Las claves para preparar un gin-tonic sin alcohol

El combinado de moda tiene su versión «sin» a base de aromas típicos de la ginebra

Actualizado:

El gin-tonic se ha convertido en apenas seis años en la bebida de moda, no solo en las barras de las discotecas, si no en restaurantes y bares de toda España como bebida de cierre de una buena comida o cena.
Pero ¿que hacen aquellas personas que no pueden deber alcohol? Sergio Estévez, autor del manual del Gin-tonic para Dummies, y experto en la preparación de este combinado ofrece la solución perfecta: el sin-gin, una variante sin alcohol de un gin-tonic clásico en el cual se sustituye la ginebra por un concentrado de especias que se elabora de una forma sencilla.

Para empezar hay que vaciar una tónica en un vaso grande y removerla para hacer que el gas se pierda. Luego se añade una pequeña selección de aromas típicos de la ginebra como son 30 bayas de enebro, 15 semillas de cilantro, 3 trocitos de raíz de angélica y una piel de cítrico, ya sea limón o naranja. Para conseguir un resultado perfecto hay que machacar los ingredientes durante unos 40 segundos y colar la mezcla.

Sorprendente sabor

Estévez asegura que con este preparado ya podemos utilizar esta sin-gin como base como si se tratase de una ginebra tradicional de corte clásico. «El sabor es muy sorprendente y permitirá que aquellos amantes del gin-tonic que no puedan o no deban beber alcohol, puedan disfrutar de un combinado que les recuerde profundamente a un gin-tonic», asegura el mayor experto de España de la bebida de moda.

Para aquellos que no tengan tiempo de buscar los ingredientes perfectos para preparar esta bebida sin alcohol, la empresa especializada en la producción de siropes destinados a la coctelería, Monin, tiene en el mercado un preparado que proporciona sabores botánicos impregnados de enebro, suave cilantro y aromas de aceite de cítricos.

Las siete claves para elaborar un gin-tonic

Para los más tradicionales que buscan hacerse un verdadero experto en la preparación del clásico gin-tonic y sorprender a sus amigos, Sergio Estévez desvela las siete claves para elaborar este combinado.

1. Utilizar una buena copa. Es necesario un buen recipiente para poder conseguir mezclar todos los ingredientes y disfrutar de un buen combinado.

2. Disponer de un buen hielo. Un buen hielo nos ha de enfriar la copa pero no aguarla.

3. Enfriar la copa y retirar el exceso de agua.

4. Añadir la dosis justa de ginebra. El equivalente a un vaso de chupito, unos 5 cl, es una buena cantidad para mezclar con un botellín de tónica de unos 20 cl.

5. Tener cuidado al añadir la tónica. Hemos de tener la tónica bien fría y deslizarla suavemente por una cuchara mezcladora para conseguir que se pierda menos gas que si la tiramos sin cuidado y conseguiremos, a la vez, mezclar ginebra y tónica.

6. Aromatizar ligeramente nuestro combinado. El punto diferencial a nuestro gin-tonic se lo vamos a dar gracias a la aromatización, es decir a darle un toque extra de aroma a nuestro gin-tonic.

7. No tener prisa a la hora de elaborarlo, pero degustarlo con cierta celeridad. Hacer un buen combinado requiere su tiempo. Por el contrario, un gin-tonic es un combinado que se ha de beber sin prisa, pero sin pausa. «No hemos de dejar que el agua nos perjudique la calidad de la copa y en eso influye mucho la temperatura del ambiente. Un consejo, elaborar medios gin-tonics».