El primer premio del sorteo extraordinario de la Lotería de El Niño del año pasado
El primer premio del sorteo extraordinario de la Lotería de El Niño del año pasado - EFE

Lotería del Niño: 200.000 euros menos de Gordo, pero 37% más de probabilidades de que te toque un premio

Hacemos un repaso a las diferencias de este sorteo con la Lotería de Navidad

MADRIDActualizado:

La principal diferencia entre la Lotería del Niño y la Lotería de Navidad, pensarán los lectores, es el Gordo: los 400.000 euros de la primera por los 200.000 de la segunda. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el sorteo del 6 de enero hay un 37% más de posibilidades de que te toque algún premio.

[Busca aquí tu décimo para la Lotería del Niño]

Las matemáticas demuestran, por lo tanto, que el Niño toca más. La razón principal se encuentra en la distribución de los reintegros, según explicaba a ABC el profesor de Matemática Aplicada de la Universidad CEU San Pablo, Miguel Córdoba. «En las loterías de Navidad y Primitiva se dedica un 10% al reintegro, mientras que en la Lotería del Niño y en las loterías semanales se destina casi un 30%. Del 70% que se reparte de lo recaudado, en Navidad se va el 60% a premios, mientras que en el Niño se triplica la cantidad destinada a los reintegros», comentaba.

En total, la emisión del sorteo del Niño es de 800 millones de euros, de los que se destinará a premios el 70%, 560 millones. La emisión es de 40 series de 100.000 billetes cada una. Y aunque toca más a los compradores, lo cierto es que el Estado se lleva menos dinero: se queda con el 32% de lo recaudado, un 3% menos que en la Lotería de Navidad.

Dos millones de euros a la serie

Al estar los premios más repartidos en el Niño, las cantidades que tocan son también menos generosos. En el Gordo, como ya hemos apuntado, hay 200.000 euros de diferencia. En el segundo premio, mientras la Lotería de Navidad se lleva 125.000 euros por cada décimo, en el Niño, 75.000. En el tercero son 50.000 del sorteo del 22 de diciembre por 25.000 euros el 6 de enero.

Por otro lado, la Lotería del Niño reparte premios con un sistema más moderno, el múltiple de bombos. Cada bombo arroja una bola que se corresponde con la decena de millar, unidad de millar, centena, decena y unidad, respectivamente. La cuantía del premio que se sortea en cada caso lo arroja otro bombo. En el sorteo extraordinario de Navidad ha dos bombos. En uno se introducen un total de 100.000 bolas, una por cada uno de los números que se imprimen en los décimos, y en otro 1.807 bolas más, en las que figuran los premios.

La duración tampoco tiene nada que ver en uno y otro sorteo. Mientras que para la Lotería de Navidad los españoles pueden estar enganchados a la radio más de tres horas y media, la Lotería del Niño tan solo tarda unos minutos en desvelarnos los números ganadores debido al sistema de los bombos mencionado.

Historia

La Lotería del Niño nació a finales del siglo XIX. Su objetivo era bien distinto al actual. La Duquesa María del Carmen Hernández y Espinosa de los Monteros lo creó para nutrir de fondos a un hospital infantil de Madrid. Ello se debió a que, en 1877, el Rey Alfonso XII le eximió de pagar el impuesto del 4% que por aquel momento pagaban al Tesoro Nacional todas las rifas. Sin embargo, no fue rebautizado oficialmente como la «Lotería del Niño» hasta 1966.

La Lotería de Navidad, sin embargo, acompaña a los españoles desde 1812, en plena Guerra de Independencia más de medio siglo antes. El objetivo era «aumentar los ingresos del erario público sin quebranto de los contribuyentes», según su impulsor, el ministro del Consejo y Cámara de Indias, Ciriaco González Carvajal.