Recreación del
Recreación del - Velizar Simeonovski / Field Museum

Descubren un extraño tiburón prehistórico con dientes en forma de «nave espacial»

Los científicos han hallado los restos del Galagadon junto a los de «Sue», el esqueleto de T-rex más completo encontrado hasta la fecha

MadridActualizado:

En el Cretácico los dinosaurios aún gobernaban el planeta: criaturas enormes cuyos huesos nos dan cuenta de la vida tan distinta que regía la Tierra. Para los aficionados a los dinosaurios, la silueta de «Sue», el esqueleto de Tiranosaurio rex más completo (al 90%) hallado hasta la fecha y que se exhibe en el Museo Field de Historia Natural de Chicago (en Illinois, EE.UU.), es una de las imágenes más recurrentes que muestran a tamaño real la fauna de hace unos 67 millones de años. Sin embargo, en el Cretácico no todo era gigantesco. Y no por ello menos extraño y maravilloso.

«Sue» fue hallada en 1990 en la formación de Hell Creek, en Dakota del Sur. Una vez desenterrada, el Museo Field guardó los sedimentos sobrantes, almacenándonos en los sótanos. Décadas después, voluntarios e investigadores se pusieron manos a la obra, por si alrededor del gigantesco dinosaurio se encontraban más restos interesantes. Así fue: encontraron unos diminutos dientes, semejantes a una cabeza de alfiler, que revelaban la existencia de una nueva especie de tiburón marino de agua dulce que habría convivido con la famosa «Sue».

Dinosaurios con dientes de videojuego

Al microscopio, esos dientes recordaron a los científicos a las naves espaciales del popular videojuego de los ochenta «Galaga», por lo que bautizaron los restos como Galagadon. Sin embargo, era mucho más pequeño que «Sue», y aún más diminuto en comparación con su primo el tiburón gigante megalodón: medía aproximadamente de 30 a 45 centímetros y estaría emparentado con los extraños tiburones alfombra que actualmente viven en aguas templadas. Galagadon habría surcado los ríos cretácicos de Dakota del Sur, a la vez que «Sue» bebía agua de ellos.

Alguno de los dientes hallados, con menos de un milímetro de diámetro
Alguno de los dientes hallados, con menos de un milímetro de diámetro - Terry Gates
Naves espaciales del videojuego junto con las piezas dentales halladas en Dakota del Sur
Naves espaciales del videojuego junto con las piezas dentales halladas en Dakota del Sur- Archivo

«Cuanto más descubrimos sobre el período Cretácico justo antes de que se extinguieran los dinosaurios que no son aves, más fantástico se vuelve el mundo», afirma Terry Gates, profesor de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y afiliado de investigación del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte. Gates es el autor principal de un artículo que describe la nueva especie junto con sus colegas Eric Gorscak y Peter J. Makovicky del Museo Field.

Gates, junto con la voluntaria Karen Nordquist -quien ha bautizado a la nueva especie como Nordquistae-, estudiaron casi dos toneladas de sedimentos para hallar más de dos docenas de diminutos dientes, de menos de un milímetro de diámetro. Éstos le servirían a Galagadon para capturar pequeñas presas, como peces o caracoles. «El galagadon no se habría fijado ni en los T-Rex ni en los triceratops para su dieta», explica Gates, quien se muestra fascinado de poder haber hallado restos de otras especies al lado de animales tan enormes. «Estos dientes son del tamaño de un grano de arena. Sin un microscopio, simplemente los tirarías».

A pesar de su tamaño diminuto, Gates opina que el descubrimiento del Galagadon es muy importante para el registro fósil. «Cada especie en un ecosistema desempeña un papel de apoyo, al mantener a toda la red unida. No hay manera de que entendamos lo que cambió en el ecosistema durante la extinción masiva al final del Cretácico sin conocer todas las maravillosas especies que existían antes», señala.