Recreación de un asteroide cerca de la Tierra - Archivo

Un asteroide como tres campos de fútbol se acerca hoy a la Tierra

Considerada potencialmente peligrosa, la roca se moverá a una velocidad endiablada de 40.800 km por hora

MadridActualizado:

Un asteroide de unos 330 metros de diámetro, tres veces más largo que un campo de fútbol, se acercará este jueves al vecindario de la Tierra a una velocidad endiablada de 40.800 km por hora. La roca, denominada 2008 KV2, se aproximará a la más que prudente distancia de 6,7 millones de kilómetros (17 veces la que nos separa de la Luna) por lo que, aunque está considerado como potencialmente peligroso, no supone ninguna amenaza para la Tierra y sí la oportunidad para que los científicos aprendan más de estos cuerpos espaciales.

Según informa LiveScience, los astrónomos del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS, por sus siglas en inglés) de la NASA descubrieron el asteroide en 2008, pero no era la primera vez que nos visitaba. En realidad, ha venido con frecuencia en el pasado y lo seguirá haciendo en el futuro. La última vez que sobrevoló la Tierra fue hace menos de un año, el 11 de diciembre de 2018, acercándose a una distancia de 0,47 unidades astronómicas o unos 70 millones de kilómetros. Ahora lo hará a 0,04548 unidades astronómicas. La próxima vez que el asteroide visite los alrededores de la Tierra será en 2021 y repetirá dos veces en 2022, según el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California.

Potencialmente peligroso

2008 KV2 es lo que la NASA considera un Objeto Cercano a la Tierra (NEO por Near Earth Object), ya que vuela a menos de 50 millones de kilómetros de nosotros. Debido a su trayectoria y a su tamaño, también está clasificado como potencialmente peligroso. Por supuesto, mañana no ocurrirá absolutamente nada, pero los asteroides pueden cambiar su «plan de vuelo» por la atracción gravitatoria ejercida por los planetas cercanos. En el caso de KV2, se modifica cada vez que pasa cerca de la Tierra y Venus, lo que a su vez modifica cada año la distancia que le separa de estos planetas. Por eso, aunque hoy nos parezca segura, los astrónomos tienen que seguir vigilando a esta gran roca.

Debido a su tamaño masivo, similar al que se cree tiene el famoso asteroide Apofis, un impacto contra la Tierra tendría consecuencias devastadoras, ya que equivaldría a la explosión de 20.000 bombas atómicas. Varios cientos de kilómetros alrededor de la zona de impacto quedarían arrasados y podría tener repercusiones en el clima, alterando las formas de vida.