques de tiburones en Estados Unidos. La mayoría de estos encuentros causaron lesiones menores en la piel, similares a la mordedura de un perro. Pero alrededor de 24, o aproximadamente el 2%, fueron fatales en el período de 55 años.

«Los humanos siempre han demonizado a los tiburones porque son esquivos y viven en un ambiente que no es el nuestro nativo: el mar», apunta George Burgess, director emérito de la Universidad de Florida y coautor de este estudio. «Nos gustaría que la gente supiera que estos eventos de ataque de tiburón deben ponerse en perspectiva cada vez que ocurren. Este estudio nos ayuda a dar un paso atrás y mirar el panorama general».

Verano cálido, más bañistas

Otros estudios han demostrado que la variación año tras año en el número de ataques de tiburones es a menudo el resultado de una combinación de varios factores. Por ejemplo, ahora se piensa que el aumento en el número de ataques en Carolina del Norte en 2015 es el resultado de un verano muy cálido, cambios en la distribución de presas y un mayor número de bañistas.

«Deberíamos pensar en el riesgo de un ataque de tiburón como en el riesgo de un accidente automovilístico. Por ejemplo, no evaluamos nuestro riesgo personal de sufrir un accidente automovilístico según las estadísticas nacionales sobre accidentes automovilísticos en el año. Pensamos en nuestro coche específico, el clima, las condiciones de la carretera y otros factores locales», señala Midway.

Otras variaciones incluyen la cantidad de personas en el agua y el tipo de actividad acuática realizada en lugares específicos. Por lo tanto, las medidas de monitoreo de tiburones y las actividades de manejo pueden implementarse a nivel local para reducir aún más el riesgo de ataques de tiburones.