Juan Pujol García, alias Garbo
Juan Pujol García, alias Garbo - ABC

El espía que engañó a Hitler, entre las 60 propuestas para tener una placa de la Memoria en Madrid

El Comisionado de la Memoria Histórica decidirá los nombres que merecen un reconocimiento especial

MadridActualizado:

Este miércoles se reúne el Comisionado de la Memoria Histórica para finalizar un nuevo informe que elevará al Pleno del Ayuntamiento con los nombres de aquellas personalidades que merecen tener una placa de reconocimiento en Madrid. En total, debatirá sobre 60 propuestas impulsadas por este órgano y otras que han recibido a través de diferentes asociaciones, los barrios de Madrid y el Partido Popular. Esta cita será la última para abordar las Placas de la Memoria que se colocarán por la ciudad. Después, el Comisionado tendrá que debatir el tipo de reseña que se pone en los homenajes: lo que hizo el autor y cómo participó.

El Grupo Municipal Popular envió el martes trece sugerencias basadas «en una visión no sectaria y reconciliadora» de la Memoria Histórica. Entre ellas solicita reconocer al general republicano Vicente Rojo (1894-1966) en Ríos Rosas, 48, o a Melquiades Álvarez (1864-1936), líder del Partido Republicano Liberal Demócrata, en su antiguo domicilio de Velázquez, 47. «Pensamos que el recuerdo a estas 13 figuras históricas, que pertenecieron a distintos segmentos de la sociedad, sirve no sólo para rendirles homenaje a ellos, sino también para romper una lanza en favor de la unidad y para reforzar el mensaje de concordia y reconciliación que hizo posible la Constitución del 78 y el sistema de libertades que hoy disfrutamos», apuntó el portavoz del Grupo Municipal Popular, José Luis Martínez-Almeida.

Las propuestas del PP, que ha realizado Pedro Corral, experto en la Guerra Civil española, son las siguientes con su respectiva argumentación:

Pedro Muñoz Secca (1879-1936)

Es uno de los más grandes y populares dramaturgos españoles de todos los tiempos. Sufrió prisión al comienzo de la Guerra Civil en las Escuelas Pías de San Antón, en la calle Hortaleza de Madrid, antes de ser asesinado el 28 de noviembre de 1936 en Paracuellos del Jarama por las milicias frentepopulistas. El lugar, convertido en prisión y checa por donde pasaron centenares de detenidos, incluso desertores de las Brigadas Internacionales, merece una placa en recuerdo de aquel pasado.

José María Hinojosa (1904-1936)

El PP colocaría la placa del artista en el edificio de la antigua Universidad de San Bernardo. Poeta de la Generación del 27, fue el introductor del movimiento surrealista en España. Era de una familia acomodada de Campillos (Málaga). Estudió en los jesuitas, como tantos otros, y posteriormente Derecho en Málaga y Madrid. Conoció a Lorca y formó parte de su tertulia poética El parnasillo. Fue autor de los poemarios Poema del campo, Poesía de perfil, La rosa de los vientos, Orillas de la luz, La flor de la California y Sangre en libertad. Militó en el Partido Agrario Español, de tendencia conservadora, del que fue candidato a Cortes. 

Fue fusilado el 22 de agosto de 1936, tres días después que Federico García Lorca, por las milicias frentepopulistas en el cementerio malagueño de San Rafael, junto a su padre y su hermano. Argumenta Corral que Hinojosa cayó en el olvido de unos y de otros. El bando vencedor no lo reclamó por el carácter irreverente e iconoclasta de su poesía. Y el bando perdedor lo mantuvo en el olvido. Solo el poeta Ángel González lo incluyó en una antología poética, a pesar de la lejanía ideológica. La antigua Universidad de San Bernardo, sede de la Facultad de Derecho en la época en que fue estudiante José María Hinojosa, puede ser un lugar ideal para honrar la memoria de este poeta de la Generación del 27 asesinado en la Guerra Civil, pero condenado al olvido.

