Dolmen de Guadalperal
Dolmen de Guadalperal - Junta de Extremadura

Dólmenes milenarios en pueblos casi desconocidos de España

Esculturas megalítica formadas por grandes piedras que forman cámaras funerarias

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

España esconde grandes tesoros que no siempre tienen el reconocimiento y protección que se merecen. La historia del dolmen de Guadalperal, que la sequía ha dejado al descubierto tras ser inundado en 1963 por la creación del pantano de Valdecañas, es un buen ejemplo de ello. Estos son cinco muestras de cultura megalítica repartidos por pueblos de España.

1. Dolmen de Guadalperal

El dolmen de Guadalperal es uno de los monumentos megalíticos más importantes de España con una antigüedad de entre 4.000 y 5.000 años.

Inundado en 1963 por la creación del pantano de Valdecañas, la inusitada bajada de las aguas este mes de agosto dejó al descubierto este monumento que pocas veces llega a estar accesible por completo.

El dolmen de Guadalperal fue excavado y restaurado en los años veinte del siglo pasado por Hugo Obermaier. Sus trabajos no fueron publicados hasta 1960 por otros investigadores alemanes, apenas tres años antes de que yacimiento fuese cubierto por las aguas del embalse.

Distintas asociaciones como Raíces de Peraleda han lanzado la voz de alarma a las autoridades para que lo rescaten de las aguas aprovechando las circunstancias actuales, puesto que aún está bien conservado. La Junta de Extremadura y los Ministerios de Cultura y Deporte y de Transición Ecológica han constituido un grupo de trabajo para el diseño, dirección y seguimiento del plan de acción que permita la recuperación del dolmen.

2. La Chabola de la Hechicera, Elvillar (Álava)

La Chabola de la Hechicera, Elvillar (Álava)
La Chabola de la Hechicera, Elvillar (Álava) - Wikipedia

La Chabola de la Hechicera es un dolmen situado en la alavesa localidad de Elvillar. Descubierto en 1935, la cámara está formada por nueve losas que describen una figura poligonal. La galería está compuesta por cinco losas más las de cierre. La losa de cubierta estaba partida en tres pero después de restaurarla fue colocada en la que se supone fue su posición original.

Probablemente se trataba de una construcción funeraria y en excavaciones posteriores se encontraron numerosos objetos como hachas, trozos de cerámica, aros además de restos humanos.

La víspera de las fiestas de agosto, se celebra un akelarre en las inmediaciones del dolmen.

3. Cueva de Daina, Romanyá de la Selva (Gerona)

En las afueras del núcleo urbano de Romanyá de la Selva, en Gerona, se encuentra La Cueva de Daina, un dolmen de granito construido entre 2700 a. C. y 2200 a. C. y declarado Monumento Nacional en 1931.

El recinto megalítico está protegido por un crómlech en forma de anillo externo de 11 metros de diámetro formado por grandes piedras de granito. El dolmen mide 7,60 m de largo por 1,70 m de ancho y 1,50 m de alto. La cámara funeraria, de forma rectangular, está separada de la galería por tres piezas que conforman la puerta de entrada.

El conjunto fue descubierto en los años 1900 y excavado en 1957 momento en que se encontraron numerosos huesos, dientes, siete puntas de flecha de sílex, fragmentos de cuchillo, trozos de cerámica y cuentas de collar.

4. Dolmen del Mellizo, Valencia de Alcántara (Cáceres)

El dolmen del Mellizo está situado en el municipio de Valencia de Alcántara, en la provincia de Cáceres y forma parte del conjunto arqueológico de los Dólmenes de Valencia de Alcántara, declarado bien de interés cultural en 1992.​

Es uno de los pocos dólmenes de Extremadura cuya cámara aún está cubierta por una horizontal que descansa sobre él. El megalito se data en los milenos IV o III antes de Cristo con un diámetro de alrededor de 3 m x 3,6 m y una altura de unos 2,5 m.

En la excavación arqueológica de 1985 se encontraron restos de ajuares funerarios como fragmentos de cerámica, puntas de flecha y otros objetos.

5. Dolmen de Tella (Huesca)

El dolmen megalítico de Tella se encuentra en las cercanías a la población que lleva su mismo nombre, municipio de la comarca de Sobrarbe, Huesca. La cámara del dolmen es rectangular con abertura hacia al sureste.

Se compone de una losa en la parte de la cubierta y seis en forma vertical, que se ubican hacia los lados y en la parte norte y sur. En su abertura posee una losa a manera de entrada. La cámara tiene una superficie interna de 1,60×1,40×1,20m.

Como curiosidad, la zona cuenta con una rica tradición relacionada con la brujería como atestigua el museo de la Bruja de Tella.