Cultura - Cine

«La vida de Adèle»: ¡Este rodaje es un infierno!

Las dos actrices protagonistas de la película aseguran que el director se mostró durante la filmación muy autoritario y, en ocasiones, violento. Kechiche amenaza con interponer demandas

JAVIER ESCARTÍN - Actualizado: Guardado en: Cultura Cine

En Cannes todo fueron sonrisas, miradas cómplices y felicidad. Pero cuando el telón del festival cayó, los reproches y las rencillas que hubo en el rodaje de «La vida de Adèle», la flamente cinta ganadora del certamen francés, salieron a la superficie para copar hasta el día de hoy todos los titulares sobre la película que este viernes se estrenó en España y Estados Unidos.

El filme de Abdellatif Kechiche tuvo desde un principio que lidiar con las polémicas surgidas a raíz de su temática (un drama lésbico de casi tres horas de duración), las opiniones de la autora del cómic en el cual se inspira la película y una tórrida escena de sexo de diez minutos de duración que revolucionó a los espectadores en Cannes. Pero nada ha hecho más daño al director que las declaraciones de sus dos actrices protagonistas, Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos. Según ambas intérpretes, Kechiche se mostró muy autoritario durante el rodaje, en ocasiones violento, y repudian su método de dirección.

«De cada escena hacíamos más de cien tomas»Su queja principal son las incesantes tomas que el cineasta les obligó a rodar. «Pasábamos semanas rodando la misma escena», relataba Seydoux a finales de verano a una publicación norteamericana. «La primera escena en la que nos cruzamos y sentimos un amor a primera vista dura sólo unos treinta segundos, pero nos pasamos todo un día filmándola e hicimos más de cien tomas. Al final Kechiche estalló en cólera porque, después de tanto sacrificio, al pasar cerca de Adèle me reí un poco. (... ) Se puso tan loco que agarró el pequeño monitor con el que seguía el rodaje y lo tiró al suelo, gritando: '¡Yo no puedo trabajar en estas condiciones!'».

Exarchopoulos destaca el nivel de compromiso que pedía el tunecino, especialmente en las escenas de gran carga erótica. «La mayoría de directores ni siquiera se atreven a pedir las cosas que nos exigió, y si lo hacen, son más respetuosos. ¡Estuvimos diez días rodando la misma escena de sexo! ¡Díez días!». Su compañera de reparto defiende también esta opinión: «No sabéis lo difícil que es fingir un orgasmo durante seis horas...».

«Ganamos la Palma de Oro, pero fue una experiencia traumática»Las actrices también recuerdan, por último, un incidente muy violento rodando una escena en la que Seydoux abofetea a Exarchopoulos: «Ella me pegó de verdad mientras Kechiche gritaba 'Pégale, pégale de nuevo'», relataba con gran malestar la intérprete. «Lo más terrible, sin embargo, es que no veíamos el final del rodaje. Debía durar dos meses, luego tres, luego cuatro, y finalmente nos llevó cinco meses y medio. Afortunadamente ganamos la Palma de Oro, pero fue una experiencia traumática».

Amenaza de demanda

Abdellatif Kechiche, muy molesto con las críticas vertidas sobre él, considera «exageradas» las declaraciones de sus actrices y ha arremetido especialmente contra Léa Seydoux, con quien todavía mantiene una fuerte disputa mediática. En una larga carta abierta dirigida «a quienes querían destruir ''La vida de Adèle''», y titulada de esa misma manera, el realizador ha mostrado esta semana su rechazo a todos los «rumores nauseabundos» que han rodeado la película y en especial por el cambio de actitud de la actriz. «Si Léa no hubiera nacido entre algodones, nunca hablaría así. En Cannes expresó una gran alegría y satisfacción por haber trabajado en esta cinta. Y ahora dice todo lo contrario. Yo creo que está inmersa en un conflicto interno, que hay personas a su alrededor que la han influido y manipulado. Tras ganar en el festival, ha comenzado a arrastrarme por el barro con mentiras y exageraciones», asegura en la carta el director, que intuye que todo se debe a una actitud «rebelde» de la joven adoptada de forma consciente para seguir saliendo en portadas de revistas y periódicos. «Sabe que sus palabras son calumniosas. Así que tendrá que explicarlas delante de un tribunal».

Mientras que con Seydoux mantiene fuertes discrepancias, el cineasta sí parece haberse reconciliado con Adéle Exarchopoulos. De hecho, ambos estuvieron muy sonrientes y se regalaron gestos de complicidad durante la presentación de la película en Madrid este martes. Sin embargo, la agria polémica que rodea a la cinta ha jugado en su beneficio. En Francia, el filme se ha convertido en un rotundo éxito de taquilla y en Estados Unidos ya suena para competir en categorías tan importantes de los Oscar como mejor película, mejor actriz o mejor guión adaptado. Algunos aseguran que este cruce de ofensas están al servicio de una fuerte campaña promocional del filme. Mientras, las dos actrices dejan claro que, pese al impulso que han tomado sus respectivas carreras tras protagonizar «La vida de Adèle», no volverán a ponerse nunca más bajo las órdenes de Kechiche.

Toda la actualidad en portada

comentarios