Julián Zarco Cuevas(1887-1936)

También le dedicaría un homenaje en las antiguas Escuelas Pías de la calle Hortaleza. En la misma checa de San Antón de la Calle Hortaleza estuvieron presos desde agosto de 1936, en que fueron traídos por milicianos frentepopulistas desde el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, los setenta y cinco padres agustinos de dicho monasterio. Todos ellos fueron martirizados en Paracuellos del Jarama en noviembre de 1936. Entre ellos se encontraba el padre Julián Zarco Cuevas, auténtico sabio y erudito agustino, miembro de la Real Academia de Historia y responsable de la magnífica biblioteca del Monasterio escurialense. Su figura, olvidada por la cultura madrileña, bien merece una placa de recuerdo en el edificio de las antiguas Escuelas de San Antón, de la calle Hortaleza.

Louis Delaprée (1902-1936)

Se le reconocería su labor en el actual edificio del Hospital de San Luis, en la calle Claudio Coello, 94. Corresponsal en Madrid del diario francés “París-Soir” durante la Guerra Civil. Sus crónicas acerca de los bombardeos franquistas sobre la capital inspiraron a Picasso a la hora de crear el «Guernica». Murió el 11 de diciembre de 1936 en el Hospital de San Luis de los Franceses, en la Calle Claudio Coello, 94, a consecuencia de las heridas sufridas en el ataque por cazas republicanos, el 8 de diciembre, del avión de la Embajada de Francia que trasladaba a Toulouse al Delegado de Cruz Roja Internacional, Georges Henny, quien iba a informar en Ginebra de las matanzas de Paracuellos y Torrejón. La placa podría instalarse en el actual edificio del Hospital de San Luis, en la calle Claudio Coello, 94.

Alfonso Ponce de León Cabello (1906-1936)

Su tributo, en su antiguo domicilio de Paseo de la Castellana, 2. Pintor vanguardista español, vinculado al grupo de teatro ambulante La Barraca de Federico García Lorca, para quien realizó varios trabajos para decorados. En su amistad con Lorca no fue óbice su afinidad a Falange Española, para la que realizó carteles de propaganda. Fue amigo también de José Moreno Villa y compañero de Salvador Dalí, Maruja Mallo y Remedios Varo en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. También fue diseñador de portadas de libros e hizo alguna incursión en el mundo del cine, como su colaboración en 1935 con Edgar Neville en la película «Do, Re, Mi, Fa, Sol».

El 20 de septiembre de 1936 fue sacado de su casa en Paseo de la Castellana, 2, por milicianos frentepopulistas, que lo trasladaron a la checa de Fomento. Fue asesinado en Vicálvaro el 29 de septiembre de 1936. Su padre, Juan Ponce de León y Encina, y sus hermanos Juan y Guillermo correrían semanas después la misma suerte. El Museo Nacional Reina Sofía posee su obra más conocida: “Autorretrato”. La placa podría ponerse en el edificio de Paseo de la Castellana, 2.

Melquiades Álvarez (1864-1936)

En su antiguo domicilio de Velázquez, 47 se ubicaría la placa. Político y jurista, militó en su juventud en el republicanismo de Nicolás Salmerón. En 1912 funda el Partido Reformista, que logró atraer a intelectuales de la talla de Benito Pérez Galdós, Manuel Azaña, José Ortega y Gasset. Presidente de las Cortes en 1923, se opuso a la dictadura de Primo de Rivera. Con la proclamación de la Segunda República, mantuvo una postura liberal conservadora al frente de su Partido Republicano Liberal Demócrata. Elegido diputado en las elecciones constituyentes de 1931 y reelegido en 1933. La placa en recuerdo de Melquiades Álvarez podría colocarse en su antiguo domicilio de Velázquez, 47.

Juan Pujol García (1914-1988)

La placa, en la sede del antiguo café Lion de Alcalá, 59. Nacido en Barcelona, perito agrónomo de formación, es uno de los personajes españoles claves de la Segunda Guerra Mundial. Agente doble, con los sobrenombres de Garbo para los aliados y de Arabel para los alemanes, engañó a Hitler sobre el lugar del desembarco aliado en Normandía del 6 de junio de 1944. De acuerdo con su mejor biógrafo, Javier Juárez, el legendario café Lion de la calle Alcalá, 59, es el lugar que mejor puede enmarcar el homenaje de Madrid a la extraordinaria proeza de «Garbo». Allí fue donde Pujol mantuvo sus reuniones decisivas con Friederich Knappe, alias «Federico», agente del servicio de espionaje militar alemán, la Abwehr, que le reclutaría finalmente como agente. Hitler pensó siempre que «Garbo» había hecho un gran servicio a Alemania con sus informes falsos sobre el lugar en que se iba a producir la invasión de Europa por las fuerzas aliadas. Hasta tal punto fue perfecto el doble juego del espía español que incluso los nazis le condecoraron con la Cruz de Hierro después de haberlos engañado. Pujol también fue condecorado con el título de Caballero del Imperio Británico por su labor trascendental en la Segunda Guerra Mundial.

Francisco Iglesias Brage (1900-1973)

El lugar elegido por Corral para la colocación de la placa es la calle Duque de Medinaceli, 4. Es uno de los más famosos ases de la aviación española y hombre de ciencia de la Generación del 27. En 1929, realizó una de las mayores gestas de la historia mundial de la aviación junto con el también capitán Ignacio Jiménez Martín: la travesía de Sevilla a Salvador de Bahía a bordo de un avión Breguet XIX, el «Jesús del Gran Poder», que se conserva hoy en el Museo del Aire en Cuatro Vientos (Madrid). Con Iglesias y Jiménez a los mandos, el «Jesús del Gran Poder» sería además el primer avión español que cruzó los Andes.

Gracias a esta gesta transoceánica, la fama de Iglesias Brage alcanzó tal dimensión que, una vez instaurada la Segunda República, el gobierno de Manuel Azaña le encargó organizar la mayor expedición científica realizada hasta entonces al Alto Amazonas. Fue la mayor empresa científica de la República. De los viajes preparatorios quedan hoy los objetos rituales de las tribus amazónicas donados por el aviador al Museo Nacional de Antropología de Madrid. En su labor de divulgación de la expedición, Iglesias Brage protagonizó una brillante conferencia, el 13 de diciembre de 1931, en la mítica Residencia de Estudiantes de Madrid. En aquella ocasión memorable le acompañó su íntimo amigo Federico García Lorca, quien en 1921 le había dedicado el poema «Saeta», de su libro “Poema del cante hondo”, tan estrecha era la vinculación entre ambos.

Tal era su fama mundial en los años 30, que la Sociedad de Naciones eligió en 1932 al capitán Iglesias Brage como miembro de la comisión internacional para poner fin al conflicto armado originado entre Perú y Colombia por el territorio amazónico de Leticia.

Madrid le debe un reconocimiento al capitán Iglesias Brage, que bien podría ser una placa en el número 4 de la calle Duque de Medinaceli, donde tuvo su redacción el boletín científico «Crónica de la expedición Iglesias al Amazonas», dirigido por el propio aviador, que se publicó entre 1932 y 1935 para dar cuenta de los preparativos de la expedición.

Beata Mártir Elvira Moragas(1881-1936)

En la calle San Bernardino, 11. Una de las primeras mujeres licenciadas en Farmacia en España y primera farmacéutica de Madrid. A la muerte de su padre en 1909, Elvira Moragas se tuvo que hacer cargo de la farmacia paterna, en el número 11 de la calle de San Bernardino, que aún hoy existe en activo, regentada por la licenciada Carmen Arteaga. Profesó años más tarde en el Carmelo, y fue asesinada el 15 de agosto de 1936 por las milicias socialistas y comunistas en la Pradera de San Isidro. La placa podría situarse en el mismo número 11 de la Calle de San Bernardino.

Félix Schlayer(1873-1950)

En la calle Príncipe, 15. Ingeniero y empresario alemán, residente en Madrid durante más de cincuenta años, fue cónsul de Noruega en la capital de España. En el Madrid republicano, inmediatamente después del estallido de la Guerra Civil, fue uno de los más firmes denunciantes de las sacas de las personas detenidas en las cárceles por ser liberales, conservadores o simplemente católicos, y que serían después masacradas por las fuerzas y milicias socialistas y comunistas en Paracuellos y Torrejón.

Con el delegado de la Cruz Roja Internacional, Georges Henny, Schlayer visitó Torrejón y Paracuellos después de las matanzas y atestiguó la existencia de fosas con los cadáveres de los allí asesinados. El avión francés en el que viajaba Henny con destino a Ginebra -donde presumiblemente iba a informar a la Sociedad de Naciones del terror frentepopulista en Madrid, con más de 8.000 víctimas,- fue ametrallado semanas después por cazas republicanos y cayó en Pastrana (Guadalajara). A consecuencia del ametrallamiento falleció el periodista francés Louis Delaprée.

Félix Schlayer dejó un valioso testimonio del Madrid del terror izquierdista en su libro «Diplomático en el Madrid rojo». Según su propio testimonio, salvó la vida a cerca de un millar de madrileños gracias a sus gestiones ante las autoridades socialistas y comunistas. Se le considera el «Schlinder» español por esta labor humanitaria jamás reconocida por la ciudad de Madrid.

La propaganda izquierdista ha intentado sin éxito etiquetarle como nazi o filonazi, como hizo el propio Santiago Carrillo, para desautorizar sus denuncias y su labor humanitaria frente al terror frentepopulista, labor realizada siempre en coordinación con Cruz Roja Internacional y el Cuerpo Diplomático acreditado en Madrid.

Schlayer fue el inventor de la «Heliaks» (Helico Axial Machine), una máquina trilladora helicoaxial. La sede social de su empresa, Schlayer-Heliaks, S.A., se encontraba en los años 30 en la calle Príncipe, 15.

General Vicente Rojo Lluch (1894-1966)

En Ríos Rosas, 48. Jefe del Estado Mayor del Ejército Popular de la República, fue el artífice de todas las grandes operaciones realizadas por el bando republicano durante la contienda, entre ellas la defensa de Madrid en noviembre de 1936. Exiliado desde 1939 en Francia, Argentina y Bolivia, volvió a España en 1957, donde se le juzgó por «rebelión militar». Fue condenado a cadena perpetua, interdicción civil e inhabilitación absoluta, aunque se le indultaba la cadena perpetua, pero no las condenas accesorias de interdicción civil e inhabilitación absoluta. Condenado de facto a la «muerte civil», como él mismo dijo, murió en Madrid en 1966, en su domicilio de la calle Ríos Rosas, 48.

Eduardo Martínez Alonso(1903-1972)

En el edificio del antiguo salón de té Embassy. Médico vigués, desempeñó su profesión con la Cruz Roja durante la Guerra Civil y después en la Embajada de Gran Bretaña en Madrid. Allí se puso a las órdenes de Allan Hillgarth, agregado naval y responsable del servicio de espionaje británico en España, para poner en marcha durante la Segunda Guerra Mundial una red clandestina que operaba a través de Gibraltar o de Galicia y Portugal para sacar de Europa a miles de ciudadanos perseguidos por los nazis, entre ellos centenares de judíos. El Yad Vashem ha recibido una solicitud para distinguir a Martínez Alonso con el título de «Justo entre las Naciones» por su labor humanitaria en pro de la salvación de judíos del exterminio nazi.

La placa debería situarse en el edificio del antiguo salón de té Embassy, en la calle Ayala, que fue el foco donde trabajó la red de Martínez Alonso y Allan Hilgarth. Su fundadora, la irlandesa Margarita Taylor, dio cobertura a la red desde el primer momento.

Manuel Font de Anta (1889-1936)

En su antiguo domicilio de la calle Condes de Torreanza, 14. Uno de los más célebres músicos del primer tercio del siglo XX en España. Hijo de Manuel Font, un músico militar fundador de la Banda Municipal de Sevilla, Font de Ant es reconocido por la autoría de canciones para las más famosas cantantes de la época, como Raquel Meller, La Argentinita, La Goya o Pastora Imperio. En Sevilla su memoria perdura por la composición de cuatro marchas procesionales para la Semana Santa: «Amarguras», «Camino del Calvario», «La Caridad» y «Soleá dame la mano».

Compuso el oratorio «Jesús del Gran Poder» con texto de los hermanos Álvarez Quintero y el pasodoble «La Plaza de España» para la inauguración de la misma en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929. Fue asesinado por las milicias frentepopulistas en noviembre de 1936. Su último domicilio en Madrid, de donde lo llevaron detenido el día 20 de noviembre, fue en la Calle Condes de Torreanza, 14, en la que podría instalarse una placa en su recuerdo.